xerez dfc - montilla

El líder cierra el año con un pleno en casa (2-0)

  • El XDFC vence al Montilla con más autoridad de la que refleja el marcador en un partido gris

  • Es el único equipo de la categoría que suma todos los puntos como local

Bello se prepara para el disparo con Javi Tamayo siguiendo la acción. Bello se prepara para el disparo con Javi Tamayo siguiendo la acción.

Bello se prepara para el disparo con Javi Tamayo siguiendo la acción. / manuel aranda

El líder sigue firme. El Xerez DFC Volvió a ganar, en esta oportunidad por 2-0 al Montilla y cierra la primera vuelta como local de forma inmaculada. Ocho de ocho, 24 puntos de los 35 que suma. Mejor, imposible. Bueno sí, los más exigentes reclamarán a los xerecistas un juego más vistoso si se tiene en cuenta el gran potencial de su plantilla. Aún así, los números son incontestables. Los de Pepe Masegosa despidieron el año en Chapín, escenario al que regresaban después de tres encuentros en el Puntas Vela de Rota por la resiembra, primeros y manteniendo la diferencia de tres puntos con el Coria, su rival ya el próximo 7 de enero en el choque que cerrará la primera parte de la competición.

La victoria fue cómoda, aunque el equipo no mostró su mejor versión, estuvo espeso y no practicó el juego de otras ocasiones. Eso sí, fue paciente y supo aprovechar la calidad de sus futbolistas para superar a los cordobeses.

Javi Tamayo estrella un balón en el larguero (69') antes de dejar su puesto a Álex Expósito

El XDFC acusó el regreso al estadio y le pesó el estado de un césped recién resembrado que no es el deseado. Después de casi dos meses, no se encuentra en las mejores condiciones, se levanta en algunas zonas, está duro y el club no obtuvo el visto bueno para regarlo... Trabajo extra para Medio Ambiente...

Pepe Masegosa realizó variantes en el once respecto al que ganó en El Fontanal al Chiclana Industrial el pasado domingo pero sólo en ataque. Con el capitán Barba en la grada tras los descartes, la defensa, con Álex Padilla en la izquierda a pierna cambiada, fue la misma. En la medular volvieron a repetir Jorge Herrero, Adrián Martín y Bonomo, un futbolista que se ha ganado la confianza del técnico sevillano después de superar su lesión y reaparecer en el Puntas Vela de Rota frente a La Palma. En el costado derecho apostó por Biri y el sacrificado fue Carlos Cuenca. Arriba, Javi Tamayo recuperó la titularidad tras su gol la pasada jornada en el puesto de Álex Expósito. 'El Chispa' nunca falla y mantiene su idilio con el gol y Chapín. Era la tarde del regreso a casa y respondió, igual que lo hizo en la última cita en el Municipal ante el Estrella San Agustín, al anotar dos goles en apenas dos minutos después de salir del banquillo y convertirse igualmente en protagonista de la que fue la última victoria en Jerez antes de la resiembra del Municipal.

Tenía que ser él. Y a los 39 minutos hizo saltar la banca para rematar de cabeza marcando los tiempos un buen centro de Sergio Iglesias desde la derecha que supo abrir brecha de forma clara por primera vez en la zaga visitante. Los xerecistas se tomaban un gran respiro para cerrar una primera parte en la que se contagiaron del frío de la tarde y en la que, aunque mandaron y el rival no creó peligro, ni siquiera fue capaz de montar un contragolpe, sí que se defendió con mucho orden y dio pocas concesiones.

Antes de que Javi Tamayo rompiese el empate, el propio Javi remató alto un buen servicio de Biri (5') y Bello, por partida doble, y Álex Padilla probaron fortuna después. El extremo, que no participó demasiado en el juego en el primer tiempo, puso a prueba en dos ocasiones los reflejos del meta Luija y el lateral mandó por encima del larguero un disparo duro desde fuera del área. Poco más que destacar antes de que los jugadores se marchasen a buscar un descanso que necesitaban para olvidarse unos minutos del frío y para aclarar las ideas.

Los dos técnicos movieron los banquillo pronto. Rafa Reyes dejó en la caseta a Ale para sacar a Jorge y Masegosa no tardó mucho en mandar a la ducha a Biri para dar aire al marroquí Aziz.

Javi Tamayo, el azulino con las ideas menos congeladas y más claras, fue el primero en avisar nuevamente. Se fabricó una jugada que no fue gol de puro milagro. Se marchó por la banda, encaró al portero y Luija tocó lo justo un balón que cogió dirección a gol. Un defensa lo sacó antes de que entrara (53').

El segundo gol de la tarde no se hizo esperar tanto como el del primer tiempo y llevó la firma de Antonio Bello. Un buen gol de un jugador de superior categoría, que tras pasar por la caseta saltó al campo con las pilas cargadas. Bonomo aguantó el balón, le vio desmarcarse y se lo dejó todo casi hecho para que el extremo se luciese y explotase sus mejores virtudes, velocidad, calidad y definición. Se abrió lo justo, dribló al portero y marcó a puerta vacía para dejar visto para sentencia el encuentro. Era el minuto 59.

El encuentro seguía por los mismos derroteros, pocas ocasiones, poco juego vistoso y mucho frío. Tamayo, siempre con hambre, siguió a lo suyo ante un rival que ya había entregado la cuchara porque se dio cuenta que si daba un paso al frente podía llevarse una goleada de Chapín. Además, si no dio muestras de estar ni de que se le esperara con empate a cero, perdiendo por 2-0 mucho menos.

El ariete xerecista, a los 69 minutos, no firmó el doblete de milagro. Su disparo se estrelló en el larguero de la meta de Luija cuando la grada ya cantaba el tercer tanto.

Con un ataque diferente al que inició el partido -Caballero, Expósito y Cuenca entraron por Adrián Martín, Javi Tamayo y Bello-, los azulinos tuvieron una doble oportunidad en el minuto 89 a pies de Caballero y Cuenca pero ninguno acertó, como tampoco acertó Jorge al rematar de cabeza un falta lateral que lanzó Maleno ya sobre el tiempo cumplido en la única opción clara para un Montilla muy tocado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios