Casado confirma a Moreno como candidato

Oña tumba a Arenas

  • Pablo Casado apoyará a Juanma Moreno hasta las elecciones andaluzas, pero el nuevo PP acabará con toda la influencia 'arenista' en el sur

Pablo Casado abraza a Juanma Moreno en un acto celebrado en Málaga en junio Pablo Casado abraza a Juanma Moreno en un acto celebrado en Málaga en junio

Pablo Casado abraza a Juanma Moreno en un acto celebrado en Málaga en junio / Jorge Zapata / Efe (Málaga)

Comentarios 2

Pablo Casado no es rencoroso, pero actuará como presidente, esos tiempos de las delegaciones se han acabado”. Uno de los colaboradores del nuevo líder del PP se expresa de este modo al ser interrogado por el futuro del partido. No es rencoroso, integrará en la medida de lo posible, pero actuará de presidente y habrá cambios, y estos cambios afectarán en gran medida a Andalucía, donde la dirección apoyó hasta el final a Soraya Sáenz de Santamaría. Una figura despunta desde el sur: Esperanza Oña, parlamentaria autonómica, y otra declina, Javier Arenas. Es una de las candidatas a ser secretaria general, que será mujer.

Arenas y Oña son de la misma cosecha, de la del 57, pero desde hace tiempo han vivido enfrentados dentro del PP. Sin ruidos, sin estridencias, pero separados. Oña pudo ser en su día la sucesora de Arenas cuando éste dimitió, pero el puesto recayó, primero, en Juan Ignacio Zoido, después en Juanma Moreno.

En el equipo de Casado señalan a Arenas como el verdadero organizador de la campaña de Soraya Sáenz de Santamaría, como el conseguidor de los apoyos en Andalucía a la ex vicepresidenta. Y en buena parte del país. El político andaluz lleva en la cúspide del poder popular desde 1990, pocos como él conocen la formación y este saber se puso a favor de Soraya, pero los casadistas también le afean las malas artes. Y a Antonio Sanz le señalan como escudero.

Si Juanma Moreno no logra ser presidente o entrar en el Gobierno andaluz, deberá enfrentarse a un congreso donde los 'casadistas' posiblemente ganarán

Las elecciones primarias son así, Casado tampoco es un espíritu seráfico, peor cuando se trata de integrar, se integran, y si caben, a los templados. Juanma Moreno, el presidente del PP andaluz, ha asumido un gran riesgo al ponerse al lado de la ex vicepresidenta a menos de seis meses de las elecciones autonómicas, pero no se le considera el cerebro gris del sorayismo en el sur. Lo que es posible que, incluso, sea peor, porque lo que ha demostrado esta elección es que Arenas, Sanz y su equipo son los que realmente tienen capacidad de llegar hasta los últimos terminales del partido.

Juanma Moreno será el candidato del PP en las elecciones andaluzas. Casado lo ha confirmado. Los comicios pueden ser convocados a finales de verano, y el futuro de Moreno dependerá de sus resultados. Si no son extremadamente buenos, y eso significaría ser presidente o entrar en el Gobierno andaluz, deberá enfrentarse a un congreso donde los casadistas plantearán una batalla que, posiblemente, ganarán.

Los casadistas originarios en Andalucía se cuentan con una sola mano. Los únicos que apoyaron al nuevo presidente en la primera vuelta fueron Esperanza Oña y el alcalde de Vejer, José Ortiz. Casado dio un mitin en esta localidad jandeña los primeros días de su campaña, pero ahora se ha revelado que el nuevo líder no contó con el apoyo de la organización provincial para que el acto fuese en Cádiz capital. Este es el tipo de cosas que se apuntan.

Una vez que María Dolores de Cospedal fue apeada en la primera elecciones, buena parte de sus apoyos en el sur pasaron a Casado, aunque no todos. Los cospedalianos más notorios, como Juan Ignacio Zoido, José Antonio Nieto y Sebastián Pérez, se pusieron junto a Casado. Nieto es uno de esos nombres a seguir, fue la opción de Cospedal en la sucesión de Zoido y ahora volverá a escena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios