Andalucía

'La Unidad' como destino de la RTVA

  • La corporación audiovisual tiene un déficit de 123,4 millones, pero el real sólo asciende a 1,5 millones de 2013

Ni al actual Gobierno de la Junta se le pasa por la cabeza tomar medidas expeditivas como el valenciano ni la situación de la RTVA es tan insostenible como la clausurada RTVV, que tiene 1.200 millones de déficit acumulado. Canal Sur tiene a fecha de hoy un déficit reconocido de 123,4 millones de euros, pero "no son números rojos de impagos" o que vengan a lastrar las arcas y, por ende, el futuro laboral de la casa. "Gran parte de ese déficit corresponde a gastos que no suponen salida de caja, sino amortizaciones o depreciaciones de inmovilizado", se aclara desde la cúpula de la RTVA. El director interino, Joaquín Durán, comparecía esta semana ante el Parlamento para explicar las cifras provisionales de la corporación durante 2013 y reconoció "un déficit real" de 1,5 millones de euros, el déficit que la RTVA sí deberá enjugar en el presente año tal como ordena la actual normativa. "El déficit de 2013 fue de 26,4 millones, 4,4 millones sobre lo previsto, pero ahí no están incluidos los 20 millones del Fondo Social de la Junta, que irá abonando", subraya Durán a este periódico. La cantidad de ese fondo está contemplada en el contrato programa trienal.

La RTVA tiene pendiente rubricar el convenio colectivo y Durán insiste en que para 2014 no tendría ese "déficit real", ni superado los 22 millones de déficit de explotación autorizado, con una mejor situación del mercado publicitario y si el gasto en personal (el 52% del presupuesto) no se excede, como los 2,6 millones sobre las previsiones de 2013. En la casa aún ha de aplicarse la reducción del 5% de la masa salarial de 2010 y en la negociación con los sindicatos se mantienen dos claves fundamentales para el futuro de la RTVA: la llamada "unidad de empresa", unificando así la plantilla de radio y de televisión, y la "movilidad funcional", para aprovechar que un mismo equipo pueda trabajar para cualquiera de los medios o canales de la casa. "Hasta ahora ha habido sinergias voluntarias, individuales, lo que deseo es que se pueda aplicar a todos. Esto no significa que se aumenten los días o las horas de trabajo, sino que se aprovechen mejor los recursos humanos", detalla Durán. Los sindicatos son suspicaces ante esta propuesta, mientras que el subdirector general, responsable máximo de la RTVA desde el pasado marzo, cree que de esta manera podría ponerse de nuevo en marcha la producción propia del segundo canal. Una reapertura que es una buena impresión en un año en el que sólo se habla del cierre de cadenas. Hasta septiembre hay oportunidad para llegar a un acuerdo del convenio y la posibilidad de contener el presupuesto de 2014.

La cifra de deuda, entre préstamos y pagos atrasados, a día de hoy es de unos 19 millones, dinero que está respaldado con los compromisos de la transferencia. Los abonos a las productoras y al resto de proveedores se encuentran en estos momentos a fecha de mayo de 2013. Un plazo largo, pero por ahora inevitable, para garantizar la estabilidad financiera de la RTVA, que también contará con un segundo plan estratégico en una propuesta que ha recibido críticas desde la oposición. Los empresarios de los servicios externos están curtidos en la paciencia. Los que pueden sobrevivir aún. Los programas se han abaratado en un 30% en los últimos 5 años y ello ha supuesto el despido del 20% en las plantillas de las productoras.

Y el futuro pasa por una reforma en la organización del trabajo entre los 1.500 trabajadores. La opción menos dramática frente a los ERE de Telemadrid o TV3 o el cierre de Nou.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios