Córdoba cf | xerez cd · así se vivió el partido en el nuevo arcángel

Córdoba se rindió al xerecismo

  • Casi tres mil aficionados se dieron cita en el Nuevo Arcángel y disfrutaron del triunfo de su equipo

Comentarios 4

Pase lo que pase esta temporada, la afición del Xerez disfruta semana tras semana con su equipo. "Que nos quiten lo bailao", decían algunos nada más acabar el partido de ayer. Cuarenta y nueve puntos, cinco victorias seguidas y dando la cara en escenarios en los que siempre ha costado un mundo ganar. Con todo eso no es para menos la felicidad con las que muchos (casi tres millares) salieron ayer del Nuevo Arcángel. Se había sufrido, quizás más de la cuenta, pero se había ganado, que era lo importante.

La marea azulina inundó las calles de Córdoba y lo hizo con elegancia y tronío. No hubo altercados y el desplazamiento masivo fue una auténtica fiesta xerecista. Es más, cuando en el descanso algunos intentaron gritar eso de 'A Segunda B, a Segunda B' a los aficionados locales, otros tantos se encargaron de callar al resto. Sencillamente digno.

Una docena de autobuses pusieron rumbo a la ciudad califal desde bien temprano. Llegaron sin ningún contratiempo a eso de las once y cuarto de la mañana escoltados por la Policía Nacional, que a unos quince kilómetros de Córdoba los había reagrupado.

De cualquier forma, no sólo los autobuses pusieron color azulino a las gradas. Y es que numerosos aficionados habían aprovechado el buen tiempo y la cercanía del desplazamiento para viajar en sus vehículos propios. Nadie quería perderse un partido atractivo, y eso que iba a ser televisado en directo. Familias enteras, ex jugadores y aficionados célebres se congregaron en el Nuevo Arcángel, que en ocasiones se asemejaba más a Chapín que otra cosa.

El gol de Calle puso patas arriba el estadio cordobés. La afición animaba y animaba a su equipo y veía como los tres puntos cada vez estaban más cerca. Ni siquiera el tanto local desanimó a la parroquia xerecista, convencida de que el partido iba a tener final feliz. Hasta los cánticos locales diciendo 'Así, así, así gana el Xerez' fueron acogidos con sorna por los xerecistas, que bailaban al son de los mismos.

El delirio llegó con el tanto de Aythami, que acudió corriendo hacia la grada xerecista para festejar el gol. Fueron momentos inolvidables, como también lo fue el desplazamiento masivo y la gran respuesta una vez más de la afición del Xerez. El equipo ascenderá o no, todo está por ver, pero lo que no está por ver es que el xerecismo es ya de Primera. Los propios jugadores reconocieron el gran apoyo recibido regalando camisetas a diestro y siniestro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios