Entrevista a la director de La Cultivada Elena Vecino: “Trabajar con la agricultura es una gran responsabilidad”

  • Los aceites de La Cultivada responden a prácticas de agricultura biodinámica, basada en una visión holística, no contaminante y regeneradora

Elena Vecino, entre sus olivos. Elena Vecino, entre sus olivos.

Elena Vecino, entre sus olivos.

Una nueva filosofía de vida guía los pasos de La Cultivada para conseguir y ofrecer unos aceites cultivados mediante la agricultura biodinámica. La directora de la firma nos explica estos conceptos y sus resultados.

–Los aceites de La Cultivada son ecológicos, ¿ha sido siempre así?

–La Cultivada es un proyecto agrícola de cambio. Somos la primera generación que practica la agricultura ecológica y biodinámica, al menos de una forma explícita, ya que en las generaciones anteriores no existía la conciencia de este problema ambiental mundial.

–¿Qué les ha llevado a dar el paso a la producción mediante agricultura biodinámica?

–Las prácticas biodinámicas suponen un paso más allá en la excelencia del cultivo de la tierra y con este propósito lo hemos emprendido, buscando la calidad del fruto mediante prácticas que nos invitan a conocer la naturaleza para poder dialogar con ella. Creo que hoy no podemos hablar de un alimento saludable cuya producción sea dañina para el medioambiente. Sin salud, el sabor se queda cojo. Lo que a la larga dignificará la propia actividad agrícola y la industria agroalimentaria será una practica con capacidad de regenerar la tierra. Tenemos que entender que trabajar con agricultura comporta una gran responsabilidad para la humanidad.

–¿Qué es la agricultura biodinámica? ¿Es el único camino viable para la producción agraria en general?

–La biodinámica es un camino de conocimiento de la naturaleza y de la agricultura como expresión de ésta. El padre de esta cosmovisión es Rudolf Steiner que en los años 20 creó una serie de técnicas para realizar este camino con éxito. El origen fue la preocupación de los agricultores porque los frutos agrícolas habían perdido gran parte de su sabor y propiedades saludables. El fin último de estas practicas es regenerador: crear las condiciones de vida en la tierra para que el árbol pueda alimentarse directamente de ella y cada vez tenga menos necesidad de suplementos externos. A la larga, debería equilibrarse la caída de la producción que sucede en el paso del cultivo convencional al ecológico. A nivel práctico, es más restrictiva que la ecológica y requiere una dedicación mayor: es importante la presencia de animales en la finca; la aplicación de compost; la aplicación de preparados especiales (microorganismos); la utilización del calendario biodinámico en las labores agrícolas que guía en el uso de las fuerzas de la naturaleza. Así que, además de ser una agricultura no contaminante, es regeneradora y la practica ideal para un futuro que quizás hoy ni podamos imaginar, donde haya una nueva lógica que ya hoy nos apremia.

Alta gama

–¿Qué caracteriza a sus aceites?

–La Cultivada es una familia de aceites de alta gama y de producción propia; es la expresión única de un “terroir”, o sea, tiene un sabor único y propio de la tierra donde nace, y de un cultivo particular. Por tanto, nuestros monovarietales tendrán algunas notas comunes con otros aceites de la misma variedad, pero tendrán más diferencias ya que el “terroir” marca el aroma y sabor. Nuestros zumos son penetrantes, ricos en matices y redondos; producen una sensación de frescura y elegancia en el paladar. Su imagen es delicada y femenina. Evoca las tonalidades del campo bajo la luz. Es un regalito ideal y un objeto muy apreciado en la cocina, no sólo por su estética sino porque un aceite para usar en crudo, como toque final de cualquier plato, es un comodín imprescindible para una forma de cocinar sencilla y saludable sin renunciar al sabor. Producimos tres monovarietales y un blend llamado La Cultivada Quintaesencia. Todos muy premiados anualmente en concursos nacionales e internacionales.

Elena Vecino. Elena Vecino.

Elena Vecino.

–¿Por qué hablan de una búsqueda artística cuando se refieren al origen de La Cultivada?

–La Cultivada nació como forma de poner en practica los conocimientos adquiridos en unos años previos de intensa búsqueda artística y de autoconocimiento. Buscaba una armonía entre el ser interior y la naturaleza que me rodeaba, y poner en práctica una visión holística del mundo, donde la tierra, el alimento y el ser humano tuvieran una conexión directa. Así fue como llegué a la agricultura biodinámica donde confluían la figura del artista y del agricultor. El arte es ese espacio marginal donde uno se puede refugiar de un mundo que pretende avanzar sólo en el aspecto material. El artista no se conforma con el statu quo, sino que reflexiona y quiere comprender el macrocosmos que nos habita y donde habitamos. Y en el aspecto más práctico, mi entorno estuvo siempre rodeado de artistas y muchos de ellos han acompañado la marca desde sus orígenes, colaborando tanto en su creación como su desarrollo. Las primeras presentaciones de la marca, hace más de una década, sucedieron en galerías de arte.

–Es una empresa familiar ¿no? ¿Qué aporta eso al producto, a la marca y a la empresa?

–La Cultivada se produce con mucho cuidado y por un equipo humano con vínculos personales y un alto grado de compromiso. Creemos en lo que hacemos y por eso podemos destinar nuestros recursos a una dedicación que requiere un esfuerzo constante: un cultivo de tanto detalle y una labor de selección del producto en varias partes del proceso, así como una atención muy personalizada al cliente. Tratamos igual a quien compra una lata que a quien compra mil. Conocemos a nuestros clientes, sus gustos, sus necesidades, les proporcionamos información y formación.

Aceitunas de La Cultivada. Aceitunas de La Cultivada.

Aceitunas de La Cultivada.

–¿Dónde están los olivares que cosechan y qué variedades emplean?

–La finca está en la provincia de Córdoba, en los términos municipales de Guadalcázar y Fuentepalmera. Tenemos olivos de la variedad de arbequina, hojiblanca y picual. Y tenemos nuestra propia balsa ecológica mediante la cual recogemos agua de lluvia para regarlos. La calidad del agua es un detalle también esencial en la calidad del fruto.

–¿Es la vía de la calidad la única forma de competir en un mercado en el que el precio del aceite en origen se mantiene a la baja?

–Todas las calidades tienen su lugar en el mercado, siempre y cuando sean dignas. Necesitamos una transición hacia un nuevo paradigma, donde se sustituirá el término competencia por el de cooperación. Vivimos en un mundo cada vez más interdependiente donde las asociaciones serán necesarias en todos los ámbitos. ¿De qué le vale a uno tener una casa maravillosa si alrededor sólo hay ruinas? La prosperidad real de la agricultura no puede suceder antes de que haya una toma de conciencia, tanto individual como colectiva, del origen de su desvalorización seguida de una acción sostenida en el tiempo, que devuelva al sector la preeminencia que le corresponde. Estoy segura de que la agricultura, como base de la alimentación, tendrá un papel mundial importante en el futuro.

Proyectos

–¿Cuál es su mercado y qué proyectos comerciales tienen?

–Comercializamos La Cultivada en Europa, EEUU, Japón y Corea del Sur, entre otros. Estamos bien posicionados en el mercado gourmet: tiendas especializadas en aceite, ultramarinos o tiendas de productos de alta gama, colmados, tiendas ecológicas, y restaurante de alta gastronomía. Éste es nuestro nicho y la calidad del producto responde a él perfectamente. Nuestra marca tiene once años y buena prensa, somos reconocidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios