Andalucía

Mata a su novio en Córdoba y oculta el cadáver durante meses

  • La mujer ingresa en prisión tras hallar la Policía a la víctima en su casa

  • La familia del hombre avisó de la desaparición en enero

Patio de la vivienda donde residía la pareja y donde fue hallado el cadáver, en la plaza cordobesa de la Fuenseca.

Patio de la vivienda donde residía la pareja y donde fue hallado el cadáver, en la plaza cordobesa de la Fuenseca. / o. baRRIONUEVO

El Juzgado de Guardia decretó ayer prisión comunicada y sin fianza para la mujer acusada de matar a su pareja y ocultar el cadáver durante meses en la vivienda que ocupaban, situada en el número 3 de la plaza de la Fuenseca. La decisión se tomó después de que la mujer pasara a disposición judicial ayer por la tarde tras haber sido detenida el viernes por la mañana por la Policía Nacional. La presunta agresora permanecerá en la prisión de Alcolea mientras se desarrolla la instrucción, según comunicó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La Policía detuvo a la sospechosa el viernes, sobre las 10:00, ' en el lugar donde habrían ocurrido los hechos, en su domicilio. Fuentes de la investigación informaron de que los agentes precisaron de la ayuda de los bomberos para acceder a la vivienda, ya que ésta se encontraba cerrada con candado, y para sacar el cuerpo del hombre, que se hallaba oculto bajo escombros.

El hallazgo se produjo después de que los agentes iniciaran una investigación tras la denuncia de la desaparición por parte de la familia de un hombre a finales de enero, que los agentes relacionaron con el descubrimiento del cuerpo a falta de los resultados oficiales de la autopsia.

Los efectivos, además del cadáver, encontraron una mancha de sangre y a la mujer en el lugar, lo que levantó las sospechas de que había sido una muerte violenta; en ese momento, se procedió a la detención de la sospechosa. Fuentes consultadas por este periódico adelantaron que la muerte violenta se abría producido con ayuda de un arma blanca.

La presunta homicida y la víctima son personas conocidas en la zona. Los vecinos relataron ayer que tanto él como ella tendrían entre 40 y 50 años y llevaban ya algunos residiendo en la vivienda donde sucedieron los hechos. La casa, propiedad del banco, había sido ocupada hace varios años; algunos testigos los relacionaron con asuntos de drogas. Según las declaraciones recabadas entre residentes de la zona, a menudo se escuchaban fuertes discusiones, lo que requirió la presencia policial en más de una ocasión, y también fueron los agentes los que recomendaron a la mujer que denunciara un posible maltrato por parte de su pareja después de que ésta asegurara que le pegaba. Ambos eran conocidos tanto en la zona como en las inmediaciones, y a él se le podía ver hablando habitualmente con los vecinos o por la plaza de la Corredera. En cuanto a la mujer, las mismas fuentes manifestaron que no solía salir mucho de la casa pese a que se encontraba en ruinas.

Fue a partir de octubre cuando se empezó a percibir un mal olor muy fuerte. Los habitantes de esta zona del centro de Córdoba pusieron en conocimiento de las autoridades competentes, en más de una ocasión, ese olor que inundaba la plaza y que en un primer momento no relacionaron con el número tres de la misma plaza. Testigos y conocidos de la pareja explicaron que cuando dejó de verse al hombre pasar por la zona, la ahora detenida explicaba que estaba en Sevilla, ciudad de donde era originaria la víctima.

Mientras tanto, en una de sus actuaciones, la Policía ya había cerrado la puerta de la casa con un candado, dado que la vivienda estaba siendo ocupada ilegalmente, por lo que pudo verse a la mujer intentando acceder a la misma a través de la ventana en compañía de otro hombre.

Tal y como confirmaron fuentes de la investigación, la familia del muerto había puesto una denuncia por desaparición a finales de enero, lo que llevó a la Policía Nacional a inspeccionar la plaza al tener constancia de que ésta solía frecuentarla. Fue el viernes cuando los agentes entraron en el domicilio y encontraron el cadáver y a la supuesta homicida. Algunos testigos que presenciaron la detención aseguran que ésta se derrumbó y confesó la autoría del crimen.

El Instituto Anatómico Forense realizará la autopsia para determinar las causas de la muerte y cuánto tiempo llevaba sin vida oculto en la casa. De la misma forma, los agentes encargados de la investigación continúan recabando datos para determinar cómo se produjeron los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios