"Este consejo no servirá de florero"

  • Antonio Millán acepta con ambición el cargo de presidente del club y espera ser útil, a pesar de las limitaciones · El abogado se marca como objetivo básico la firma del convenio

Comentarios 2

El primer día en la nueva vida del Xerez Deportivo quedó marcado por el discurso pleno de ilusión de Antonio Millán, que fue elegido como nuevo presidente del club en un consejo de administración sin sobresaltos. El abogado jerezano mostró su hoja de ruta y abordó todos los asuntos que se le presentaron, enarbolando la bandera de la transparencia y de la máxima sinceridad en un momento especialmente delicado.

Tras exponer las ideas generales que incluye en su programa al frente del club, dejó claros algunos conceptos básicos para que nadie se llame a engaño. "Nosotros no pretendemos que sea un consejo florero, en absoluto. A lo mejor hacemos más cosas que consejos anteriores que tenían todas las facultades. Tenemos una parcela y ahí nos moveremos. Lo que no cueste dinero podemos hacerlo siguiendo los cauces legales. En lo que tenga coste económico tendremos que estar de acuerdo con los administradores, que tendrán que tomarnos en consideración".

Cuando se le preguntaba sobre si llegaba con fuerzas para hacerse cargo de la presidencia en un momento complicado y con limitaciones, también mostraba carácter: "Aburrirme no me van a aburrir, pero si tengo interferencias inadmisibles me iré dentro de tres días o dentro de un mes. Aburrirme no porque es una tarea muy complicada porque en lo económico estamos fatal. El convenio no está conseguido ni mucho menos y si no se produce, hay liquidación de la sociedad. Si no me dejan, me voy. Interferencias puede haber muchas, pero también hay que tener claro lo que es una sociedad de capital. El propietario mayoritario tiene derechos y puede convocar mañana una Junta Extraordinaria y quitar a los consejeros y a mí de presidente, pero no de consejero porque estoy nombrado por el Ayuntamiento".

Joaquín Bilbao, vicepresidente primero, ha llegado a comentar en más de una ocasión que sería interesante pedir le revocación de la anulación de los poderes del consejo de administración, pero Millán lo descarta. "Hoy no se dan circunstancias para pedir ese cambio porque me gusta ser pragmático y no nos lo iba a conceder la jueza y por eso no merece la pena ese esfuerzo. Otra cosa es que se pueda desear, y así interpreto las palabras de Joaquín hablando de recuperar esas funciones. Tendremos que adaptarnos a eso y si vemos que con el tiempo se dan las circunstancias, lo valoraremos y decidiremos".

No le molesta que se diga que es un consejo de transición porque lo matiza: "Es de transición en el sentido bueno, no porque no vayamos a hacer nada. Es en el sentido de que hay un hito importante, que es la aprobación del convenio, que calculo será en octubre o principios de noviembre y este consejo no se puede marcar pautas para dentro de año y medio. La meta es trabajar con vistas a octubre y cuando se firme, ya veremos lo que pasa".

Y no va a procurar borrar la memoria histórica del paso de Joaquín Morales: "Esa no es la función de ese consejo, no podemos actuar en ese sentido, mi opinión personal es que Morales es historia en el Xerez. Está deseando irse porque él no está a gusto aquí y me lo creo. Creo que no va a volver".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios