Entrevista al presidente de Vinícola del Condado José Espina Rosado: “Hacemos vinos a la carta para cada uno de los clientes”

  • El responsable de la cooperativa de segundo grado dice que en la comarca del Condado hay aún mucho que hacer por la unión de las cooperativas.

José Espina Rosado: “Hacemos vinos a la carta para cada uno de los clientes” José Espina Rosado: “Hacemos vinos a la carta para cada uno de los clientes”

José Espina Rosado: “Hacemos vinos a la carta para cada uno de los clientes”

La cooperativa Vinícola del Condado acaba de recibir el reconocimiento “Empresa Innovadora” concedido por Carrefour en sus Premios Pyme Andalucía 2018, con los que distingue a sus mejores proveedores regionales. Vinícola del Condado es la mayor cooperativa vitivinícola de Andalucía por número de asociados y volumen de producción, suma 800 hectáreas de viñedo, medio millar de socios agricultores y una producción de 10 millones de litros, de la que exporta ya la mitad.

–¿Acaban de recibir el premio Empresa Innovadora de Carrefour ¿qué significa para ustedes?

–Para nosotros este premio es muy importante, no solo por lo que pueda suponer comercial o económicamente, sino porque valida el proceso de transformación que venimos llevando a cabo en nuestra cooperativa desde hace unos años, a fin de apostar claramente por la innovación y la producción de vinos diferentes que nos distingan en el mercado.

–¿Por qué reconocen exactamente su innovación? ¿Qué elementos han introducido y en qué áreas que les hagan merecedores de este premio?

–Aunque el premio tiene de base un proyecto concreto, que son los vinos Primus Vinum (blanco semidulce) y Ossetanum Vinum (tinto semidulce), de la línea Lagar de Osset, en realidad es el reconocimiento a varios años de lanzamiento de propuestas innovadoras como el Misterio Experience, que fue el primer vino de limón del mundo, o el vino de fresas Fresh On, elaborado junto a la cooperativa Fresón de Palos. Estos vinos son un trabajo conjunto de nuestra bodega y el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache, con la colaboración de Carrefour. Su peculiaridad reside en que se trata de unos vinos elaborados al modo primitivo, en base a una fermentación con productos naturales exclusivamente, reproduciendo el modo de vinificación de la época turdetana romana en el Lagar de Osset, unos restos arqueológicos ubicados en el Aljarafe sevillano que han resultado ser de los lagares de vinos más antiguos descubiertos en la península Ibérica y que datan del siglo III a. C.

–Cómo surge esa iniciativa de hacer caldos tan novedosos como el de fresa, el de naranja o el de limón?

–Contamos con un departamento técnico muy joven con muchas ganas de trabajar y que siempre está innovando, aunque hasta que un producto nuevo sale a la luz, otros veinte se quedan por el camino. Los nuevos profesionales, la mayoría mujeres, han traído frescura e ilusión a todo lo que hacemos cambiando nuestra forma de hacer las cosas y haciéndonos salir de nuestra zona de confort.

El primer vino de hielo del Sur

–¿Qué proyectos innovadores tienen ahora en proyecto?

–Pues el próximo producto que vamos a lanzar es un proyecto que me ilusiona muchísimo. Saldrá a la luz en menos de un mes, es un ice wine o vino de hielo. Suele elaborarse en climas muy fríos como Alemania, Austria o Canadá, donde la uva se congela en el campo. Evidentemente, en Andalucía es imposible esperar que la uva se congele en pleno mes de agosto, ante lo que, una vez vendimiada, la hemos mantenido en cámaras frigoríficas para obtener un vino muy especial que se caracteriza por la concentración de azúcares, ácidos y aromas de una forma increíble. Se llama Carámbano, será el primer vino de hielo del Sur y estoy convencido de que sorprenderá a todo el que lo pruebe.

Representantes de la cooperativa en los premios pyme carrefour Andalucía 2018 Representantes de la cooperativa en los premios pyme carrefour Andalucía 2018

Representantes de la cooperativa en los premios pyme carrefour Andalucía 2018

–Son la mayor cooperativa vitivinícola de Andalucía, ¿cuál es el origen y cómo ha sido la evolución hasta ahora?

–La cooperativa se fundó en 1955 como solución al problema que sufrían los pequeños agricultores de la comarca a raíz de las parcelaciones de las dehesas de Montañina y Remuñana durante los años veinte y treinta del siglo XX, las cuales se repartieron entre los jornaleros de Bollullos Par del Condado, dando lugar a una gran cantidad de pequeños productores minifundistas de uva sin de capacidad de negociación ante las grandes bodegas. Años después, al final de la década de los cuarenta y los primeros de los cincuenta, se produjo un desorbitado incremento de la producción, que generó una de las mayores crisis sociales en el municipio. El de 1953 se recuerda todavía como “el año de las pozas”, pues en aquella campaña los lagares existentes en Bollullos resultaron insuficientes para almacenar la totalidad de la uva vendimiada, que se tuvo que derivar a pozas antiguas y en desuso de solares y casas. Ante estas circunstancias, que ponían en peligro la supervivencia del sector, se creó Vinícola del Condado, aglutinando la producción de los pequeños viticultores, que pasaron a ser los mayores elaboradores y comercializadores de vino Andalucía.

–¿En qué zonas están los socios?

–Los socios se ubican fundamentalmente en la comarca del Condado, donde la unión de las cooperativas no está tan avanzada como en otras zonas vitivinícolas. Sin embargo, en los últimos años estamos dando pasos en la comercialización conjunta de muchos productos a través de la cooperativa de segundo grado Onucoop, que aglutina a seis cooperativas vinícolas del Condado.

–¿En qué se diferencia su producción?

–En cuanto a nuestro valor diferencial, actualmente hacemos vinos a la carta para cada uno de los clientes, lo que conlleva un mayor gasto y complicaciones, pero también productos singulares y de mayor valor añadido con los que fidelizamos a nuestros clientes.

–¿Cómo son sus vinos? ¿Y sus viñedos?

–Los vinos del Condado son únicos en el mundo por varias razones. La primera, porque hacemos vinos de variedad zalema, que es autóctona de la zona y solo se produce aquí. La segunda, por nuestra estratégica ubicación geográfica, rodeada de tres parques naturales: Sierra de Aracena y Picos de Aroche, al norte; Las Marismas del Odiel, al oeste; y el Parque Nacional de Doñana al sur y este. Precisamente, esta estratégica situación de la comarca del Condado hace que resulte muy difícil encontrar un lugar más ideal para el desarrollo del cultivo de la vid, pues cada enclave natural aporta unas peculiaridades y matices a los vinos que los hacen sin duda especiales.

José Espina Rosado recogiendo el galardón. José Espina Rosado recogiendo el galardón.

José Espina Rosado recogiendo el galardón.

–¿Dónde venden su producción? ¿Siguen ampliando mercados?

–Aunque nuestro principal mercado está en España, principalmente en Andalucía, actualmente la exportación supone ya casi el 40% de los vinos embotellados y pensamos que este 2019 llegaremos por primera vez al 50%. Otros destinos importantes, por facturación, son China, Rusia, Estados Unidos, Nigeria, República Checa, Japón y Alemania, aunque llegamos de alguna manera u otra a casi toda Europa.

A la sombra de Jerez

–¿Son suficientemente conocidos en España los vinos del Condado de Huelva?

–La verdad es que no. El hecho que se empezara con la comercialización de embotellados mucho más tarde que en otras zonas y el no tener una gran bodega o grupo bodeguero fuerte que haya servido de punta de lanza para dar nombre a la Denominación de Origen, nos ha restado protagonismo. Durante años, hemos permanecido a la sombra de Jerez, pese a la calidad y diferenciación de nuestros caldos.

–La innovación es la clave de su crecimiento ¿no?

–Actualmente, la innovación es transversal a todo lo que hacemos en nuestra cooperativa y por, lo tanto, seguro que habrá nuevos lanzamientos, así como innovaciones que iremos incorporando progresivamente a referencias ya existentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios