Currito rescata al líder

  • Al Deportivo le toca sufrir para doblegar a un cuadro alicantino que vendió cara la derrota y que sólo cedió tras un penalti riguroso Clave Brian Sarmiento salió, forzó la pena máxima y anotó el 2-0

Comentarios 8

Brian Sarmiento, ‘Currito de Jerez’ para todos los aficionados azulinos, es desde ayer mucho más ídolo para la afición xerecista, ya que prácticamente él solito fue capaz de romper un encuentro complicado, que estaba totalmente atascado, ante un Alicante ordenado, que nunca le perdió la cara al encuentro, que tuvo paciencia para evitar que los azulinos maniobraran a sus anchas -casi siempre jugaban de cara para recuperar el balón e intentar una contra- y que hasta se vio perjudicado por alguna que otra decisión arbitral complicada que no siempre suelen caer del mismo lado.

De todos modos, al final lo que queda y lo que cuenta es el resultado, 2-0, y tres puntos más para un equipo que tiene ya cuarenta y que continúa mostrándose fuerte al frente de la tabla de la Liga Adelante.

El mal estado del terreno de juego condicionó totalmente el encuentro, ya que a los de Esteban Vigo les costó la misma vida adaptarse a un césped pesado por el agua y hasta con charcos en algunas zonas del campo. Además, los visitantes montaron un entramado en el centro del campo que a los xerecistas les costó superar de inicio, ya que Viqueira y Moreno tuvieron trabajo extra, al recibir pocas ayudas de Antoñito y Calle.

Al Deportivo le resultó muy difícil llevar la iniciativa y tocar el balón, a pesar de que casi todas las pelotas tenían que pasar por los pies de Emilio Viqueira para buscar una salida.

El panorama pintaba tan negro como la tarde y Esteban Vigo sabía que con lo que tenía sobre el terreno de juego iba a tener complicado abrir la lata. El malagueño lo tuvo claro y superada la hora de juego optó por sacar a Sarmiento en lugar de un Antoñito desaparecido en combate. También apostó por Mario Bermejo, que entró en lugar de un Antonio Calle que se lo deja todo en el campo pero al que le sigue faltando tranquilidad para romper y comenzar a funcionar como el Calle que todo el mundo recuerda.

El mediapunta argentino no tardó en romper el encuentro, ya que supo imprimirle la chispa y la explosividad que le faltaba. Nada más salir forzó una amarilla a Alan, uno de los mejores jugadores del rival, y en apenas cinco minutos se fabricó una jugada en la que Afonso Suárez picó y señaló penalti. El azulino se internó en el área luchando con Torrecilla, salvó la primera tarascada, tropezó y luego cayó.

Momo, muy seguro en todo lo que hace esta temporada, agarró el balón y lo colocó en el punto fatídico. Unanua le intentó poner nervioso pero el canario es puro hielo y engañó totalmente al que fuera portero azulino, 1-0. Lo más difícil, romper las tablas, estaba conseguido.

El gol le hizo mucho daño a un equipo cogido con alfileres por la situación en la que se encuentra en la tabla, que al final tuvo que entregarse a un líder que en casa no está mostrando fisuras y que es como un roca. Cuando no puede ganar de forma brillante como en tardes anteriores, lo hace tirando de la genialidad de algunos de sus jugadores, que para eso esta temporada tiene banquillo.

Tras el primer paso, los xerecistas querían que la fiesta fuese completa y Mario Bermejo lo intentó en el minuto 76 con un trallazo al que Unanua respondió bastante bien.

Pero ayer era el partido y la tarde de Currito y tenía que ser él el encargado de cerrar el marcador y de llevar el delirio a una grada totalmente entregada, que se olvidó del frío, de la lluvia y de los agobios que les hicieron pasar en la primera parte entre Roberto Peragón, Capi, Azkoitia y el ex xerecista Ismael.

Sarmiento, en la boca de gol, anotó el 2-0 tras un centro de Carlos Calvo en una jugada que inició Bermejo, para desesperación de un rival que quizás no mereció una derrota tan amplia por el juego que desplegó y el empeño que le puso para plantar al líder.

Pero el fútbol es así y no siempre gana el que más oportunidades tiene o el que más se lo ‘curra’. El fútbol es un compendio de todo y en este Xerez esta temporada se están dando todos los parámetros de equipo de Primera: trabajo, disciplina, orden, calidad, capacidad para sufrir, suerte y algún que otro buen arbitraje, claro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios