Andalucía

La cosecha de uva en Córdoba es la más baja de los últimos cinco años

  • El montante de fruto recolectado es de 48,3 millones de kilos, lo que supone una caída del 10% respecto al año pasado, si bien la calidad del producto es mayor

La recolección de uva en la provincia de Córdoba se ha cerrado con unas cifras que no pasarán a la historia, al menos en volumen, ya que la cosecha ha llegado a los 43,3 millones de kilogramos de uva, el peor registro de los últimos cinco años, según los datos facilitados por la Delegación de Agricultura en Córdoba. Sólo respecto al año pasado, las viñas de la provincia han generado un 10% menos de fruto.

Las razones de este descenso las explicó ayer el delegado de Agricultura, Francisco Zurera, quien señaló que en esta campaña se han recogido un menor número de racimos debido a la sequía invernal y de principios de la primavera, así como a las heladas del mes de marzo. A ello se une el bajo rendimiento de las cepas tintas, sólo compensado por la entrada en la fase de la producción de las nuevas plantaciones.

De todas formas, el lado positivo de la campaña viene marcado por la calidad del producto. Así, Zurera dijo que en ello ha influido de manera decisiva las lluvias primaverales y que durante el verano se registraron temperaturas no excesivamente altas. "Y además no hemos vuelto a hablar de los conejos [en referencia a los daños producidos la pasada campaña en las vides por ese roedor]", sentenció el delegado. De esos 43,3 millones de kilogramos, 28 corresponden a uvas para blancos, 10 para dulces y algo más de cinco a tintos.

Una de los distintivos de la vendimia cordobesa, que mayoritariamente se concentra en los 17 municipios de la comarca Montilla-Moriles, es que es la primera de Europa, puesto que a finales de julio comienza ya la recolección de uva para los vinos jóvenes afrutados. No obstante, la corta de fruto se generalizó a lo largo del mes de agosto. Sobre la uva para los llamados caldos generosos, la Delegación de Agricultura ha señalado que se ha tratado de uva con una graduación superior a la de otros años, con racimos sanos y una madures homogénea, sin golpes de calor.

En cuanto a las paseras de pedro ximénez (PX), comenzaron en la tercera semana de agosto y se levantaron en la cuarta de septiembre. Los primeros 20 días destacaron por una climatología muy favorable, obteniendo así dulces PX "de extraordinaria calidad y alta graduación". Después, al levantarse las paseras antes de tiempo por las precipitaciones, "darán vinos con lago menos de azúcar, pero calidad aceptable", informó la Junta de Andalucía.

En su comparecencia, Francisco Zurera también se refirió a los planes de reestructuración del viñedo y apuntó que en los últimos ocho años se han renovado 1.670 hectáreas de este cultivo, un 55% para uvas tintas y un 45% para PX en espaldera. En todo este proceso la aportación económica de la Junta al plan ha superados los 14 millones de euros.

El delegado habló además de los arranques de vides y, aunque reconoció que la superficie ha ido bajando en los últimos años, destacó que a lo largo de 2007, por primera vez, se sembraron más cepas de las que se arrancaron, con lo que la provincia ganó 210 hectáreas de viñas. Zurera fue claro al afirmar que "hay que cultivar viñedos por razones de rentabilidad y no sólo por cultura o tradición", sentenció.

En la actualidad, la provincia cuenta con 8.46 hectáreas de viñedos, de los que un 95% se extienden por Montilla-Moriles y el resto por Villaviciosa y Espiel. En total hay registrados 3.600 viticultores y 109 industrias ligadas a este sector productivo, de las que 15 son cooperativas. Al margen de la denominación de origen y las dos menciones de Vinos de la Tierra, Córdoba contará en unos meses con una DO del vinagre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios