Andalucía

Detenidas dos personas que han estafado más de dos millones de euros a empresarios de toda España

  • Los arrestados utilizaban el timo del 'nazareno' contra empresas dedicadas a la importación y exportación de productos agrícolas

Comentarios 1

Agentes de Policía Nacional han detenido en Roquetas de Mar (Almería) a Alfonso P. B., natural de Murcia de 43 años, y a Manuel G. M., natural de Almería y de 42 años, como presuntos autores de varias estafas cometidas por el procedimiento del “Nazareno”. Los arrestados han defraudado a siete empresas ubicadas en distintas provincias españolas y dedicadas a la importación y exportación de productos agrícolas, ascendiendo la cantidad defraudada a más de dos millones de euros.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de diversas denuncias de empresas dedicadas a la importación y exportación de productos agrícolas. Los agentes comprobaron que todas tenían un patrón común: los denunciantes se dedicaban a la misma actividad, mantenían una relación comercial con la misma empresa de explotaciones agrícolas ubicada en Roquetas de Mar y habían sido estafados por ésta.

Modus operandi

Los hechos denunciados corresponden a un tipo de estafa conocido como “Nazareno”. En esta modalidad delictiva el timador crea una supuesta empresa que intenta aparentar solvencia en el mercado y ganarse la confianza de otras mercantiles con las que establece relaciones comerciales. En unas primeras y pequeñas transacciones la empresa estafadora cumple en toda regla los acuerdos y pagos establecidos. Posteriormente se solicitan nuevos productos, de mayor cuantía, que son facilitados por la víctima creyendo que van a ser pagados como siempre pero que finalmente nunca son pagados.

En esta ocasión empresa investigada se dedicaba a la compra y exportación de productos agrícolas, principalmente patatas, ajos y cebollas. El propietario de la empresa Alfonso P.B. contactaba con otras mercantiles suministradoras del sector, repartidas por toda España, comprando, en un principio pequeñas cantidades, a un precio muy por encima del imperante en el mercado, aceptando el pago mediante pagarés a 30, 60 y 120 días los cuales abonaba escrupulosamente antes de su vencimiento. Esta empresa no trabajaba con otras que exigieran el pago en efectivo.

De esta forma los detenidos creaban un clima de confianza en la relación comercial con los suministradores ya que, además de que la empresa estaba correctamente inscrita en el Registro Mercantil, los vendedores obtenían beneficios.

Una vez establecida la relación comercial, la empresa empezaba a solicitar pedidos de un alto valor económico y de gran cantidad de productos, el cual se pagaría como en los pedidos pequeños, mediante pagarés a tiempo vencido. Cuando los afectados intentaban hacer efectivo el pagaré en las cuentas bancarias que Alfonso P.B. les había proporcionado, no era posible ya que las mismas se encontraban sin fondos.

Mientras, Alfonso P.B. introducía en el mercado la mercancía obtenida sin coste alguno, dándole una rápida salida a través de otras empresas que lo exportaban a Italia y Senegal, a un precio bastante inferior. Él cobraba el dinero en el acto y obtenía importantes beneficios económicos.

El análisis de las diferentes cuentas bancarias de la empresa implicada llevó a los investigadores a descubrir que el otro miembro de la organización, Manuel G.M., figuraba como autorizado y que regentaba un Pub de la localidad de Aguadulce. Alfonso transfería los ingresos por las ventas de los productos a otra entidad bancaria de la que es titular el otro detenido el cual hacía efectivas las cantidades.

Los agentes pudieron determinar que ambos detenidos son socios, e incluso el mencionado pub perteneciente a la empresa investigada.

Entrada y registro

En la operación se ha intervenido gran cantidad de documentación: facturas, albaranes, cheques falsos y pagarés que están siendo analizados para conseguir demostrar la implicación de los detenidos en todos los delitos de estafa que se les imputan.

La operación ha sido desarrollada por los Grupos V y VI de la Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Almería, en colaboración con la Comisaría de Distrito de Arganzuela en Madrid y Comisaría Local de Chirivella (Valencia). La investigación sigue abierta y no se descarta el esclarecimiento de otros hechos similares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios