Andalucía

Un infarto de cerebelo obliga a Torres Hurtado a ceder la Alcaldía a Mérida

  • El primer teniente de alcalde guiará los designios de la ciudad durante el tiempo que el alcalde esté recuperándose No se acometerá ningún cambio en el organigrama municipal

Ni vértigos, ni mareos ni desfallecimiento. Cuando el alcalde de Granada entró el pasado domingo en el hospital de Traumatología tenía un infarto de cerebelo. Después de dos días de confusas informaciones sobre el estado de salud del primer edil, en las que sus compañeros de partido afirmaron por activa y por pasiva de que se trataba de una dolencia "banal", ayer los médicos detectaron la causa de la sintomatología. A las ocho y media de la tarde el partido emitía un comunicado en el que anunciaba que el alcalde necesitará un largo proceso para su total recuperación y que, por tanto, el PP procedería al nombramiento de un alcalde en funciones para cubrir este periodo. Tal y como establece el ROM (Reglamento Orgánico Municipal) es el primer teniente de alcalde el encargado de suplir las indisposiciones del alcalde, lo que significa que Juan Antonio Mérida asumirá la Alcaldía durante los días que Torres Hurtado tarde en recuperarse.  

Así lo comunicó ayer el presidente del Partido Popular de Granada, Sebastián Pérez, que poco después de conocer el estado de salud del alcalde convocó una reunión urgente en el Ayuntamiento con todos los concejales del grupo popular. 

 

Quiso empezar su discurso agradeciendo a toda la ciudad "sin distinción de partidos ni ideologías" las muestras de cariño que está recibiendo el alcalde en estos momentos difíciles y afrontó con naturalidad la momentánea sucesión del alcalde. 

 

"Durante muchos años el alcalde ha perfilado un magnífico equipo: serio, trabajador y brillante. He tomado la decisión como presidente del partido de que con la naturalidad propia de un equipo de estas características el primer teniente de alcalde dirija la ciudad en estas semanas, o meses, hasta que Pepe Torres pueda incorporarse". Aunque las caras de preocupación que desfilaron por el Ayuntamiento desde que se conoció el comunicado urgente del partido daban que pensar, Pérez quiso tranquilizar a la ciudadanía. Así que contó que el alcalde está consciente aunque incómodo, como todo paciente que tiene que permanecer en la UCI.  

 

"Al final los políticos somos personas. Como a todos la vida nos puede dar un pequeño revés, aunque felizmente en este caso nuestro alcalde está fuera de peligro", apuntó en su comparecencia ante los medios. 

 

Del contenido de su visita -"humana, no política"-, no quiso dar demasiados detalles, aunque sí quiso compartir con la prensa algunas de las palabras con las que se dirigió a él: "Sebas estoy en las mejores manos, haz lo que tengamos que hacer siempre por el bien de Granada". 

 

Con el alcalde fuera de peligro y Juan Antonio Mérida al frente de la Alcaldía, el presidente del Partido Popular en Granada negó que vaya a haber ninguna reordenación de las tareas en el Ayuntamiento. "Suplir a Pepe es muy complicado, es un hombre que entra al Ayuntamiento a las ocho de la mañana y que termina su jornada a las doce de la noche, pero ya nos hemos conjurado para seguir el ritmo que él siempre nos ha marcado hasta que se incorpore", apuntó. 

 

Este "revés" en la salud de Torres Hurtado no cambiará la agenda de la ciudad ni trastocará la feria del Corpus. Pero, ¿es este un bache político en la carrera política de Torres Hurtado? "Seguimos trabajando desde el partido para ese proceso electoral de mayo del año que viene. Esto no tiene por qué alterar en absoluto los procedimientos internos del PP. Estoy convencido de que para ese momento Pepe Torres estará perfectamente restablecido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios