LORENA CASTELL. 'VERGÜENZA AJENA'

"Lo primero que hago es reírme de mí misma"

  • La presentadora y cantante comenta los vídeos aparatosos de la versión española en la MTV

Lorena Castell se pone el bigote que le presta Mbaka The Truth, su compañero contertulio en 'Vergüenza ajena'. Lorena Castell se pone el bigote que le presta Mbaka The Truth, su compañero contertulio en 'Vergüenza ajena'.

Lorena Castell se pone el bigote que le presta Mbaka The Truth, su compañero contertulio en 'Vergüenza ajena'. / viacom

La vemos en Zapeando y los fines de semana forma parte de Vergüenza ajena, versión española, en la MTV. Luis Fernández conduce el programa de vídeos de trompazos y otros aparatosos perejiles con Mbaka The Truth y la presentadora y cantante catalana Lorena Castell.

-Usted se sienta en el plató a comentar cómo se caen los demás. Qué fácil ¿no?

-Este trabajo lo haría gratis, pero que no se enteren. Vergüenza ajena es muy divertido verlo y también hacerlo. Aquí no hay filtros. Te sientas y debes sentirte tú, conectando con el público. Somos un grupo de colegas comentando vídeos de internet.

-¿No hay nada de guión?

-Si estuviera muy guionizado no saldría tan fresco. Tenemos un colchón detrás, de esbozo de lo que va a ser cada programa, pero las ocurrencias también tiene que salir en el momento. Es un programa espontáneo que obliga a dedicarle mucho tiempo.

-De pequeña le dirían que no está bien reírse de las desgracias ajenas.

-Yo lo primero que hago es reírme de mí misma. Me río de cómo soy, de lo bocazas, de mis meteduras de pata. Cuando te ríes de ti mismo te sabes reír con mejor humor de los demás. Lo importante es quitarle hierro de todo. Si te caes, lo mejor es reírte y levantarte.

-Pero algunas veces esas caídas más que vergüenza ajena dan grima. O miedo.

-Todas las caídas de Vergüenza ajena tienen un final feliz, o al menos un final sin consecuencias. No te puedes reír si sabes que esa persona ha terminado en el hospital.

-Alguna vez habrá pedido que la tierra se la tragara.

-Yo he tropezado con muchas baldosas, delante de mucha gente, en ese momento en que estabas intentando aparentar mucha dignidad...

-¿Y la última?

-Yo lo conté. Fue en la última gala de Los 40 Principales. Llevaba un vestidazo, fui al servicio y me puse las medias por encima de la falda, con medio culete al aire.

-Pero usted no tiene vergüenza. Confiéselo.

-Yo debo de reconocer que en el plató no tengo vergüenza. Con el piloto rojo me vengo arriba. Si es en directo, más. Una vez que has perdido la vergüenza, qué mas da. Lo bonito en la televisión es que eres realmente natural, que el público lo nota y entonces te da igual si pasa algo que te obliga a rectificar. Me parece interesante que se note que no soy un personaje inventado.

-¿Y no le he dado vergüenza participar en algún programa?

-Yo he hecho trabajos de mierda, pero también he trabajado con grandes como Javier Sardá, en La tribu. Yo empecé en TV3 y mi primera entrevista fue con Mariah Carey. No me puedo quejar.

-¿Cuándo le toca aparecer en Zapeando?

-Yo sobre todo estoy en la radio, con Yu, no te pierdas nada, en Los 40, y en Zapeando entro como reserva. Los guionistas han conseguido dar con el tono de cada uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios