Andalucía

Las cuitas del Bicentenario

  • La exposición estrella de la efeméride, 'Cádiz, Capital del Reino', se cae del cartel y el ex gerente del Consorcio arremete contra sus actuales responsables

El Consorcio del Bicentenario de la Constitución de 1812 en Cádiz ha suspendido la que iba a ser su exposición de referencia, Cádiz, Capital del Reino, la muestra estrella de la conmemoración. Uno de sus gestores, Gabriel Almagro, que tuvo que dejar la gerencia del Bicentenario tras ser destituido de su cargo de delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, acompañando en su marcha al ex consejero de Gobernación y Justicia, Luis Pizarro, presidente del Consorcio, no se reprimió ayer al conocer las excusas con las que se justificaba el carpetazo a la exposición encomendada a Alberto Ramos y Juan José Gelos.

Según fuentes del Consorcio, el proyecto de Ramos y Gelos era "totalmente inviable", no por su coste económico, sino por la "ausencia en la ciudad de equipamientos preparados y amplios para poder acogerla". También se alude al tiempo necesario para una exposición de este calado: dos años como mínimo para negociaciones, alcanzar convenios y cerrar acuerdos con los propietarios de las piezas de la muestra. El proyecto definitivo se entregó hace apenas algunas semanas, "por lo que no hay tiempo material", según las mismas fuentes.

Sin embargo, para Almagro la exposición era "imprescindible", al situar a la ciudad en todo el contexto de 1812, explicando claramente sus causas y las consecuencias. "Iba a ser también uno de los legados que se iban a dejar más allá de 2012 con la edición de una publicación de gran calidad. Por eso es de pacatos ordenar su suspensión. Se podían haber echado atrás otras muestras, pero nunca ésta", afirma el ex gerente de la Oficina.

Almagro reconoce que es cierto que al principio se plantearon problemas de ubicación, tanto por la falta de equipamientos adecuados como por las propias características de la muestra, que incluía piezas de gran valor procedentes de exposiciones y colecciones de todo el mundo. Pero también afirma que tras descartarse edificios como el Hospital de Mujeres y la Diputación Provincial, "la exposición se planteó para su ubicación en el Museo de Cádiz y en su ampliación, la Casa Pinillos, hasta el punto de que se preparó un proyecto para la climatización del patio del Museo" para así garantizar la seguridad de las piezas que se querían traer "y para lo que se había previsto un presupuesto".

El proyecto de Ramos y Gelos era especialmente ambicioso, por lo que "fue necesario recortar el número de obras a exponer, a fin de facilitar la gestión de su préstamo a la exposición del Bicentenario y cifrar el coste total de la misma en unos 700.000 euros". Almagro asegura que cuando él y Pizarro fueron apartados del Bicentenario se iba en tiempo para sacar adelante esta muestra.

Que ahora se haya descartado sólo puede justificarse "porque el actual equipo directivo ha decidido tirar la toalla y no quieren dar al Bicentenario la trascendencia que nosotros sí le íbamos a dar y la que debería de tener". En este "abandono" del concepto del Doce incluye también Almagro otros proyectos diseñados por su equipo que han sido "degradados" por sus sucesores: "La Feria Mar de la Libertad, que nosotros la proyectábamos como una feria de relación con el mar, sus empresas y su relación con el Doce, ha acabado por convertirse en una verbena de barrio, y se han olvidado del homenaje nacional que se iban a dar a los diputados nacionales del Doce".

Alberto Ramos, comisario de la exposición, fue muy claro al conocer la supresión: "Más que sorprendido, estoy cabreado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios