López Ballesteros traza las líneas del nuevo proyecto

  • El consejero delegado azulino asume "el control total de la entidad", pretende darle "estabilidad y reducir la deuda" y apuesta por la continuidad de Viqueira y Moreno

Comentarios 0

Francisco Javier López Ballesteros es desde el viernes el hombre fuerte del Xerez. Joaquín Morales, por la delicada situación familiar en la que se encuentra, le ha otorgado todas las funciones y el poder suficiente como para llevar a cabo un nuevo proyecto. El nazareno confía en él y se quiere desmarcar de todo.

López Ballesteros, que conoce Jerez porque ha trabajado en nuestra ciudad durante muchos años, se muestra ilusionado ante el nuevo reto. Tiene las ideas claras y pretende basar su proyecto "en tres palabras: estabilidad, tranquilidad y gestión. Hay mucho trabajo por hacer y vamos a intentar llevarlo a cabo del mejor modo posible. Necesitamos afianzar las cuentas porque vienen curvas. La afición debe mentalizarse de eso. El club tiene que asentarse en la categoría y hacer frente a los pagos que se deriven del convenio pero si todos centramos nuestras fuerzas en el mismo objetivo se puede lograr. También hay que normalizar las relaciones con el Ayuntamiento".

En el plano económico, habrá "una reducción importante del presupuesto. Hay que aumentar los ingresos y reducir los gastos. Todos los estamentos del club tendrán que apretarse el cinturón", resalta, al tiempo que deja claro que "hablo en estos términos porque también tenemos claro que el club no se va a vender ahora y ese ahora implica la firma del convenio con los acreedores y su consiguiente estabilidad económica y eso no es algo que se pueda conseguir en seis meses".

Con esos argumentos, uno de sus prioridades es la de conservar al actual cuerpo técnico, con el que "hablo a menudo. Mi relación con Emilio y con Vicente es buena. Ellos saben que queremos que continúen y esta semana vamos a tener con ellos una reunión para comenzar a planificar el futuro".

Para el nuevo mandatario xerecista, la voz de la afición también es fundamental: "Tanto Rafael como yo tenemos la intención de reunirnos con todos los representantes de todas las peñas, no queremos que ningún aficionado se quede sin ofrecernos su opinión porque la de todos es importante. Tendremos muy en cuenta sus sugerencias, sus deseos y sus sensaciones. Queremos acercarnos a ellos porque también soy de los que piensan que un club, en cierto modo, es lo que su afición quiere que sea".

Javier López también quiso felicitar tanto a los técnicos como a la plantilla por el tercer triunfo consecutivo logrado ante el Nástic: "Todos nos llevamos una gran alegría. Soy de los que piensan que la estabilidad deportiva supone un 90% de la estabilidad del club. Mientras la pelotita entre, todos los problemas se minimizan y es más fácil estabilizarlo todo en la entidad".

El consejero delegado también hizo balance del desafortunado paso de Energy por Jerez. "Yo no llevé a cabo las negociaciones, las llevó Joaquín personalmente, y no tardó en darse cuenta de que se había equivocado. Yo estaba al tanto, acudí a la notaría y allí Gómez puso como condición que yo me quedara como consejero durante unos meses para ponerle al corriente de la situación del club. En esa misma reunión, ellos hablan de aportar jugadores, de una ampliación de capital... Tebas les conoció y le advirtió a Joaquín que no vendiera hasta que no se firmara el convenio. Ahí se equivocó, no siguió los consejeros de una persona como Tebas, muy preparada y vital para nosotros en el concurso".

Luego, recuerda que "el mismo día de la firma, Gómez nos dijo que un grupo de empresarios de los que iban con ellos se habían echado atrás y que tendrían problemas para hacer frente al primer pago. Joaquín estuvo a punto de echarse atrás pero les dio un mes de plazo".

Y el mismo día que Energy se presentó en Jerez, López Ballesteros tiró la cuchara. "El día que se iban a presentar, fijamos una reunión con los administradores a las nueve y media de la mañana y llegaron una hora tarde porque no tenían gente, se habían quedado solos. A Gómez le dije que no quería ver a Ricardo García en Jerez y no sólo se presenta con él, la montan los dos".

Tras la reunión, admite que "me reuní con Gómez, le pregunté que qué había hecho y ahí mismo me confesó que el club lo había comprado Ricardo y que no había nadie más junto a ellos. Es más, en el consejo podían haber nombrado un consejero por cooptación tras la dimisión de Joaquín Bilbao y no lo hicieron porque no tenían gente. Pasamos página por el partido pero emite su famoso comunicado y a la siguiente semana ya le comenté que yo con él no iba a trabajar. Llamé a los administradores y les expliqué lo que había. Esa es la historia de Energy, no hay nada más detrás de esa aventura".

más noticias de XEREZ CD Ir a la sección Xerez CD »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios