'Capullo de Jerez' pone el broche al festival flamenco chisparrero

  • Una treintena de artistas sube a las tablas de la plaza del Salvador para cerrar esta cita

Una treintena de artistas desfiló por la plaza del Salvador para cerrar el festival flamenco más auténtico de toda la comarca, el de Castellar Viejo.

Pasadas las once en el reloj, se abría la segunda jornada de festival pidiendo duelo por Quino Román, figura del flamenco campogibraltareño, fallecido el mismo sábado por la mañana.

El primero en subir fue Nicasio Moreno. El violonchelista flamenco, arropado por los 15 artistas que comandaba y la ventolera que se invitó sola, dio fe de sus inquietudes rareza tras rareza.

Le siguió la joven cantaora onubense Sandra Carrasco, muy seria pero con timbre caliente, acompañada al toque de la guitarra de Dani de Morón. Pureza en los palos pero peculiaridad en la expresión.

Antes del descanso, el grupo Sabor Jerez adelantó la fiesta por bulerías de la que más tarde hablaría el maestro Miguel Flores. La bailaora jimenata Lucía Álvarez, acompañada al cante de Roto y Jesús Corbacho y a la guitarra de Fran Vinuesa, arrancó oles a un público que ya pasadas las tres de la mañana, no se conformaba con cualquier cosa antes de ver a Capullo de Jerez.

Y cuando Miguel Flores, El Jerito y sus palmeros subieron a las tablas del Salvador, también lo hizo el compás del que no sabe hacer otra cosa que cantar y tocar. "Aquí vengo a quitaros el frío", dijo Capullo y le cantó "a la naturaleza" de un Castellar "llena de jipis" en 20 minutos de actuación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios