Premios con intenso color choquero

  • Taurina gala en torno a los premios de la temporada 2010 en Huelva l Manzanares, doblemente premiado l Diego Ventura y Víctor Puerto, ausentes por torear en tierras americanas

ONCE ediciones se cumplieron anoche de lo que es una secuencia ininterrumpida en torno a los premios provinciales taurinos. Los únicos premios en este sentido que concurren a través de toda nuestra comunidad.

Se daban todos los condicionantes que suelen asistir a este tipo de actos: nutrida presencia de aficionados, la mayoría de los premiados dispuestos a dejarse ver y unos premios que indiscutiblemente tienen un prestigio ganado en el tiempo.

La gala fue reivindicativa en sus más cercanas expresiones onubenses. Lo fue a través de esa petición de Raúl Corralejo, uno de los premiados de la tierra por su buena temporada, y donde entre emoción y otros temples varios dejó muy explicita su petición de una escuela taurina para Huelva.

La otra reivindicación la puso también desde el suelo onubense el ganadero Gerardo Ortega, otro de los nombres destacados de una gala en la que se oyó la voz de los ganaderos para pedir ayuda, pero también para crecerse en la tesitura de una situación difícil y comprometida para el campo bravo.

Desde la tribuna de moderador y conductor de la gala taurina hay que destacar el buen hacer de un periodista onubense y hondamente enraizado en el sentimiento taurino como es Manuel Jesús Montes. De su palabra surgió, sin duda, justicia para el buen hacer de los galardonados y también, desde luego, el triunfo personal de su buen hacer.

Dicho queda que nadie quiso perderse el acontecimiento y a la llamada de la organización ahí estuvieron presto todos los galardonados para dejarse ver en el estrado.

Faltaron por razones lógicas de una temporada en tierras americanas, el diestro Víctor Puerto a quien le recogió su trofeo a la mejor estocada de la temporada el ganadero onubense Guillermo García-Palacios.

El otro ausente forzado de la noche lo fue el rejoneador Diego Ventura a quien en esta ocasión le suplió su madre a la hora de recoger ese premio al toreo de caballo más destacado de la temporada.

Dos menciones especiales a la gente de la tierra abrieron una gala que venia a resumir todo un cumulo de méritos en torno a la mejor afición de la provincia como es el caso de Zalamea, que vino a recoger su alcalde y el vicepresidente de la peña taurina zalameña, y el otro al empresario Jorge Buendía, por su firme y decidida apuesta en una brillante labor empresarial.

Estaba claro que el mundillo taurino tenía ganas de hablar y prácticamente todos los premiados abordaron desde el micrófono unas palabras de agradecimiento a los organizadores y a la reivindicación de una Fiesta que todos quieren defender.

El auditorio daba para todo eso. Aficionados, representantes de peñas de la provincia, profesionales del toro y público enmarcaron una noche donde todo el protagonismo se lo llevó una relevante temporada de toros en nuestra provincia.

Entre los políticos asistentes al acto cabe destacar la presencia de los delegados de agricultura, vivienda, medio ambiente y otras de la relevancia de Petronila Guerrero, presidenta de la Diputación Provincial; Manolo Bago, subdelegado del Gobierno, y Antonio Alfonso Giménez, delegado de Gobierno de la Junta en Huelva.

El acto prosiguió más tarde con la proyección de una serie de imágenes con los momentos mas relevantes de la temporada en Huelva y se cerró con las palabras del propio anfitrión de la noche, Manuel Alfonso Giménez, renovando una decidida apuesta por la Fiesta y felicitando a unos premiados entre los que destacaban la presencia de José María Manzanares, el rejoneador jerezano Antonio Domecq, los banderilleros Curro Javier y Juan José Trujillo, junto al ganadero Cebada Gago, a quien se le premió el juego de uno de sus ejemplares en la feria valverdeña.

Este es el resumen, pues, de una gala con amplio y justo color onubense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios