Andalucía

El etarra Pajas compró el coche para volar la casa cuartel de Torremolinos

El etarra Juan Jesús Narváez Goñi, alias Pajas, admitió ayer haber comprado el coche con el que la organización terrorista intentó volar la casa-cuartel de Torremolinos el 16 de abril de 1991, aunque aseguró que pensó que iba a ser utilizado para que los miembros de la organización terrorista pudieran "moverse". Narváez Goñi, juzgado ayer por la Audiencia Nacional por delitos que suman 109 años de cárcel, defendió que no tiene "ninguna relación" con este atentado y que no participó en la colocación del coche-bomba, por la que fue condenado su compañero José Luis Urrusolo Sistiaga.

El etarra, sin embargo, reconoció que existía una nota manuscrita que le entregó el antiguo propietario del vehículo en el que se colocó la bomba, un Renault 5 de color rojo matriculado en Málaga. "Eso es cierto. Andaba por aquella época en aquella zona y recibí la orden de comprar un coche que fuese legal", declaró. Tras concretar que el encargo se lo hizo la organización, el acusado no quiso detallar quién en concreto le dio esta orden ni quién recogió el coche. "Prefiero hablar de lo que corresponde a mi persona", esgrimió en dos ocasiones. De igual modo,afirmó que no sabía que el coche iba a ser utilizado para poner una bomba porque pensó que la banda lo quería utilizar como "medio de transporte".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios