Íñigo Vélez, hasta 2013

  • El delantero azulino sufre la rotura del menisco externo de su rodilla izquierda y viaja a Vitoria, donde el doctor Mikel Sánchez determinará el tratamiento que debe seguir

Continúan las malas noticias en forma de lesiones para el Xerez Deportivo. Cuando parecía que la enfermería azulina se iba despejando con las altas de Manuel Ruz y Rafa García y la visible mejoría de jugadores como Bruno Herrero y José Mari, prácticamente recuperado de su lesión de pubis que le obligó a pasar por el quirófano, cae un nuevo futbolista del plantel de Esteban Vigo.

Íñigo Vélez se retiró del entrenamiento del pasado miércoles al sufrir un encontronazo y las pruebas a las que fue sometido el mismo día y que se conocieron ayer no pueden ser más desalentadoras: rotura del menisco externo de la rodilla izquierda. El futbolista ha viajado a Vitoria, donde el traumatólogo Mikel Sánchez determinará el tratamiento a seguir, sin descartarse que tenga que pasar por el quirófano. El tiempo de recuperación rondará los dos meses por lo que se despide de los terrenos de juego hasta 2013.

El último partido de Íñigo Vélez fue el pasado 29 de septiembre, cuando fue titular en el choque que enfrentó al Xerez y al Murcia en Chapín y que acabó con derrota por 0-3. Desde entonces, el delantero ha estado fuera de las convocatorias por una lesión en su rodilla derecha y curiosamente regresó a la lista el pasado fin de semana aunque no llegó a saltar al terreno de juego del Rico Pérez. En las primeras siete jornadas, Vélez disputó un total de 383 minutos, jugando tres partidos completos, siendo sustituido en una ocasión y entrando como sustituto en otros tres partidos. Marcó el 0-1 en el Castilla-Xerez de la cuarta jornada, encuentro que acabó con la derrota azulina por 3-1.

Por otro lado, en el entrenamiento llevado a cabo en el Palacio de Deportes y no en el Anexo de Chapín como en un principio estaba planteado, no se ejercitaron varios jugadores que se quedaron realizando trabajo específico. Así las cosas, José Mari trabajó en solitario y su reaparición sigue en el aire después de que en el entrenamiento del martes sufriera una pequeña sobrecarga. Tato y Iago Bouzón tampoco se dejaron ver por el Palacio de Deportes tratándose de unas molestias que en principio no deben significar nada. Bruno Herrero, que hoy pretendía meterse con el grupo después de diez días de reposo por el golpe en la cabeza que sufrió en el partido contra el Lugo, también se quedó en la caseta realizando trabajo específico. Al igual que Maldonado, que tiene para una semana más tras la rotura fibrilar que ya le impidió viajar a Alicante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios