La ausencia del triunfador desilusiona en los premios taurinos de la Plaza Real

  • Manzanares no acudió a las entregas de los trofeos Paco Flores de Radio Puerto ni de la Peña Museo Taurino Galloso

No están contentos los aficionados, las peñas se desilusionan y ya tiran la toalla: cada vez con mayor frecuencia las figuras no se molestan en acudir a las entregas de premios, y eso que se organizan de acuerdo con las agendas, haciéndolas coincidir para que la estrella de turno aproveche el viaje.

Por eso el viernes coincidían las entregas de trofeos de Radio Puerto y del Museo Taurino José Luis Galloso. En ambas el protagonista era Manzanares, que por fin excusó su presencia, Radio Puerto optó por suspender su almuerzo de entrega de trofeos pero Museo Taurino José Luis Galloso siguió adelante con su gala nocturna.

Los gallosistas una vez más y van diez, llenaron las Bodegas El Cortijo, casco donde se encuentra su museo. En la entrega no faltaron las peticiones de defensa de la fiesta, pero desde hace mucho tiempo lo venimos diciendo en estas páginas: la fiesta se defiende en los corrales y en la taquilla. Mientras suban los precios para ver lidiar becerrones se llenan unos cuantos los bolsillos, pero se vacían los tendidos. A esa ecuación hay que añadir un tercer factor, las estrellas en el ruedo y en la calle. A lo mejor no hay que defender la fiesta en la Carrera de San Jerónimo sino en estos actos de las peñas.

Con la brillante presentación de Jerónimo Roldán, la presidencia del alcalde Enrique Moresco que fue debidamente agradecida, el anfitrionazgo de Francisco Custodio y la técnica de Vídeo Jordi, los organizadores de la entrega en Bodegas Cortijo lo bordaron, pese a que el acto tuvo un ritmo desigual.

El isleño Fernández Ramos recibió el II Trofeo "Sol y Sombra" que patrocina ese entrañable establecimiento frontero a la Plaza Real y que entregó el maestro Galloso.

El trofeo al arte de la suerte de varas fue para el joven varilarguero de dinastía Francisco José Quinta, que lo recibió de manos de su patrocinador, el picador Guillermo Rosales y tras una disertación sobre la suerte de varas del cronista José Reyes.

Fernando Sampedro, como titular de la ganadería de Hermanos Sampedro, recibió el VII Trofeo al toro más bravo tras una glosa sobre su vacada a cargo del veterinario Antonio Ruiz.

Quedó desierto el premio que patrocina el Grupo Caballero y que lleva el nombre de José Luis Galloso, al mejor tercio de capote, pero que si que tenía destinatario el premio a la comunicación taurina, el semanario "Aplausos", galardón que ofreció Juan Belmonte y que recogió el artífice del espectacular cambio y nueva etapa de esta publicación, su director José Luis Benlloch. Belmonte no olvidó al portuense Luis Ortega, que durante muchos años fue el referente de esta publicación en la zona, mientras que Benlloch hizo justicia al núcleo de jóvenes periodistas que han hecho posible el cambio y la entrada de la revista en las nuevas tecnologías .

El trofeo Solera Plaza Real no se entregó, ya se sabe, no vino Manzanares que fue quien lo ganó, y eso que la organización le tenía preparado un elogioso pregón escrito por el poeta Rafael Marín Gallardo que además recitó su obra con aires flamencos a la guitarra. Una noche de postín, con lucido concurso de taurinos y aficionados, pero sin el triunfador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios