La Voz Invitada

Clara Aguilera: Acuerdo post Brexit, nuevo horizonte de las exportaciones

  • La autora destaca el carácter emprendedor de las empresas y cooperativas andaluzas

Pleno del Parlamento Europeo. Pleno del Parlamento Europeo.

Pleno del Parlamento Europeo.

Inauguramos 2021 con una nueva relación entre la Unión Europea y el Reino Unido. La férrea decisión de los británicos de separarse de Europa ha condicionado la política comunitaria de estos últimos cuatro años, causando un notable impacto e incertidumbre a nivel político, social y económico.

Desde las instituciones comunitarias hemos vivido el transcurso de esta decisión con enorme preocupación por el futuro de la convivencia entre UE y UK. Siempre defendimos el futuro de una Europa, fuerte y unida, comprometida con los intereses de todos sus ciudadanos.

Es, sin duda, el mejor camino para afrontar con eficacia los enormes retos sanitarios, sociales, medioambientales y económicos que tenemos por delante.

Desde la ratificación del Brexit, el 31 de enero de 2020, trabajamos con gran compromiso para que hubiera la salida de Reino Unido se produjera con un acuerdo que defendiera los intereses de las personas y de las empresas españolas vinculadas a dicho país.

Lo contrario hubiera sido un auténtico caos. Con muy buena voluntad por parte de la UE y no demasiada del Gobierno británico, este último año de vertiginosas negociaciones culminó con un acuerdo global satisfactorio para las relaciones comerciales mutuas. Quedan muchas cuestiones pendientes y, a estas alturas, aún no hay autorización para un sector pesquero que se verá muy afectado por el Brexit.

Nuevas condiciones

Tras la salida de Reino Unido del mercado único el pasado 1 de enero, nuestras empresas agroalimentarias pueden seguir exportando a UK de manera regularizada y sin aranceles. Según datos del Banco de España y del Instituto de Comercio Exterior, el 7% de las ventas exteriores españolas tienen como destino el Reino Unido. En este comercio, los productos agroalimentarios españoles y andaluces, con su variada gama de frutas, hortalizas y vinos, entre otros, tienen un peso notable y unos vínculos consolidados desde hace muchos años.

Un Brexit sin acuerdo habría tenido un alto coste para el sector agroalimentario español y andaluz. La inexistencia de nuevas barreras arancelarias supone un excelente apoyo para la competitividad de nuestras empresas, por lo que felicito a la Comisión Europea y al equipo negociador liderado por Michel Barnier, cuya solidez y perseverancia en la búsqueda de soluciones razonables en este contexto tan difícil, han sido decisivas para conseguir un pacto que también engloba áreas como la pesca, transporte y energía, entre otras.

Los contras

Indudablemente, la salida del Reino Unido de Europa va a marcar un antes y un después en sus relaciones comerciales con el agro español. Como país independiente no se beneficiará de la libre circulación de mercancías, y por lo tanto, nuestras empresas agroalimentarias tendrán que afrontar controles aduaneros y mayor carga burocrática para seguir comercializando sus productos y atendiendo a sus consumidores en UK. Todo ello en un escenario de creciente competencia con terceros países, cuyos modelos productivos con inferiores condiciones sociolaborales y de calidad, tienen menores costes y por tanto, competirán en desigualdad de condiciones con los productos españoles y andaluces en el mercado británico.

Clara Aguilera, en el Pleno del Parlamento Europeo. Clara Aguilera, en el Pleno del Parlamento Europeo.

Clara Aguilera, en el Pleno del Parlamento Europeo.

En este contexto, como europarlamentaria española, desde las instituciones comunitarias, apoyaremos a nuestro sector agroalimentario con todas las herramientas políticas que estén en nuestra mano. A lo largo del tiempo, nuestras empresas y cooperativas han demostrado su gran carácter emprendedor, apoyado en la máxima calidad, la innovación, exigencia sanitaria y garantía de seguridad alimentaria de sus producciones. Un gran valor diferencial para seguir adelante con confianza.

Por otra parte, la fijación de las competencias pesqueras ha sido motivo de desencuentro y preocupación hasta el último momento, como hemos venido denunciando los socialistas, a pesar de la relevancia de este sector en términos sociales y económicos. El acuerdo establece un periodo de ajuste (transitorio) de cinco años y medio, desde el 1 de enero de 2021 al 30 de junio de 2026, durante el cual se contempla la transferencia del 25% del valor de las capturas realizadas al Reino Unido.

Finalizado este tiempo se decidirá anualmente el nivel y las condiciones de acceso recíproco a las aguas territoriales de cada parte.

El ajuste pesquero

El sector pesquero atravesará muchas dificultades debido al Brexit. Es el aspecto más negativo de este acuerdo. Reino Unido pretende que la gestión de sus aguas quede exclusivamente para uso de su sector pesquero, lo que perjudicaría terriblemente a la UE, que cuenta con unos 3.000 barcos faenando en aguas británicas, de los cuales, unos 90 son españoles.

Esta flota tendría que repartirse en otros caladeros, lo que resulta preocupante y genera gran incertidumbre al sector. Todo ello puede tener un elevado impacto económico y social para nuestros pescadores, quienes necesitarán apoyo para compensar la reducción de las capturas y deberán reconducir su actividad a medio y largo plazo.

Clara Aguilera durante una intervención en Comisión del Parlamento Europeo. Clara Aguilera durante una intervención en Comisión del Parlamento Europeo.

Clara Aguilera durante una intervención en Comisión del Parlamento Europeo.

Con el Acuerdo firmado y pendiente de su ratificación por el Pleno del Parlamento Europeo en el mes de febrero, espero que las relaciones comerciales sean normalizadas y de vecindad como sucede con Noruega o Suiza. Esta misma semana, en el Parlamento se reunirán todas las comisiones para hacer una valoración exhaustiva por sectores del acuerdo. Entre las cuestiones prioritarias, Reino Unido debe mantener las mismas exigencias en el ámbito agroalimentario y pesquero para que nuestros sectores defiendan su competitividad en igualdad de condiciones.

Gibraltar

Por último, me gustaría resaltar el valor social el acuerdo alcanzado por el Gobierno español para Gibraltar, cuya aplicación favorecerá el tránsito de unas 12.000 personas y trabajadores entre este territorio y la parte española del campo de Gibraltar.

Será una frontera autorizada excepcionalmente dentro de Schengen. Dicho compromiso aún debe ser ratificado dentro del acuerdo global, lo que contribuirá a la normalidad de las relaciones de convivencia en esta zona.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios