fútbol división de honor

"Ascenderemos pero hay que tener los pies sobre el suelo"

  • Camacho, portero del XDFC, advierte que "somos jugadores de División de Honor y es imposible barrer todos los domingos tanto en casa como fuera"

Camacho, guardameta del XDFC, apuesta por subir pero pide calma. Camacho, guardameta del XDFC, apuesta por subir pero pide calma.

Camacho, guardameta del XDFC, apuesta por subir pero pide calma. / vanesa lobo

José Manuel Camacho fue la pasada temporada el portero menos goleado de España en categoría nacional, al encajar sólo 16 tantos con el Cacereño en la fase regular de la Liga en el Grupo XIV de Tercera División. En verano, por su excelente amistad con Edu Villegas -coincidió con el ahora director deportivo azulino en Los Barrios-, no dudó en aceptar la propuesta que le realizó el Xerez Deportivo FC para encarar un proyecto que considera "bastante ambicioso y profesional, es un lujo estar en este equipo, trabajar con estos técnicos, con estos compañeros y en unas instalaciones como estas".

Con bastante experiencia por su dilatada carrera, a sus 32 años sabe perfectamente que "el objetivo no es otro que el ascenso a Tercera División y creo que lo podemos conseguir pero hay que ir paso a paso, no se asciende en Navidad ni los partidos se ganan en el minuto diez... Entiendo que la afición sea exigente por el entorno y por todo lo que ha sucedido aquí en otras temporadas pero debe estar tranquila porque el equipo no le va a fallar, acabaremos cumpliendo las metas trazadas. De todos modos, tiene que tener claro que somos ahora mismo jugadores de División de Honor y la categoría no es fácil, todos los equipos cuentan con futbolistas importantes que te crean problemas en cualquier momento a lo largo de un partido".

Camacho, que agradece a Villegas "su total confianza porque gracias a él puedo disfrutar de esta gran oportunidad en esta entidad", resalta sobre el arranque liguero: "Todo ha empezado bien, estamos contentos con los siete puntos sobre nueve que hemos conseguido. Como se suele decir, despacito y con buena letra. Hay mucha prisa porque todo el mundo quiere estar desde el principio arriba, que el equipo juegue bien, que golee todos los domingos, que se note la superioridad desde el minuto uno, que barramos, que al final de la primera vuelta ya le saquemos a los rivales diez puntos y que esto sea una fiesta en el mes de febrero cuando la Liga no termina hasta mayo. Eso no es nada fácil, debemos tener los pies en el suelo. Necesitamos un poco de adaptación, cualquiera te pinta la cara, el que está arriba porque quiere subir y el que está abajo porque luchar por evitar el descenso".

Viene de Tercera División y no ha notado en exceso el cambio de categoría porque "aquí, aunque a nivel económico no sea el mismo, todo se asemeja a un club de categoría superior, a un club profesional. Estoy encantado, me siento futbolista, entrenamos cinco o seis días a la semana, los técnicos son profesionales y todo son facilidades. La gente está respondiendo y nos lo dejamos todo para llegar los domingos lo mejor posible a los partidos, sabemos que tenemos que ascender y ese plus se tiene que notar. Si nos falta ese plus seremos un equipo más de la categoría y volveremos a ser de División de Honor otra vez la próxima campaña".

Además, añade: "Hay que dejar de lado los fantasmas del pasado, afrontamos una nueva temporada, con nuevos jugadores, nuevos técnicos y no tiene que repetirse la historia, lo que tenemos que hacer es transmitir pensamientos positivos y remar todos hacia el mismo lado porque ser positivo en todos los aspectos es lo que nos va a conducir a lograr el objetivo".

El Cartaya es el próximo rival de los azulinos en Chapín y el meta advierte que "independientemente del nivel del equipo al que nos vayamos a enfrentar también tenemos que tener presente que su grado de motivación va a ser siempre importante, somos unos de los equipos a batir y jugamos en un gran estadio y eso se nota, todos los rivales quieren hacer ante nosotros el partido del año. El Cartaya, por ejemplo, seguro que también llega con ganas, tiene gente joven que quiere triunfar y nos lo pondrá complicado, nadie regala nada".

La pasada campaña, el roteño sólo encajó dieciséis dianas pero tiene asumido que esta temporada "va a ser complicado igualar ese récord, fue una barbaridad. La primera vuelta del Cacereño fue espectacular, todo el equipo lo hizo sobresaliente, el mérito fue de todos, no mío. Lo que hay que intentar es no encajar goles o encajar los menos posibles porque eso te da puntos. Lo que importa es transmitir la seguridad que el equipo está transmitiendo en la parcela defensiva como bloque, esto es fútbol, no es tenis, aquí ganamos los once y perdemos los once".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios