eduardo villegas. director deportivo del xerez dfc

"Masegosa sabe desde el minuto uno que sólo nos vale el ascenso"

  • Exigente consigo mismo y con el equipo, advierte que "no nos podemos equivocar, aquí tienen que estar los mejores y los que estén dispuestos a morir por el escudo"

  • "No le puedo fallar a la gente que confía en mí", dice

Eduardo Villegas Giráldez (Jerez, 20/07/1974) vive por y para el fútbol. Como portero no se permitía ni un pequeño lujo ni se daba una tregua y, desde hace un mes, como director deportivo mantiene la misma línea. Se involucró en el proyecto del Xerez Deportivo FC desde su creación hace cuatro años, logró tres ascensos, se quedó "con la espinita de no haber podido dejar el fútbol como jugador en Tercera División, pero orgulloso de haber puesto mi granito de arena en este maravilloso club" y ahora, como técnico, lucha por "llevar a esta entidad y a esta ciudad a la categoría que merecen" y por crecer "como profesional en esta nueva faceta, tengo mucho camino que recorrer, me queda mucho por aprender pero no puedo fallar a la gente que ha confiado en mí y me ha entregado este proyecto a nivel deportivo".

Se siente feliz y satisfecho con "la plantilla que hemos confeccionado, el objetivo no es otro que el ascenso y lo vamos a conseguir con el trabajo de todos los que componemos el club y de la afición. No nos podemos equivocar otra vez, aquí tienen que estar los mejores y los que estén dispuestos a morir, a luchar al máximo por este escudo para intentar subir a Tercera".

-¿Ha asimilado ya que colgó los guantes, que su futuro está en los despachos y que no volverá a vestirse de corto?

--No. Nunca me imaginaba que iba a llegar ese momento, aunque sabía que tenía que llegar porque es ley de vida. Aún así, me resistía a que ese momento llegara. Siempre he peleado y moría por ser portero. Me sentía realizado, me sentía cómodo y bien en la portería y mi rendimiento, siempre respetando las decisiones de todos los entrenadores, ahí estaba, ahí están mis números, especialmente en estos últimos años en este club. Para mí ha sido muy duro, he pasado muchas noches muy difíciles, amo a este deporte y a la portería. Fue una decisión que me costó tomar pero tenía que hacerlo, era el momento, lo tenía claro. Se me presentaba una oportunidad única para ser director deportivo del club al que quiero. Estoy intentando llevarlo bien pero dejar la portería ha sido la decisión más dura que he tomado en mi vida tanto a nivel profesional como personal.

-¿Cómo lleva estas semanas en su nuevo rol de director deportivo de la entidad?

-Dije de forma irónica que trabajaría veinticinco horas por este club y es que está siendo así, no tengo tiempo de nada. Me llevo todo el día trabajando intentando cerrar la plantilla, pendiente de la cantera y del resto de temas deportivos y por la noche no me puedo quedar bien dormido porque hasta que no esté todo hecho no estaré tranquilo. Tengo la inquietud de hacer un Xerez grande y no le puedo fallar a la gente que ha confiado en mí. Por el momento, me siento contento y realizado por lo que estamos consiguiendo.

-¿Lo más complicado hasta ahora ha sido la elección de Pepe Masegosa como entrenador del primer equipo tras el no de Antonio Méndez y José Pérez Herrera?

-Queríamos un entrenador profesional, exigente, con hambre de triunfos y que tuviera claro que tenía que venir al Xerez a triunfar y a crecer con el proyecto. Desde el minuto uno le he exigido el ascenso y por eso estoy intentando poner en sus manos el mejor equipo posible, hasta fichajes imposibles hemos conseguido. Él tiene las ideas muy claras, sé cómo trabaja, cómo vive el fútbol, ha trabajado en la elite con Lucas Alcaraz, tiene experiencia en Segunda B y como futbolista fue un profesional. Nos parecemos en muchos aspectos, salvando las distancias, y espero y deseo que triunfemos en el Xerez junto al resto de los técnicos y los futbolistas por el bien de la afición y de todos.

-¿Está contento con la plantilla que está formando?

-Tenía claro lo que quería y, gracias a Dios, he conseguido casi el 95% de los jugadores que quería. Llevo en el club desde el minuto cero y sabía lo que se necesitaba. Lo he vivido todo, a este club me entrego en cuerpo y alma, lo mismo que a todos los xerecistas, pero las decisiones las tengo que tomar con la cabeza. Quiero triunfar como xerecista, luego para que triunfe el Xerez y luego como profesional. Algunas decisiones han sido drásticas y dolorosas pero si no hago desde el principio lo que creo, me equivocaría. A mí me han ayudado y aconsejado muchas personas en el fútbol, pero mi maestro ha sido Nicolás Sosa y él siempre me ha dicho que al tomar una decisión tenía que mirar en todo momento por el bien del club en el que estuviera y por mi bien para tener la conciencia tranquilla. Detrás de cada decisión ha habido mucha meditación, estoy contento y tengo la conciencia tranquila, he ido por derecho, aunque eso no quiere decir que no me pueda equivocar. Cuando eres el responsable de una parcela y mandas hay que saber a qué te enfrentas.

-¿Qué puestos le quedan aún por cubrir en la plantilla?

-El lateral izquierdo, cerrar el tema de los centrales y poco más. He logrado traer a casi todos los jugadores que quería, aunque era difícil porque todos son futbolistas de superior categoría pero cuando se les habla con ilusión y con el corazón del proyecto les convences. A algunos futbolistas les conozco y han venido por eso, porque me conocen y saben cómo me gustan las cosas.

-Las salidas de David Orihuela y Guille, dos futbolistas importantes desde el principio del proyecto, han dado muchísimo que hablar, ¿qué ha pasado realmente?

-Ha sido complicadísimo porque han sido buenos compañeros desde el inicio. En este caso, tenía un informe de los jugadores hecho por mí como profesional, como persona, estadísticas, comportamiento, a todos los niveles. Mi código profesional lo he llevado a rajatabla. Se lo entregué al entrenador y, ahí está él que lo puede confirmar, hasta en la charla que le dije que tuviese con ellos le insistí, le dije que eran jugadores importantes, él lo sabe pero tiene otras prioridades. También hay otro jugador que yo no me lo hubiese quedado, se lo dije incluso al futbolista delante del propio técnico y él ha querido contar con él, dice que le puede sacar rendimiento... Las alineaciones las tiene que hacer él, yo tengo que respetar sus decisiones. Estuve en la reunión y él estuvo cariñoso con ellos pero les explicó su forma de pensar. Tengo la conciencia tranquila en ese sentido y nunca se puede decir que es demasiado tarde para reencontrarnos. Estos jugadores tienen las puertas abiertas de cara a un futuro, son historia del club y si tienen que volver, no tendré problemas.

-¿Por qué se han marchado Copero y Goma?

-Tanto a Copero como a Goma se les ofreció la renovación. Yo quería que los dos siguiesen en el proyecto y el entrenador también les quería y han sido ellos los que no han querido continuar. Los dos casos son diferentes. Hablé con Javi y me comentó que lo que le ofrecía no le parecía suficiente y le expliqué lo que le he dicho a todos, que no podía darle más. Él no lo vio claro y se ha marchado a un equipo de Tercera División. El caso de Goma es diferente, es que se fue sin decir ni adiós. Que se despida de mí o no me da igual, es su problema, lo que no me pareció bien fue que se marchara sin despedirse de la que ha sido su afición, el xerecismo se demuestra de otra forma. Le hemos tratado con el máximo cariño, le llegué a triplicar lo que ganaba... ¿Qué más quería? Considera que no se le valoraba tampoco a nivel económico y le di lo que podía y a nivel deportivo le ofrecía la renovación para que fuese uno más de la plantilla y se ganase el puesto y eso depende del entrenador. Ha considerado que era mejor irse, pues le deseamos suerte...

-La cantera es una parte importante del Xerez DFC, ¿qué supuso la marcha de Dani Pendín al Mallorca y la continuidad de Juan Carlos Ramírez al frente de esa parcela?

-Dani es el líder del xerecismo, él quiere al club y la afición le quiere pero le salió una oportunidad irrechazable en el Mallorca y no podíamos ponerle ningún tipo de problema. Ahora, tenemos a Juan Carlos Ramírez, que es un grandísimo profesional, con el que mantengo una conexión directa en todo. Estoy más centrado en el primer equipo pero me informa de todo, las decisiones son de los dos. Además, Juan Carlos lleva más áreas dentro del club, puede con todo y chapó por el trabajo que hace.

-¿Cómo nota al aficionado en la calle?

-Cuando terminó la temporada le notaba muy decepcionado, le notaba derrotista pero ahora creo que ha recuperado la ilusión, veo gente ilusionada otra vez y con ganas de que esto empiece ya. Esperemos que el xerecismo de siempre esté ahí en Chapín. Sinceramente, me río de los derrotistas que llevan cuatro horas en el fútbol y creían que todo esto sería un fracaso. Creo que podemos iluionar nuevamente a nuestra masa social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios