Aguilocho no pierde la esperanza

  • El entrenador del Xerez DFC no pone "reparos a esta derrota pero el empate tampoco hubiese sido injusto". "No queda otra que seguir trabajando, mañana sale el sol", resalta.

Juanlu Aguilocho, entrenador del Xerez DFC, encajó con deportividad la derrota, no quiso entrar a criticar la actuación del colegiado, y admitió que “la victoria del Salerm tiene mérito pero el empate tampoco hubiese sido injusto”.Aguilocho, de entrada, explicó: “En los primeros diez minutos sufrimos un poco por el ambiente, los jugadores estuvieron un poco nerviosos y caímos en la propuesta de ellos. Tienen muy bien preparado el juego directo. Luego, conseguimos llevar a cabo nuestra propuesta sobre el piso para intentar circular desde más lejos buscando que vinieran a presionarnos desde atrás buscar los pases por el pasillo interior o bien jugando directo con nueve y continuidad con las mediapuntas. Llevamos el control del partido y hubo pocas ocasiones de gol. En la segunda mitad también hubo una fase en la que sufrimos un poco, también producto de caer en la misma trampa porque es un equipo con mucho oficio, le interesa un ritmo bajo. Aún así, hubo momentos en los que nuestra propuesta también mandó, intentamos meter ritmo y tuvimos un par de ocasiones. Ya en la recta final del partido, pecamos un poco de querer presionar demasiado con nuestra línea de cuatro de delante. Nos hicieron mucho daño con las contras y en una de ellas han hecho el gol, que llega después de un córner a favor nuestro”.A la hora de valorar el resultado, dijo que “no tengo que poner peros, en esto del fútbol hablar de justicia o injusticia es relativo.No puedo poner excusas. Se ha perdido y el rival ha sido merecedor de la victoria. Si me apuras, ajustando un poco, quizás el empate hubiese sido más justo pero tampoco voy a desmerecer la victoria del adversario porque ha trabajado para ello”.La derrota resalta que no les deja tocados: “ No hay nada perdido. Si compites tienes que estar preparado para todo, estas cosas ocurren en el fútbol.Yo no diría que era una final, era un partido bastante importante. Veníamos preparados, teníamos bastantes argumentos para competir y probabilidades de ganar, pero también de empatar y perder. No queda otra que seguir trabajando, que mañana sale el sol igualmente. Aquí, el papel más complicado es el del árbitro y yo no voy a entrar en si fue justo o no justo, pero teníamos tres jugadores con tarjetas y realizamos tres cambios, nos apresuramos en ir a la presión, ahí se generaron espacios por dentro que aprovecharon los rivales”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios