Elecciones Andalucía | Patrimonio cultural Una riqueza de valor incalculable

  • Pese a los reconocimientos de la Unesco, falta una apuesta seria para proyectar los monumentos andaluces

Vista general de Medina Azahara. Vista general de Medina Azahara.

Vista general de Medina Azahara.

El patrimonio y la cultura son temas que no pueden faltar en cualquier campaña electoral que se precie. Los partidos sacan pecho del legado histórico, cultural y natural de Andalucía con el objetivo de buscar votos y apelar al sentimiento de orgullo que sale a relucir cuando la riqueza de la tierra recibe un reconocimiento internacional. En este contexto, las últimas declaraciones de monumentos andaluces como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco han generado una ilusión colectiva, además de impulsar el turismo y las visitas, sobre todo en enclaves que tradicionalmente han estado en un segundo plano. Es el caso de la reciente designación del yacimiento de Medina Azahara en Córdoba, que vivía a la eterna sombra de la Mezquita (también patrimonio) y que desde el reconocimiento de julio ha multiplicado las visitas. Ocurrió lo mismo con los Dólmenes de Antequera o, también en Córdoba, con la dimensión internacional que desde 2012 adquirieron los Patios.

En Andalucía hay 13 declaraciones. Nueve de Patrimonio Mundial (Mezquita de Córdoba en 1984, la Alhambra y Generalife de Granada, 1984 ; la Catedral, Alcázar y Archivo de Indias de Sevilla, 1987; el Parque Nacional de Doñana, 1994; el Albaicín de Granada -ampliación de la Alhambra-, 1994; el Centro Histórico de Córdoba -ampliación de la Mezquita- en 1994; el arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, en 1998; los Conjuntos Monumentales Renacentistas de Úbeda y Baeza, en 2003; y el Sitio de los Dólmenes de Antequera, 2016) y ahora el yacimiento arqueológico de Medina Azahara. A esto hay que sumar tres más de Patrimonio Cultural Inmaterial: el Flamenco en 2010, la Revitalización del saber tradicional de la cal artesanal en Morón de la Frontera, en 2011; y la Fiesta de los Patios de Córdoba en 2012.

La Alhambra de Granada. La Alhambra de Granada.

La Alhambra de Granada.

Hay otros en cartera. El conjunto arqueológico de Itálica, enclavado en Santiponce (Sevilla), aspira a entrar en el exclusivo listado de la Unesco. En espera están también otros posibles reconocimientos que serían compartidos como el caso del Olivar -donde entrarían Cádiz, Jaén, Córdoba, Granada, Sevilla y Málaga-; así como los tambores de Baena (Córdoba), que parece que están en el buen camino.

La aportación de estas declaraciones se refleja en números. Un reciente estudio de la Universidad Loyola Andalucía destaca que la Mezquita-Catedral generó un impacto económico en la provincia de 406,5 millones de euros en 2017. Los puestos de trabajo generados también gracias a ello fueron casi 8.000, debido a la influencia en el resto de sectores (viéndose beneficiados, principalmente, el turismo, el transporte y el comercio). En el caso de la Alhambra, el impacto es de más de 490 millones de euros y 6.800 empleos. El Archivo de Indias en Sevilla ha multiplicado sus visitas, entre otros motivos, por el rodaje de la mítica serie Juego de Tronos.

Turistas en los dólmenes de Antequera. Turistas en los dólmenes de Antequera.

Turistas en los dólmenes de Antequera.

Dejando a un lado las cifras, lo cierto es que el marchamo de calidad que aportan estos nombramientos no se puede cuantificar. Pero, ¿cuál ha sido el papel de la Junta de Andalucía en la consecución e impulso de estos reconocimientos? Lo cierto es que en ocasiones se han primado los intereses políticos a la hora de posicionar las candidaturas, así como lograr los equilibrios por territorios. En el caso de los Dólmenes o Medina Azahara -dos conjuntos arqueológicos reconocidos que, además, son de gestión autonómica- siempre se ha reclamado más inversión por parte de la Administración autonómica. El número de visitas a los enclaves ha crecido exponencialmente, pero en el caso de Antequera se sigue demandando la construcción de un centro de interpretación del conjunto y en Medina Azahara aún hay muchas tareas pendientes de investigación y excavación.

¿Qué proponen los partidos para el Patrimonio Mundial? Obviamente todos los mencionan y hablan de "poner en valor" los monumentos y el patrimonio natural. En el caso del PSOE se establecen medidas como "reforzar el patrimonio inmaterial" en la comunidad y poner en marcha "un plan estratégico del flamenco". El programa del PP menciona todos los reconocimientos provincia por provincia y apuesta por el impulso de un Proyecto de Ley del Flamenco, además de impulsar la candidatura como Patrimonio de la Humanidad del Caballo Andaluz y Pura Raza Española (PRE), así como los viñedos del marco de Jerez. El documento del PP incluye también una propuesta para la puesta en marcha de un "plan especial de promoción y refuerzo de la actividad cultural" en los Dólmenes de Antequera que apunta, entre otras propuestas, a mejorar las visitas y la señalización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios