Andalucía

Espantada de PP y Podemos ante el veto a tramitar sus propuestas en el Parlamento

  • La crispación en la Cámara desemboca en el abandono de dos grupos por el bloqueo a sus iniciativas y la actitud del presidente El PSOE aprovecha la tensión y habla de "pinza infame"

Los diputados de PP y Podemos escenificaron ayer su enojo ante la continuación del bloqueo a sus iniciativas parlamentarias levantándose de sus escaños y abandonando el hemiciclo durante unas tres horas.

Los dos grupos más numerosos de la oposición, con más escaños juntos de los que ostenta el partido en el Gobierno, llegaron al punto clímax del serial que durante semanas ha protagonizado el inicio de curso parlamentario, con una maniobra del PSOE encabezada por el presidente de la Cámara, Juan Pablo Durán, y secundada por Ciudadanos (C's) para endurecer los trámites a las propuestas de ley que presente la oposición.

En este capítulo tanto PP como Podemos trataron de introducir en el orden del día las iniciativas que (por quinta vez) quedaron bloqueadas, sobre la reducción del impuesto de sucesiones los primeros y sobre una ley de cuentas abiertas de la Junta los segundos, por entender que reunían los requisitos necesarios para su debate. El presidente del Parlamento recordó que para su inclusión era necesario un consentimiento por unanimidad y procedió a consultar a los portavoces.

En el hemiciclo resonó un coro de voces y Durán sólo miró a los socialistas, empecinados en oponerse a la tramitación, una formalidad sin chiste hasta esta legislatura. Fueron los únicos, porque Ciudadanos difundió que estaban conformes con el debate.

Denegada la solicitud, los diputados de PP y Podemos se levantaron. Era una decisión anunciada horas antes, cada uno por su lado. De hecho los diputados de Podemos exhibieron minutos antes de comenzar la sesión unas pancartas denunciando que el Parlamento es un "cortijo".

En el PP la última vez que tomaron esta medida fue hace justo un año, cuando los socialistas cambiaron el Reglamento del Parlamento para declarar incompatibles los cargos de alcalde y diputado.

Para los socialistas, la actitud de PP y Podemos no es más que una sobreactuación que les da pie para rescatar su hit de temporada: la pinza tóxica, diabólica, "infame" según el portavoz parlamentario, Mario Jiménez, de PP y Podemos, dos partidos que parecen en las antípodas ideológicas, pero que aparecen unidos contra el Gobierno socialista. "¡Hacerle fotos, hacerle fotos!, declamaba Verónica Pérez, representante socialista en la Mesa.

El PSOE justificó que el asunto ya estaba solventado: la Mesa aprobó un escrito de Ciudadanos y secundado por el PP para que estas iniciativas se tramiten por urgencia, así que el capítulo estaba aplazado para la semana que viene. Ambos grupos deberán llevar entonces los nuevos informes requeridos. Según los socialistas, a PP y Podemos les interesa saltarse el guión porque el espectáculo debe continuar.

Otros actores principales tomaron la palabra. El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, justificó el "plante" en el pleno como un gesto " favor de la pluralidad democrática en el Parlamento". La portavoz parlamentaria de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, dijo que se trató de un "último recurso" ante la "imposibilidad" de que los diputados puedan hacer su trabajo.

El resto de la jornada el salón plenario despertó escaso interés no sólo para los diputados de PP y Podemos. La presidenta, Susana Díaz, sólo compareció para una votación. En el balance de la temporada turística sólo un par de miembros del Consejo de Gobierno arroparon al titular del ramo.

La continuación de la serie sobre las iniciativas se aplaza al próximo miércoles, donde previsiblemente pasarán a pleno, superarán el trámite y luego se debatirán en comisión, donde serán tumbadas. Salvo nuevos eventos inesperados destinados a la audiencia electoral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios