Andalucía

Las deudas de la Junta empujan las aguas fecales del Condado a Doñana

  • La construcción de las depuradoras de Almonte y Bollullos lleva seis meses paralizada

Dicen que si la naturaleza se mantiene al margen, cualquier problema que pueda surgir en la construcción de una infraestructura será atribuible, de forma directa o indirecta, a las necesidades del vil metal. El hecho de que las aguas fecales que generan cerca de 50.000 habitantes en la zona del Condado continúen alcanzando el corazón de Doñana a través del Arroyo del Partido y sus marismas tiene también que ver con el dinero, en este caso con los supuestos impagos de la Agencia Andaluza del Agua (Consejería de Medio Ambiente) con Befesa Construcción y Tecnología Ambiental S.A. Las obras llevan seis meses paralizadas.

La entidad mercantil se adjudicó en 2006 el contrato del Ministerio de Medio Ambiente por importe de 10.147.219 euros para la construcción de dos depuradoras en las urbes de Bollullos y de Almonte. Esta última trataría a su vez los detritus llegados desde Rociana del Condado.

La dimensión de este desaguisado medioambiental se ve agravada ahora por el hecho de que la depuradora biológica, o vulgarmente llamada de lagunaje en Almonte, no se encuentra en estos momentos operativa.

Sobre la misma y sus inmediaciones se asentaría la nueva planta, por lo que según afirman los empresarios de varias subcontratas que padecen la cadena de impagos, las aguas fecales pasan actualmente sin ningún proceso de decantación, hecho que no ha podido ser constrastado debido a que la vigilancia de la obra prohibió el paso a los medios de comunicación.

A ello cabe sumar que tanto el agua procedente de Bollullos como de Rociana alcanzan Doñana sin ningún tipo de proceso de depuración. En el primer municipio las canalizaciones a través del Arroyo Cerrada se encuentran culminadas, de forma que toda el agua fluvial y fecal que generan sus ciudadanos alcanza la infraestructura medioambiental, si bien la falta de conexión hace que el agua se vierta nuevamente al arroyo, lo que es extrapolable al caso de Rociana.

La futura estación depuradora almonteña habría de trabajar con caudal máximo de pretratamiento de 697 metros cúbicos por hora y un caudal biológico de 464 metros cúbicos. La depuradora vecina tendría la mitad de capacidad, concretamente 339 en pretratamiento y trabajaría en el reactor biológico con 226 metros cúbicos. Ambas darían sobradamente servicio a la población del Condado y las previsiones de crecimiento en los próximos 20 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios