juan antonio sánchez franzón. exentrenador del xerez dfc

"Hay muchos más xerecistas de cabeza que de corazón y eso es peligroso para el futuro"

  • El isleño siente "tristeza y alivio", cree que su destitución no se debe a motivos deportivos y se va "orgulloso de haber pertenecido a este equipo"

Juan Antonio Sánchez Franzón, segundo entrenador que pasa por el banquillo del Xerez Deportivo FC esta temporada. Juan Antonio Sánchez Franzón, segundo entrenador que pasa por el banquillo del Xerez Deportivo FC esta temporada.

Juan Antonio Sánchez Franzón, segundo entrenador que pasa por el banquillo del Xerez Deportivo FC esta temporada.

-¿Qué siente? ¿Se lo esperaba?

-Por una parte tristeza y por otra alivio. Pero si hace cuatro o cinco semanas, cuando no se perdía nunca, ya hubo intentos, ahora que hemos perdido un par de partidos es normal, normal visto lo pasado antes. No he pedido explicaciones, me lo comunicó el lunes Juan Carlos Ramírez, con el que tengo una relación fenomenal, que le costó un trabajo enorme decírmelo y punto, tampoco he pedido explicaciones. Yo estoy absolutamente convencido de que el presidente y la gente del área deportiva no querían mi cese y eso es lo que verdaderamente a mí me interesa, la gente que avaló mi fichaje. El resto, la decisión que tome es respetable y punto. No tengo más que decir.

-¿Le destituyen por los resultados o por motivos económicos?

-Motivación deportiva creo que no hay porque esto viene de largo, desde cuando se ganaba todo.

-¿Se siente víctima de todo lo extradeportivo que rodea al club más que de lo deportivo?

-En primer lugar, me siento muy orgulloso de haber estado en este equipo. Y en segundo lugar, creo que este equipo tiene un porvenir espectacular pero siempre y cuando lo dejen caminar solo. Creo que este equipo tiene muchas ataduras desde dentro del club, desde los alrededores del club, desde gente que han estado y quieren seguir estando, un sector del aficionado, gente de dentro que tiene mucha prisa por llegar… Entonces, el club tiene muchas ataduras y yo digo una cosa, hay mucha gente que se considera dueño e imprescindible en este equipo y yo creo que este equipo únicamente tiene dos partes indiscutibles y en lo que se tiene que basar este equipo: una gran parte de sus aficionados y los empleados, tanto los del área deportiva como los de oficina. Yo creo que es lo único importante que tiene este equipo. Todo lo demás, los pseudoperiodistas que hay, un sector de la afición… Creo que todo lo demás lo único que hace es perjudicar a este equipo y como este equipo no sea capaz de romper esas ataduras, lo va a pasar mal.

-¿A este club, en División de Honor, le hace falta más calma?

-Es que estas urgencias pueden convertir a este equipo que está empezando en antipático de cara a fuera, porque da la impresión de que lo quiere arrasar todo y hay que tener paciencia. Creo que este equipo tiene que delimitar bien sus áreas, tiene que tener paciencia y sobre todo, yo veo en todo lo de alrededor de este equipo y me da la impresión de que hay muchos más xerecistas de cabeza que xerecistas de corazón y creo que eso es peligroso para el futuro de este equipo. Creo que es un equipo que tiene muchas ataduras: desde dentro del club, desde el entorno del club, un sector del aficionado, los pseudoperiodistas que también rodean, gente que tiene mucha prisa por llegar; otra gente que han estado y quieren seguir estando y todo el mundo se considera imprescindible, que ha sido clave en la fundación de este equipo y su crecimiento...

-Y todo eso le llega al futbolista y se nota en el terreno de juego...

-Le llega al futbolista y sobre todo al futbolista que no es profesional. Estamos hablando de futbolistas que a lo mejor durante un par de días no pueden ir a entrenar por su trabajo, futbolistas que a lo mejor juegan un domingo a las cuatro o cinco de la tarde y están trabajando hasta las dos… Yo sé que dirán 'es que el resto de equipos hacen lo mismo' pero evidentemente la presión que tienen estos chavales no es la misma que la que tienen otros equipos. Y yo creo que incluso desde el punto de vista deportivo hemos regularizado la situación, porque yo he estado 20 partidos y he perdido únicamente tres; cuando yo llego, jugar en Chapín era un drama, en los partidos que he estado no se ha perdido en el estadio y creo que incluso se ha llegado a jugar bien… Se ha intentado pero nos ha faltado algo, pero también digo otra cosa: este equipo es irregular pero puede ganar los siete partidos que quedan. El otro día cuando venía en el autobús con mis colaboradores y a pesar de haber perdido 3-0, que para mí hicimos un gran partido, yo les comentaba que este equipo es capaz de ganar los siete partidos, pero también por su irregularidad también es capaz de perder o no ganar los siete partidos que quedan. Creo que, en ese sentido, para un entrenador es un equipo complicado, no se puede negar, un equipo en el que siempre hay algo.

-Hace falta más calma...

-Sí, a todo y en todos los sentidos, en todos los aspectos. Y pensar que es un equipo joven, que tiene mucho futuro pero hay que crecer no dando un paso adelante y dos para atrás sino dando pasitos firmes para delante y punto.

-Veterano en los banquillos, esta habrá sido una experiencia bien distinta a las anteriores...

-Y además puedo decir que gratificante, porque he tenido un grupo de trabajo al lado mío, unos colaboradores espectaculares, extraordinarios, y me he encontrado muy cómodo en ese aspecto. Yo he intentado aislarme todo lo que he podido de todo y no ha influido en mí en ese sentido y estoy muy orgulloso de haber estado en este equipo.

-¿Algún consejo a su sustituto?

-No, desearle toda la suerte del mundo. Vuelvo a repetir que este equipo es capaz de todo, de ser capaz de ganar los siete partidos y de ser capaz de perder los siete porque es un equipo que tiene calidad, no es muy fuerte mentalmente pero evidentemente tiene calidad y es verdad que hemos perdido tres partidos pero en los 20 partidos que hemos estado hemos tenido opciones de ganar los 20 porque es un equipo capaz de lo mejor. A mí me gustaría que continuaran los que están allí, hablo de Paco Ramírez, de José Luis González, de Josemi, el preparador físico, de José Granados, Dani Pendín, los fisios…, que son xerecistas de corazón en un equipo que hay muchos xerecistas de cabeza. Es lo que a mí me gustaría porque creo que los cuatro son gente muy capacitada y que quieren mucho este proyecto y que pueden sacar esto para adelante, pero yo ya no estoy y que hagan lo que quieran.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios