Narcotráfico en el Campo de Gibraltar

Las casas de apuestas ‘on line’ de Gibraltar, en el punto de mira

  • La opacidad fiscal del Peñón provoca recelos en España ante la sospecha de que el narco blanquee allí sus capitales  

Luis Esteban, Jesús Núñez y Francisco López, en la entrevista concedida a este medio. Luis Esteban, Jesús Núñez y Francisco López, en la entrevista concedida a este medio.

Luis Esteban, Jesús Núñez y Francisco López, en la entrevista concedida a este medio.

Los problemas se comparten en gran medida con el otro lado del Estrecho. Lejos de las tensiones de antaño y de algunos prejuicios, España y Marruecos se reconocen como dos países amigos que trabajan en contra de las mafias. “A dos puertas de mi despacho en la Comandancia de la Guardia Civil están situadas las dependencias del representante del Gobierno marroquí”, desvela Núñez. “España y Marruecos”, añade, “comparten patrullas mixtas en todoterrenos, barcos y helicópteros. La colaboración es total”.

El otro vecino de España es Gibraltar. En una entrevista concedida en abril pasado al Grupo Joly, la directora general de Aduanas del Ministerio de Hacienda, Pilar Jurado, hizo el símil irónico del Peñón y “un mal novio”: buena planta, promesas incumplidas y mucho decir te quiero para luego irse de copas a escondidas. El siempre espinoso asunto del blanqueo de capitales está en el meollo de la cuestión. Hace años, apunta Núñez, eran frecuentes los casos de responsables de entidades bancarias detenidos por ayudar a legalizar los beneficios obtenidos mediante prácticas delictivas. Hoy no. Los más toscos siguen comprando coches y mansiones de lujo –bien directamente, bien a través de testaferros– cuya adquisición es difícil de justificar luego ante la Policía y el fisco, pero los grandes beneficios logrados gracias a la droga se blanquean por métodos más sofisticados junto con los del tráfico de armas, la trata de blancas o el terrorismo. “Todo va a la misma lavadora”, concluye el coronel.

Las patrullas mixtas con Marruecos se realizan a bordo de todoterrenos, barcos y helicópteros

Las sospechas, en este punto, se sitúan en el juego on line y en las decenas de empresas que desde el Peñón controlan millones de apuestas realizadas desde todo el mundo. Núñez mide sus palabras, pero se le entiende de cabo a rabo: “Yo no digo que todo el dinero que se juega on line sea dinero negro, pero puede ser que una parte del que manejan las empresas del sector tenga una procedencia sospechosa. Por eso el control fiscal es tan importante y por eso España sigue considerando al Peñón como un paraíso fiscal”. Dicho de otra forma, la cuestión desde la perspectiva española es qué cantidad del dinero invertido en las apuestas vía internet, a través de cuentas bancarias domiciliadas en la Roca, tiene realmente un origen totalmente lícito.

El contrabando

La presión de las fuerzas de seguridad hacia el tráfico de hachís ha hecho que algunos delincuentes hayan vuelto al contrabando de tabaco como vía de ingresos. Los mandos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional lamentan que la legislación española considere que no hay delito si el valor de las labores de tabaco intervenidas no superan los 15.000 euros y que, por debajo de esa cifra, el acto se considere una mera falta. Para el hachís, en cambio, la pena prevista en el Código “es la misma si lo incautado son dos o dos mil kilos de resina”.

“Una de las primeras veces que detuve a un contrabandista, el hombre me dijo muy en serio que él no era un delincuente, sino un empresario que daba el empleo que el Gobierno no crea”, rememora Esteban. En muy determinadas áreas, la imagen que proyecta quien trapichea con tabaco y hachís es difusa y su actividad difícilmente es considerada socialmente como algo negativo; más bien es vista como una necesidad, un trabajo ante la falta de alternativas.

Pero la vida del narco como tal es una encerrona vital. Pendientes de que la Policía llame a su puerta. El ya famoso Abdellah fue el Messi del hachís y hoy, oficialmente retirado, apenas puede poner un pie fuera de Algeciras al estar obligado a firmar a diario en los juzgados, a la espera de los dos juicios que tiene pendientes. Y los temidos hermanos Castaña permanecen escondidos en La Línea. Sin saber muy bien en qué ni para qué gastar el dinero. La semana pasada, Antonio y uno de sus compinches, Samuel –el liberado en febrero en el asalto al hospital– escaparon por los pelos de los agentes saltando por los tejados de las casas.

¿Son suficientes los medios?

Un tema de polémica recurrente son los medios con los que cuentan la Guardia Civil y la Policía Nacional. ¿Son suficientes? “Las tasas de criminalidad son muy aceptables y están por debajo de la media nacional, especialmente en lo que se refiere a delitos comunes. Ahora bien, si queremos reducir de manera significativa el problema del narcotráfico, hay que reconocer que un incremento de los recursos sería positivo. Y también mejorar las sinergias con otros cuerpos, creando equipos de trabajo conjuntos. Ya estamos en ello porque la mayoría de las acciones que se realizan contra el narco se hacen entre los dos cuerpos y Vigilancia Aduanera”, afirma Esteban en una opinión compartida con sus compañeros.La Benemérita del Campo de Gibraltar, señala el coronel, no es una unidad aislada y la cobertura de sus plazas está relacionada con la de otras comandancias. “La crisis económica paralizó la oferta de empleo público y a causa de las jubilaciones y bajas en el cuerpo se perdieron en torno a 5.000 agentes en toda España. Con todo, la plantilla en la comarca está cubierta al 90% con unos 1.100 guardias civiles y está previsto que la mitad de las vacantes se cubran en breve con 2.000 alumnos que están en las academias”, afirma.

Además, la Agrupación de Reserva va a verse incrementada de 44 a 60 miembros, el GAR va a seguir en la comarca el tiempo que haga falta y hay también investigaciones por parte de unidades que, aun no estando físicamente aquí, trabajan contra la delincuencia en el Campo de Gibraltar.

En cuanto a la Policía, se espera la llegada de 80 agentes en prácticas y de 18 subinspectores, nueve a Algeciras y otros tantos a La Línea. Con la Operación Paso del Estrecho (OPE) habrá 65 policías de refuerzo, 50 en Algeciras y 15 para el puerto de Tarifa. El director general de la Policía ha anunciado que vendrán refuerzos de agentes experimentados, pero aún no hay más concreción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios