Como pasa el tiempo libre una primera figura del toreo

  • Con entrenamientos y tentaderos Juan José Padilla apura las vacaciones entre la temporada española y la americana

Lo primero es saber si las figuras del toreo tienen tiempo libre en una carrera tan exigente y absorbente. Como diría Rafael el Gallo, lo hay en los meses que no tienen lidia posible: "noviembre, diciembre y enero", porque en aquellos tiempos los tentaderos comenzaban en febrero.

Y lo segundo es el caso de Juan José Padilla: no solamente que apenas tiene un mes entre la última actuación en España, en Jaén el día de San Lucas, y su viaje a Venezuela para arrancar la temporada americana, ya que vuela el día 13 y estará hasta Navidad entre idas y venidas.

Y además, Juan José Padilla compatibiliza su lucha diaria por superar las secuelas del percance del 7 de octubre de 2011 en Zaragoza. Rehabilitación, logopedia, ejercicios faciales y de fonación... y además el entrenamiento, que en esto el Ciclón de Jerez es, como siempre, muy riguroso.

De hecho este fin de semana ha viajado a Salamanca para lidiar toros a puerta cerrada y remató la semana en casa de los Galán, en la finca "El Toro" en Jerez, en un tentadero fiesta porque hasta en esto hay que aprovechar para la puesta a punto.

En la confortable plaza de tientas de los Galán ambas familias celebran en la primera mañana soleada de noviembre el tentadero. Todo pensado para pasarlo bien con la familia, sin perder la ocasión de disfrutar de las buenas becerras que ha escogido, acertando, el ganadero José Luis Pereda López, de su propia vacada. El joven Pereda, además de ganadero rejonea y torea a pie con el mejor aire ganadero, esas maneras en las que prima ver la vaca sobre todo. En el ruedo de la finca "El Toro" analiza y prueba de primera mano el material.

Mañana de sol en esta otoñada de agua, tan buena para el campo. Menudean los tentaderos en este rincón taurino aprovechando las treguas de las nubes. El Juli tentaba también por la zona y en casa de los Galán, el propio Juan Pedro Galán, Juan José Padilla, José Luis Pereda López y, como aficionada, una prometedora alumna de la escuela de Jerez, discípula de Antonio Lozano: Mercedes Sanromán Mateos, que además es campeona ecuestre en la disciplina de salto.

Juan José Padilla hace diabluras con la becerra; Juan Pedro Galán, en plena forma, sorprende como siempre con la muleta con la soltura del profesional que torea a diario y José Luis Pereda pulsea sus becerras extenuando la embestidas. Eficaces y al quite, Mambrú y Miguelete. Juan José Padilla, con la máxima humildad porque ya se sabe que este matador es muy cercano con todos los aficionados y noveles, le da algunos consejos a Mercedes Sanromán, que se enfrenta a la res con una decisión que llama la atención y un estilo muy particular.

Almuerzo con la familia, tertulia con Juan Galán, y por la tarde fiesta en el ruedo para los más pequeños, en familia, rato compartido con el apreciado banderillero jerezano Pedro Mariscal, hoy retirado. Hijos, nietos y sobrinos se lo pasan de lo lindo en el ruedo con capotes y muletas y bromean los mayores. Hasta se atreve el aficionado Javier Gallardo: Miami pudo tener un torero.

Así pasa el tiempo libre una figura del toreo: toreando, entrenando y en familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios