Luis planas

"Podemos asegurar que el nivel de ayudas para el agricultor será semejante al actual"

  • Ajeno a la polémica, se muestra satisfecho a pocos días de su despedida del "resultado positivo" de la negociación de la PAC Cree que gracias al acuerdo la región recibirá 2.000 millones al año

-¿Se puede decir ya que Andalucía va a recibir por la Política Agraria Común (PAC) lo mismo que en el periodo anterior? ¿Qué le diría al agricultor?

-El acuerdo político de la semana pasada sienta las bases para que agricultores y ganaderos andaluces perciban los mismos fondos que en el anterior periodo, lo cual es un logro evidente teniendo en cuenta el punto de partida. La propuesta de la Comisión suponía, en una proyección simple, una pérdida del 30% de los fondos, 1.600 millones en ayudas directas, 100 en medidas de mercado y 300 en desarrollo rural. Finalmente, los objetivos de convergencia interna se han hecho en unas condiciones de tal flexibilidad que han permitido una aplicación a la carta. Eso supone una propuesta basada en la comarca agraria, con cuatro usos: secano, regadío, barbecho y pastos, y con 32 niveles de intensidad según la percepción de las ayudas. El Gobierno ha identificado 316 comarcas, lo cual supone que estamos ante 40.448 universos de convergencia. Con eso se minimizan al máximo los riesgos de la convergencia.

-40.000 universos de convergencia son muchos. ¿No va a ser muy complicada la aplicación práctica? ¿Complicará la burocracia?

-Los temas de la PAC son muy complejos en su aplicación inicial. La primera atribución, en la próxima campaña, lo va a ser. Pero lo importante es que el resultado final sea semejante al actual. El reparto no es de arriba a abajo, sino que es una generación de derechos de abajo a arriba, lo cual hace el tema especialmente complejo.

-Y eso es lo que hace imposible ahora decir lo que recibirá cada agricultor.

-Es imposible calcularlo en este momento, pero sí podemos decir con seguridad que los niveles serán semejantes a los actuales. Hay que añadir dos elementos suplementarios: el pago verde (30% del la ayuda por prácticas medioambientales) está asegurado, no sólo a los cultivos permanentes, también a los demás, por las prácticas que ya llevan a cabo; y está también el añadido de las ayudas a los jóvenes agricultores, un 2% del total.

-Usted sostenía que Andalucía debía recibir 2.000 millones, porque es lo que recibe ahora Arias Cañete hablaba, sin embargo, de 1.790.

-La Junta usó la fuente del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA). Si vamos a las cifras las asignadas a 2013, esas son las de la Consejería. Yo creo que es la referencia, la buena referencia.

-Pero el ministro considera todo el periodo, desde 2007

-Considera los niveles de ejecución medios durante el periodo, pero para nosotros es muy importante que el punto de partida sea similar al punto de salida del anterior periodo.

-Es una cuestión por dilucidar.

-No. El acuerdo de base sobre la reforma nos va a permitir globalmente mantener los fondos.

-Pero esa cuestión en concreto sí está por dilucidar.

-¿Qué cuestión?

-Si se tiene en cuenta la ejecución media del periodo o el último año.

-Para la Junta está claro y esa es la base de trabajo.

-Para la Junta sí, pero para el Ministerio no.

-Ya, pero para nosotros la base de partida es la nuestra y yo estoy convencido en que de la forma que hemos alcanzado el acuerdo llegaremos ahí.

-Usted dijo que el modelo de comarcalización, que al final es el que permite que se conserven las ayudas, es una iniciativa andaluza.

-Cuando se planteó ese debate desde la Consejería planteamos un modelo basado en la comarca agraria, que, adaptado por el Ministerio, ha sido la base del resultado final. Y, sinceramente, me siento muy orgulloso y el propio Ministerio lo ha reconocido así públicamente.

-El sector de las frutas y hortalizas, en Almería, por ejemplo, se queja de que queda fuera del nuevo reparto.

-Hablamos de una agricultura que obtiene sus rentas del mercado. En cuanto a la inclusión, había dos posibilidades: plantearla a nivel nacional o comarcal. A nivel nacional había una posición por parte de algunas autonomías de restar fondos a las que más teníamos. En cuanto el Ministerio cambió a un esquema comarcal sólo Andalucía y Cataluña apoyamos la inclusión de frutas y hortalizas junto al viñedo. La posición de algunas comunidades no era de apoyo al sector, sino una maniobra para transferir fondos desde Andalucía y eso no lo podíamos permitir.

-Se ha acordado que el 15% vaya a ayudas acopladas (vinculadas a la producción) pero a dónde van a ir en concreto no está fijado.

-Se ha determinado una prioridad clara para la ganadería, en especial para el vacuno de leche. Andalucía ha mantenido siempre que las ayudas acopladas no deben ser un mecanismo de transferencia, sino de estabilización de los fondos disponibles.

-El objetivo es mantener lo que hay ahora, entonces.

-Lógicamente sí. También para el algodón, al que no se le pueden aplicar medidas acopladas. Pensamos en mecanismos equivalentes.

-¿Prefiere una definición de agricultor activo positiva o negativa (lista de actividades no susceptibles de recibir ayuda)?

-Nuestra posición tiene que ir pegada a los textos europeos, y la definición es negativa. Está claro que la legitimidad de la PAC va unida a un ejercicio real de la actividad agraria. Pero, ¿cómo se define? Depende. En Andalucía tenemos muchos perceptores que son pensionistas. Si fueramos excesivamente estrictos no serían perceptores y eso sería injusto.

-¿Por qué sería injusto?

-Son gente de edad avanzada que usa la agricultura como complemento de su pensión. También hemos conseguido que los perceptores que cobran menos de 1.250 euros no estén sometidos a la convergencia y en cambio, con la oposición de Andalucía, se ha subido de 100 a 300 la percepción mínima, aunque con un periodo transitorio para agrupar explotaciones. En Andalucía hay bastantes perceptores de este tipo, un 10% del total.

-Apenas había margen para medidas de mercado en la conferencia.

-No lo había. La conferencia fue sobre ayudas directas y desarrollo rural. Las medidas de mercado se han fijado a nivel europeo.

-¿No se va con la sensación de que han quedado muchas cuestiones abiertas? Aunque sean técnicas, a veces lo técnico cambia muchas cosas y más en estos temas.

-No. El punto de no retorno se ha alcanzado ya. Más de un 90% de las cuestiones están ya decididas.

-Se marcha entonces tranquilo.

-Yo en todo momento estaba tranquilo, con una política de defensa de los intereses de Andalucía combinada con la cooperación con otras autonomías y el Gobierno para lograr el mejor resultado europeo. A algunos soprenderá. A mí no. A nivel nacional hemos conformado una posición conjunta con productores y cooperativas. El resultado es muy positivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios