La importancia del 'Un, dos, tres' y 'Curro Jiménez' en la creación de la democracia

  • El investigador Manuel Palacio desgrana las claves televisivas en los años de la Transición

El Un, dos, tres..., los informativos y las series eran, entre otros espacios televisivos, un "lugar central" para "vender" el régimen democrático, durante la Transición española. Así lo asegura Manuel Palacio, decano de la Facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación de la Universidad Carlos III, en el libro La televisión durante la Transición española, que acaba de publicar. "La televisión era la forma principal de información que tenían amplios sectores de la población en España. Por tanto era un lugar central para vender el régimen democrático". Palacio asegura en su libro, editado por Cátedra, que la televisión en España siempre ha sido un "elemento central" en los procesos de transformaciones políticas y no duda en reconocer que TVE estuvo "muy politizada en esa época". "En este caso los intereses del Gobierno respecto a la consolidación de la democracia eran compartidos por la mayor parte de los partidos políticos", detalla. "En TVE no hubo depuración en este período. Los profesionales de diferentes sensibilidades se fueron acomodando a los distintos programas. Convivieron profesionales de clara adscripción franquista con otros más afines a partidos democráticos", expone.

Palacio rememora en el libro los primeros desnudos en televisión, la posición que fue adquiriendo la mujer como profesional del medio, el papel de grandes profesionales como Chicho Ibáñez Serrador o Antonio Mercero. En el libro se reseña cómo TVE trató la muerte de Franco y las primeras imágenes de la Familia Real. Sancho Gracia (Curro Jiménez) y José María Iñigo (con Directísimo), fueron figuras emblemáticas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios