Crisis del coronavirus

El día a día en Heineken, Acesur, Prolongo y San Martín de Porres

  • Las empresas de Landaluz realizan una actividad esencial y mantienen su trabajo

Lote de máscaras pantalla realizadas en el laboratorio de Heineken en la fábrica de Cruzcampo de Sevilla. Lote de máscaras pantalla realizadas en el laboratorio de Heineken en la fábrica de Cruzcampo de Sevilla.

Lote de máscaras pantalla realizadas en el laboratorio de Heineken en la fábrica de Cruzcampo de Sevilla.

La pandemia por el coronavirus Covid-19 ha cambiado la vida a todos, incluso a aquellos que siguen manteniendo la actividad por ser esencial, como es el caso de la industria agroalimentaria. Vamos a ver cómo se han adaptado para resistir algunas de las empresas más representativas de Landaluz, la Asociación Empresarial de Alimentos de Andalucía.

La compañía cervecera Heineken España y su marca Cruzcampo explican que su prioridad absoluta es la seguridad y salud de su personal y la de aquellos con quienes colaboran en toda la cadena de valor de la hostelería y alimentación. “Por ello -dicen- estamos respondiendo a la situación actual adoptando medidas preventivas para cuidar a nuestros empleados y a los que tenemos cerca y para garantizar la continuidad de nuestro servicio a clientes y consumidores”.

En términos económicos, dicen que “por el momento, no es posible evaluar el alcance y la duración del impacto negativo de Covid-19 en nuestro negocio.

Nuestras cervezas son, por definición, productos que disfrutamos socialmente, por lo que la pausa o cancelación de algunos eventos en España podría afectar a nuestras ventas”.

“Por otro lado, debido al cierre de los establecimientos en España, estamos viendo una aceleración en nuestro canal de alimentación”, agregan.

Además, Cruzcampo se ha sumado con su fábrica de Sevilla a las iniciativas de apoyo a los profesionales sanitarios que están surgiendo en torno a la crisis del Covid-19 fabricando máscaras pantalla de protección para personal sanitario.

Gracias al uso de impresoras 3D, en el que la factoría sevillana es pionera a nivel global dentro de Heineken, la cervecera ha usado un código abierto para producir máscaras que protegen a sanitarios tanto en UCI, como en quirófanos y atención a enfermos.

Las primeras 500 unidades ya han sido entregadas al Hospital Virgen Macarena de Sevilla. Otra de las iniciativas ha sido la creación de la “Guía Heineken de Actuación para restaurantes y bares”, que contiene información específica sobre tesorería, higiene, gestión del personal, minimización de costes o aplicación de las medidas anunciadas por el Gobierno.

Y ha puesto en marcha una plataforma de formación online gratuita a través de la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo, con un Aula Abierta, dirigida a profesionales y propietarios de negocios hosteleros, entre otras iniciativas.

Trabajadores de la planta de Acesur debidamente protegidos. Trabajadores de la planta de Acesur debidamente protegidos.

Trabajadores de la planta de Acesur debidamente protegidos.

En la aceitera Acesur señalan que han podido atender la demanda de la sociedad gracias a una buena planificación, “a ser muy exigentes con nosotros mismos en el cumplimiento de las medidas de precaución recomendadas y con el esfuerzo y compromiso de todo nuestro equipo”.

Para ellos la demanda ha bajado con respecto a los primeros días, aunque sigue siendo algo más elevada de lo habitual, tanto en el mercado nacional, como en el internacional.

“Nosotros -señalan- somos una empresa con marcas bien situadas en el mercado, como Coosur o La Española, y esto nos ha ayudado a defendernos en esta situación”. Ahora confían en que se estabilice la situación y se recupere el sector de la hostelería, en el que casi hemos parado nuestra actividad en estas semanas. “La recuperación será lenta y escalonada”, prevén.

Todas las empresas han notado el cierre del canal Horeca y se enfocan al consumidor

En Repostería San Martín de Porres, su representante, Miguel Ángel Gutiérrez, afirma que “como somos fabricantes, hemos sentido el reflujo de los picos de demanda en los minoristas, con incrementos sustanciales de los pedidos medios a un mismo cliente”. Sí observan un descenso de las ventas de entorno a un 20%, pero consideran que es pronto para hacer una evaluación definitiva.

En su opinión, a corto plazo, uno o dos meses, el nivel de ventas se mantendrá comparado igual periodo años anteriores, pero a medio y largo plazo estiman que la demanda bajará como efecto de la crisis económica que seguirá a la crisis sanitaria.

“La producción y distribución de nuestros productos están garantizados, no va a haber desabastecimiento de ningún tipo a ningún cliente, señala. “Hoy en día estamos mucho más preparados para hacer frente a pandemias de este tipo que hace años y si mantenemos la disciplina social necesaria, saldremos pronto de esta situación”, agrega.

Cárnica

En la empresa cárnica Prolongo indican que la demanda se ha estabilizado bastante después de las primeras semanas de más intensidad y ahora el consumo de los clientes se ha desviado hacia los productos de loncheado al ser para consumo doméstico y no de restauración.

Afirman que pueden garantizar el 100% de las demandas de nuestros clientes “y también tenemos la suerte de que dentro de la compañía contamos con matadero y sala de despiece”, explican.

“Estamos en momentos muy inciertos y para Prolongo es muy importante que se recupere la actividad empresarial en el sector de la hostelería; aprovechamos para dar todo nuestro apoyo a esos profesionales que se encuentran ante un futuro incierto y mucha fuerza para todos los afectado por el Covid-19”, añaden.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios