El Juli, rotunda actuación en Pontevedra y el palco de nuevo protagonista

  • El presidente niega la segunda oreja al madrileño después de una gran faena al de Alcurrucén

El Juli sigue cosechando sus actuaciones por triunfos. Esta vez ha sido en Pontevedra, donde cortó una oreja a cada toro y salió a hombros, viviéndose una situación común en su carrera: la cicatería de otro presidente que le denegó la segunda oreja de su primero, ganada a ley en el ruedo.

La primera fue una faena madura y de nivel ante un animal de Alcurrucén de buen juego, noble y con recorrido. El torero mostró un buen nivel técnico, templando las embestidas por ambos pitones y gustándose más en corto. Bien el madrileño en todos los tercios que vio como el presidente le denegaba un segundo trofeo pedido por la mayoría.

El madrileño se resarció ante el quinto, más bajo de raza con el que volvió a dejar destellos del momento por el que atraviesa, maduro y con aplomo y tirando siempre del animal.

Abrió plaza el valenciano Enrique Ponce ante un animal noble aunque justo de raza con el que el torero anduvo a gusto, con pasajes de toreo elegante. Con el cuarto la historia fue parecida pero no rompió hacia adelante.

El garbanzo negro fue a parar a las manos del francés Sebastián Castella, que lo intentó en un trasteo voluntarioso, sufrió un par de sustos. El sexto de Alcurrucén tampoco permitió lucirse al francés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios