Andalucía

El Defensor del Menor pide un diagnóstico sobre la pobreza infantil

  • Jesús Maeztu también lanza una alerta sobre la situación de los niños con discapacidad

El Defensor del Menor, Jesús Maeztu, durante su intervención de ayer en el Parlamento. El Defensor del Menor, Jesús Maeztu, durante su intervención de ayer en el Parlamento.

El Defensor del Menor, Jesús Maeztu, durante su intervención de ayer en el Parlamento. / josé manuel vidal / efe

"El 80% de niños que son pobres hoy lo serán en el futuro". Así de contundente se mostró ayer el Defensor del Menor, Jesús Maeztu, que acudió al Parlamento a presentar su informe del año 2015. La pobreza infantil es una de las mayores preocupaciones de la oficia que dirige el también Defensor del Pueblo, por lo que solicitó ante el Pleno un diagnóstico de la situación para que pueda abordarse mejor la solución. Maeztu también llamó la atención por problemas como el acoso, las dificultades educativas de los discapacitados o la atención a los menores refugiados por conflictos armados

Maeztu recordó que la pobreza reduce las posibilidades de futuro de los niños y adolescentes. Por ese motivo el Defensor insta en su informe a aumentar el presupuesto que las administraciones destinan a protección social a la familia y la infancia para acercarlo al 2,4% que dedican en la Unión Europea. En el ámbito andaluz, Maeztu urge a la Junta a reactivar la Alianza contra la pobreza infantil, una iniciativa que el Gobierno socialista auspició con hasta 30 organizaciones de la sociedad civil y que se encuentra casi paralizada.

Según explicó el Defensor, la crisis ha golpeado duramente a los menores con discapacidad, tanto si están matriculados en centros convencionales como si lo están en centros especializados. En estos últimos existe una falta de recursos; mientras que en los colegios convencionales hay carencia de monitores en Infantil y Primaria. Atención especial merecen, señaló Maeztu, los menores con discapacidad que se han quedado sin plaza en los comedores por la primacía de acceso para los niños y adolescentes sin recursos.

El acoso es otro de los problemas que señala Maeztu en su informe de 2015. Su oficina está ultimando un documento que analiza el conflicto y que se hará público próximamente. En su discurso, el Defensor abogó por mantener a los menores acosados en sus centros y pidió protección sobre los niños que sufren este tipo de situaciones por su orientación sexual o su identidad de género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios