Sensaciones positivas en un gran estreno

  • Más de 2.000 personas acudieron al Navarro Flores y disfrutaron con el juego y los goles del nuevo Deportivo

Comentarios 8

Aunque generalmente los primeros partidos de pretemporada no suelen dejar demasiadas conclusiones, cierto es que este nuevo Deportivo de Javi López disipó las dudas que el xerecismo podía tener de la apuesta del técnico catalán y del rendimiento de algunos jugadores. Sólo es un partido, sí, pero el Xerez dejó destellos a nivel individual y apuntó que la presión, la velocidad a la hora de sacar con el balón y la línea defensiva adelantada son conceptos a los que el preparador da muchísima relevancia.

De salida, Javi López apostó por un equipo muy remozado donde destacaba la presencia de tres canteranos, el meta Toni, Joaqui, que hizo las veces de central, y Rosillo que actuó como mediapunta izquierda.

Desde el principio el Xerez quiso tener la pelota. Con Barber y Cordero llevando la batuta, los azulinos movieron el balón con bastante rapidez destacando la movilidad de sus hombres de ataque. El 4-4-2 preparado por el catalán vino de perlas a Antoñito, que junto con Bermejo y Pablo Redondo se conviertieron en un quebradero de cabeza para un Villa de Rota que dejó buenas sensaciones en la primera parte (cuando alineó a los jugadores del CD Rota).

Costó al Xerez adaptarse al ritmo, pero cuando lo hizo fue un ciclón arriba. Rosillo avisó nada más empezar con un remate ajustado que se estrelló en el palo. Al cuarto de hora, Redondo, encargado de ejecutar las faltas, puso a prueba a Paredes, bastante acertado, y minutos más tarde un centro de Edu Moya no lo remachó Antoñito por milímetros.

La réplica del Rota la llevó el jerezano Galloso, con una falta impecable que encontró el travesaño.

En el minuto 34 Redondo la puso al corazón del área, Moreno remató y el rechace, tras desviarla Paredes, la mandó a la red Rosillo. Justa recompensa al canterano, cuya movilidad había puesto en jaque a la zaga verderona.

El gol reactivó al Xerez, que en cuestión de minutos sentenció el encuentro. A los 38, Mendoza dio un pase milimétrico a Bermejo, que la bajó con el pecho para que Antoñito fusilara. Antes del descando, una triangulación entre Redondo, Antoñito y Bermejo acabó en el tercero, obra de éste último.

En la segunda mitad, López cambió al equipo al completo y el dibujo. Esta vez el sistema fue 4-2-3-1, con Capi en el enganche y José Mari arriba. La cantera también tuvo protagonismo con Tali el eje de la zaga, Cuevas en el pivote y Kike en el extremo.

El equipo siguió presionando arriba y la defensa, como le gusta al técnico, adelantó la línea. Óscar Díaz anotó el cuarto nada más empezar al aprovechar un rechace tras remate de Lombán.

Minutos más tarde, la conexión Capi-José Mari funcionó con un pase espectacular del primero que cabeceó a la red el segundo. El repertorio del ex sevillista no quedó ahí, pues en la siguiente acción, y tras asistencia de Cuevas, el ariete picó ante la salida de Perico.

El dominio azulino era absoluto ante un rival, en este caso formado con jugadores de la Roteña, que ofreció una imagen algo más floja que sus compañeros de la primera parte.

La velocidad con la que se movió el equipo, pese a ser el primer partido de pretemporada, y la explosividad de hombres como Raúl Llorente, Óscar Díaz y sobre todo José Mari hicieron disfrutar al público, entusiasmado con las primeras sensaciones que ofreció el bloque de Javi López.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios