Isla Cristina

Detenido tras propinar una paliza a su mujer y desnudarla en plena calle

  • El hombre provocó destrozos en un bar cerca de su casa en Pozo del Camino

Casa en la que se produjo la agresión del hombre a su mujer. Casa en la que se produjo la agresión del hombre a su mujer.

Casa en la que se produjo la agresión del hombre a su mujer. / J. Landero (Isla Cristina)

La Guardia Civil ha detenido a un vecino de la barriada isleña de Pozo del Camino tras encontrar los agentes a su mujer en su casa con hematomas y magulladuras después de haberle propinado una paliza tras haberla sacado a la calle, donde la desnudó, y provocar destrozos en un bar cerca de su casa.

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado que la detención se produjo en la mañana del domingo, cuando una patrulla fue requerida para acudir a un conocido bar de la barriada de Pozo del Camino, de Isla Cristina, donde un cliente había provocado varios destrozos después de discutir con otras personas y con los responsables del establecimiento.

Cuando los agentes le detuvieron, el presunto agresor les pidió que fuesen a su casa para buscarle una medicación, y al entrar en la vivienda vieron que su esposa se encontraba con indicios evidentes de haber sufrido golpes poco antes, con magulladuras y hematomas en diversas partes del cuerpo.

Según las fuentes consultadas, cuando la mujer se estaba duchando le pidió al marido que entrase en la vivienda, ya que se encontraba en plena calle en calzoncillos, pero en lugar de hacerlo, forzó a la mujer a salir a la calle, le quitó la toalla que la cubría tras salir de la ducha, y volvió a entrar con ella en la casa, siendo entonces cuando se produjo la presunta agresión.

El detenido por estos hechos arrojó un resultado positivo en varias drogas

El detenido por estos hechos, que arrojó un resultado positivo en varias drogas, compareció el mismo domingo ante el juzgado número 3 de Ayamonte, que ordenó su ingreso en prisión preventiva y mientras queda fijada una fecha para la celebración de juicio por estos hechos.

Según testigos consultados por esta redacción, el presunto agresor llegó ebrio al bar, emprendiéndola con los clientes y propietarios del mismo, tras lo cual se fue a su casa para salir de ella posteriormente en calzoncillos. Fue entonces cuando su mujer le pidió que entrase en la vivienda, pero en su lugar él la forzó a salir recién duchada y envuelta en una toalla, la cual le quitó, dejándola completamente desnuda.

Posteriormente fue cuando la introdujo en casa y la agredió, acudiendo de nuevo al bar para emprenderla de nuevo con las personas que allí se encontraban y contra parte del mobiliario de la terraza.

Por su parte Eva María Silva López, una de las camareras del bar, ha señalado que el presunto agresor es una persona “muy molesta y problemática” a la que “no servimos en el bar”. Según prosigue, este domingo por la mañana “hubo un problemilla” y “nos tiró toda la terraza causando destrozos en ella”. Igualmente ha señalado que “nos amenazó a mí, a mis compañeras y al dueño, que tuvo que llamar a la Guardia Civil”.

Ana Ramona Teirziu, cocinera del bar, ha relatado por su parte que cuando llegó al bar “el hombre estaba en calzoncillos molestando a los clientes de la terraza, por lo que el dueño llamó a la Guardia Civil, que vino y lo obligó a irse”. Posteriormente, prosigue, una vez que los agentes se marcharon, regresó y “nos amenazó e insultó por haber llamado a la Guardia Civil, especialmente a la hija del duelo porque éste ya se había ido, siendo entonces cuando lo tiró todo en la terraza”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios