Juan Manuel Moreno Bonilla

"Es imposible asumir la Presidencia de la Junta y ser líder de la oposición"

  • El líder del PP ha encajado la primera derrota electoral, pero se define como un corredor de fondo, llegó para quedarse y ve incompatible los dos cargos que podría asumir Díaz.

Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP andaluz desde hace tres meses, ha cambiado las grandes fotos de la sede regional del partido. Hay muy pocas de Arenas, y menos de Zoido, su antecesor. Malagueño de 1970, aunque nacido en Barcelona, ha establecido su residencia familiar en Sevilla, su esposa, dos hijos y un tercero que viene de camino. Nada más llegar a este liderazgo, ha encajado la primera derrota de los populares en Andalucía después de tres victorias consecutivas: el PSOE le adelantó en las elecciones europeas por nueve puntos.

-Elías Bendodo, presidente de la Diputación de Málaga y aficionado al running, le regaló hace unas semanas unas zapatillas para la carrera que tiene por delante. ¿Eran zapatillas de fondo, de media maratón o de velocidad?

-Son de corredor de fondo.

-¿Eso significa que usted se plantea conseguir la Presidencia de la Junta de Andalucía a largo plazo?

-Eso significa que yo vengo aquí para quedarme. Me vaya bien o me vaya mal, no me voy a ir de Andalucía.

-¿Y si le hacen ministro, quién sabe?

-Ni haciéndome ministro me voy.

-¿Los grandes partidos, y me refiero tanto el PP como el PSOE, se han dado cuenta de lo que ha ocurrido en las elecciones europeas?

-Sí, hemos sufrido un desgaste importante en términos de voto, que es como se expresan los ciudadanos en las urnas. Entre el PP y el PSOE casi hemos perdido 700.000 votos, lo cual es un volumen muy destacado. Eso significa que tenemos que mejorar en nuestra manera de comportarnos en relación con el ciudadano, tenemos que escuchar más, tenemos que atender más a sus demandas, tenemos que ser más cercanos; en definitiva, en política siempre hay que estar en constante actualización, y creo que nos han dado un aviso para que nos actualicemos y para que seamos partidos cada vez más permeables, más cercanos.

-¿También el PP va a hacer primarias?

-Cada partido tiene su propio estilo y cada partido tiene su propia idiosincracia, no se puede estandarizar la fórmula, el socialismo es el socialismo, los populares somos los populares, y tenemos una manera de entender las cosas y de organizarnos. Creo que hemos descuidado, en líneas generales todos los partidos, especialmente los partidos tradiciones, las redes sociales.

-¿Las redes sociales son un medio, no el contenido?

-Sí, pero también sirven para tomar el pulso. Las redes sirven para saber qué sensaciones hay, qué inquietudes hay, qué críticas hay. -Su afirmación de que ha cumplido, con creces, el objetivo que se marcó en las elecciones europeas va a pasar a las historia. El resultado en Andalucía ha sido muy malo para el PP.

-Creo que lo expliqué perfectamente en la junta directiva del PP, pero veo que no fue entendido. Cuando te presentas a unas elecciones de circunscripción única, o sea, que la circunscripción no es en la provincia de Málaga, ni siquiera una región, sino un Estado, en este caso el Estado español, lo que se pide desde la dirección nacional a las autonómicas es que aporten el mayor número posible de votos al proyecto nacional de circunscripción única. El PP andaluz fue hace cinco años años el segundo o tercer partido en aporte de votos al conjunto nacional, y en esta ocasión ha sido el que más votos ha aportado al proyecto nacional, el 17%. Esto significa que si el PP andaluz no aporta esto de más, no hubiéramos ganado esas elecciones a nivel nacional, y ése es el objetivo que se nos marcó a nosotros.

-¿Pero un 26% de apoyo de los andaluces al PP es poco irrisorio, no?

-Y un 35% para el PSOE. Un partido que ha llegado a tener dos millones de votos en las europeas pasa a tener menos de 900.000, también es irrisorio. Pero estamos hablando de unas elecciones europeas. Lo que digo es que el objetivo que nos había marcado la dirección nacional era ése. ¿Estoy satisfecho con el resultado del PP de Andalucía? No, claramente, no.

-¿Qué el PSOE haya vuelto a ganar en ciudades como Sevilla o Málaga, donde no ganaba en años, no le extraña, o preocupa, más allá de que sean unas elecciones europeas? ¿No le indican un cambio en el sentido del voto?

-Yo no lo veo. Si se analiza mesa por mesa, distrito a distrito, como hemos tenido la posibilidad de analizarlo, incluso en los municipios donde hemos sido derrotados, te das cuenta que ha habido un altísimo porcentaje de votantes del PP que no han transferido su voto al PSOE ni a otra fuerza política, se ha quedado en casa y nos ha castigado. ¿Eso significa que en las próximas elecciones, municipales por ejemplo, no van a votar? Yo creo que no, cuando hay cambio es cuando se produce un trasvase de PP, de clases medias urbanas, al Partido Socialista, y eso no se ha producido, lo que sí ha conseguido el PSOE es tener un suelo muy alto y una mayor tensión de sus electores para participar.

-¿Y van a salir a votar?

-Nosotros vamos a trabajar desde ya para que esos votantes, esos 300.000 o algo mas de 300.000 que han votado tradicionalmente al Partido Popular, pues que vuelvan al Partido Popular.

-¿Los candidatos en las capitales van a ser los mismos?

-Eso depende primero de ellos, y luego de la dirección nacional.

-¿Y hay alguno que esté en duda? ¿Granada? Algunos son ya muy mayores.

-Mi opinión es que tenemos a ocho grandes alcaldes en Andalucía y ocho alcaldes ganadores; por lo tanto, mi primera impresión es que creo que pueden repetir. Son los mejores candidatos posibles que puede presentar el partido. Todos, incluido Granada, Málaga y Cádiz, todos. Si comparas en Málaga el grado de conocimiento que tiene el señor Paco de la Torres con la señora Gámez, por ponerte un ejemplo, es que están a 50 puntos. Creo que el PSOE no tiene ningún adversario claro y contundente que le pueda ganar unas elecciones a Paco de la Torre. Otra cosa son estas elecciones europeas, que como digo, con una participación del 31% en Estepona es muy difícil sacar conclusiones. Yo creo que alguien se puede llevar después sorpresas, porque la participación debe ser de, al menos, el 60%, para contar con un buen correlato.

-¿Se ha sentido acompañado en la campaña electoral por los alcaldes, porque he visto pocos alcaldes del PP haciendo campaña en las europeas, cuando siempre han sido en poder territorial mas importante en Andalucía? Hemos visto ministros pero alcaldes, pocos.

-Yo he estado con Juan Ignacio Zoido, con Paco de la Torre, yo he estado con los ocho alcaldes.

-Pero me refiero a todos los alcaldes. Los alcaldes no se han lanzado a la calle a hacer campaña. Han estado como escondidos.

-Normalmente, estas elecciones son de otra naturaleza, unas elecciones donde el nivel de implicación social y político de las estructuras es menor, eso siempre se sabe y ocurre no sólo en el PP, ocurre en el conjunto de las fuerzas políticas, porque al final hay una sensación de que las elecciones europeas nos pillan muy lejanas. Y es justo lo contrario.

-Hablando de expectativas, ¿cuál va a ser su objetivo para las elecciones autonómicas?

-Hombre, mi objetivo para las elecciones autonómicas es el cualquier fuerza política, ganarlas. Ése es mi objetivo desde luego.

-Hasta ahora el PP sólo podía gobernar en Andalucía si ganaba por mayoría absoluta. ¿La previsible entrada de nuevos partidos como UPyD puede darle esperanzas de alguna alianza?

-Todo está abierto. Si se consolidan esas posiciones, por que está por ver si en unas elecciones municipales Podemos y UPyD se consolidan. Pero si es así, habrá nuevos actores y, por tanto, un nuevo escenario poselectoral que tendrá más matices, por así decirlo, ya no será tan simple como antes, sino que da juego a que haya otras posibilidades de pactos.

-¿Cree que el PP andaluz aún puede ganar las elecciones?

-El PP puede ganar las elecciones, perfectamente, el PP no podría ganar las elecciones si partiéramos de una situación in extremis. Y no es así, no ha habido ruptura ni fraccionamientos, estamos preparados para afrontar las elecciones en cualquier momento.

-Los socialistas andaluces, y otros de fuera, mantienen que el puesto de presidenta de la Junta es compatible con el de secretaria general del PSOE. ¿Lo cree?

-No, es imposible. Por muchas razones. Primero, el PSOE es el principal partido de la oposición. En las circunstancias en la que se encuentran los socialistas ahora, con una crisis en Euskadi, una crisis en Cataluña, otra en Galicia... Hombre, hay que tomar muchas decisiones y decisiones complejas, yo conozco Madrid y absorbe mucho. Y, por si fuera poco lo que le queda al próximo líder del PSOE, ella tendrá que llevar al mismo tiempo el Gobierno de una comunidad autónoma de más de ocho millones y medio de habitantes. A mí me parece, sinceramente, que es técnicamente imposible asumir las dos responsabilidades. Y si se asumen las dos responsabilidades, a los andaluces nos pondrían de segundo plato. Los andaluces no debemos ser rehenes de las ambiciones personales de Susana Díaz. Si somos segundo plato, Andalucía perderá una oportunidad histórica.

-¿A usted le gustaría que se fuera, supongo, y dejase la Presidencia?

-Me es indiferente, yo sólo llevo 100 días en el cargo; por lo tanto, estoy aterrizando, estoy empezando una etapa y me es indiferente la señora Díaz.

-El caso de los ERE, al que el PP se ha dedicado bastante, prácticamente ha sido su bandera estos últimos años, parece que sí pasa factura al PSOE, pero no en beneficio del PP, sino de otros partidos de izquierdas, como Izquierda Unida.

-El deber de un partido que es el principal partido de la oposición es fiscalizar al Gobierno. Si no fiscalizáramos al Gobierno, estaríamos en una dictadura, no habría control. Cuando se producen corruptelas tenemos que denunciarlas, las consecuencias electorales las tienen que medir los ciudadanos. Vamos a ver que pasa cuándo haya juicio, todavía no había juicio, el día que haya sentencia, esto tendrá unas consecuencias.

-Ya se ha producido la sentencia del caso Mercasevilla, que fue el inicio del caso ERE, y el principal encausado político, Antonio Rivas, ex delegado de Empleo en Sevilla, acaba de ser absuelto por el Supremo porque no ha habido ninguna prueba acusatoria.

-Primero, Mercasevilla es una pieza, vamos a ver lo que pasa con lo demás y, segundo ,a nosotros no nos corresponde juzgar, lo que nos corresponde políticamente es fiscalizar, controlar y denunciar.

-Cuando la juez Alaya imputó a Braulio Medel, el presidente de Unicaja, usted fue una de las pocas personas que dijo que se tenía que pensar su dimisión.

-Dije que, desde el respeto a la figura del señor Medel y desde el máximo respeto a una de las grandes entidades andaluzas, no era positiva esa imputación. Lo dije cuando me lo preguntaron, no di una rueda de prensa para hablar de este tema, me preguntaron: "¿Cree que le beneficia a Unicaja?" Y obviamente no le beneficia.

-¿Pero ve alguna responsabilidad? Y es que eran unos consejos de Idea, a los que además faltaba y delegaba el voto.

-Bueno, lo han imputado y han abierto una causa. Lo que dije es que para la entidad financiera, para los intereses, para la imagen de esa entidad, pues que no era positivo, pero no dije "tiene que dimitir". No seré yo quien le diga al señor Medel lo que tiene que hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios