Andalucía

Los malagueños Rafael Rodríguez y Luciano Alonso llevarán las consejerías de Turismo y Cultura

  • Málaga conserva las mismas consejerías en el Gobierno de Griñán, que tendrán dos departamentos menos

José Antonio Griñán reforzará su nuevo Gobierno con la entrada de Luis Planas, quien ya fuera consejero de Agricultura y Presidencia de la Junta y que suma una importante experiencia internacional con la titularidad de las embajadas de Marruecos y, últimamente, ante la Unión Europea. Planas ocupará la Consejería de Agricultura ampliada, posiblemente con Medio Ambiente. De este modo, Griñán se aseguraría uno de los objetivos que se marcó al principio de diseñar su nuevo gabinete: la entrada o permanencia de personas que no necesitasen tiempo de rodaje en la Administración. Fuentes próximas al Gobierno explicaron que Griñán dejará su gabinete en 11 consejerías, dos menos que en la actualidad, aunque no todos los departamentos contarán con delegados provinciales. Es posible que sean sólo cinco más el delegado del Gobierno, que tendrá nuevas funciones.

Griñán tomará posesión a mediodía en un acto en el Parlamento al que asistirá el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en representación del Gobierno central, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. También estará la que fue su rival, Carme Chacón, y el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. Después, el presidente informará a la dirección regional del Gobierno, y lo hará público. El presidente se reunió ayer con el líder de IU, Diego Valderas, que será vicepresidente, y habló con varios consejeros. La consejera de Presidencia, Mar Moreno, seguirá en su puesto, así como Antonio Ávila, en Economía. Luciano Alonso, que deja Turismo porque pasa a IU, seguirá en el Ejecutivo, posiblemente en el departamento de Cultura y Deportes.

Varias fuentes del PSOE también daban por seguro a Carmen Martínez Aguayo, en Hacienda; María Jesús Montero, en Salud, y Francisco Álvarez de la Chica, en Educación. La granadina Mar Villafranca, integrante de la Ejecutiva federal del PSOE, se daba como una posible secretaria general de Cultura dentro de la Consejería donde quede esta competencia.

Tanto el gaditano Francisco Menacho, actual consejero de Gobernación, como la jiennense Micaela Navarro, titular de Igualdad y Bienestar Social, seguían siendo consideradas como dudas, aunque en el entorno de esta última se daba por seguro su salida, a pesar del apoyo que le daba el PSOE de Jaén. De quedarse fuera Menacho, y no entrar ningún gaditano o gaditana, esta provincia se quedaría sin consejeros después de atesorar bastante poder en la Junta. Lo mismo le pasaría a Almería.

Por parte de IU, tal y como se apuntó en los últimos días, Diego Valderas, además de vicepresidente se hará cargo de Gobernación, mientras la cordobesa Elena Cortés asumirá el control de Fomento y Vivienda. La sorpresa está en la elección de Rafael Rodríguez, actual miembro de la Cámara de Cuentas, como consejero de Turismo, un puesto para que el que se barajó al concejal del Ayuntamiento de Málaga Pedro Moreno Brenes. Aunque el juego de equilibrios territoriales y orgánicos va en el ADN del PSOE, IU no ha podido escapar tampoco a ello.

La federación de izquierdas ha buscado que la balanza interna no se descompense: tiene a una figura destacada del ala dura del PCA, que es Cortés (también es la responsable de Política Institucional de IU), mientras Rodríguez tiene un perfil que concita a su alrededor a las demás corrientes y a los independientes. A nivel territorial, IU tiene con la cordobesa Elena Cortés un gesto con la provincia que menos bendijo la alianza con el PSOE (sólo apoyó un 60% de la militancia), y con el segundo, Rafael Rodríguez, logra que se quede la Consejería de Turismo en manos de Málaga, la provincia en la que tradicionalmente ha recaído este departamento. El único problema que tendrá que vencer, en este caso Rodríguez, son las reticencias del empresariado del sector. Con sus tres consejerías, IU lograría así arrancar algo más al PSOE de lo que se había propuesto. Quería que su peso parlamentario, el 20% en esta alianza (el PSOE tiene 47 escaños e IU tiene 12), se trasladara al organigrama de la Junta, y ha logrado una proporción del 27%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios