Playas

Verano 2020: cómo se presenta este año la campaña de medusas

  • La previsión apunta a que no habrá este año proliferación de la temida especie, aunque si aparecen ya hay apps que avisan a los bañistas

Medusa en una playa malagueña. Medusa en una playa malagueña.

Medusa en una playa malagueña.

Verano es sinónimo de playa. De chiringuito, tinto con limón o blanca, cerveza y sardinas, sombrillas y también de algas y medusas. El de este año no será un estío al uso. La aparición del coronavirus y sus rebrotes le ha dado la vuelta al mundo, geográfica y socialmente, e igual que nada es igual desde su llegada, tampoco se libran las vacaciones. Las normas de aforo máximo, distancia o higiene están cambiando la forma de comportarse en las playas (hasta las mismísimas paletas han sido prohibidas en algunas), pero la base sigue siendo siendo la misma: arena y mar.

De la arena, ya se sabe: dos metros de separación. Del mar, una de las pesadillas de muchos bañistas, y por defecto de un sector turístico que depende de ellos y de su comodidad o no: las medusas han aguado más de un verano, y aunque de momento las aguas (nunca mejor dicho) se presentan tranquilas nunca se sabe a ciencia cierta si vendrán a visitar la costa andaluza, especialmente la mediterránea, que es en la que suelen aparecer con mayor frecuencia.

El departamento de Biología Animal de la Universidad de Málaga ya anunció que el grado de favorabilidad macroecológica para la proliferación de medusas este verano, en principio, no es muy alto. Según un estudio de la UMA, existe una relación entre el giro de corrientes que hay en el mar de Alborán y la llegada de medusas a la plataforma continental, en concreto de medusas pelagia noctiluca, que es la especie que más problemas plantea en las playas más orientales.

En los meses de abril y mayo hicieron su aparición algunas especies de esta especie cuyas picaduras son temidas universalmente por los playeros, pero en este arranque de verano la situación parece tranquila más allá de la presencia de otro bicho más peligroso, que ya amargó la primavera a toda España y que, por añadidura, es contagioso. Precisamente, merced a la presencia del coronavirus se han multiplicado los servicios y aplicaciones para alertar sobre el estado de las playas en los diferentes municipios costeros andaluces.

Estas aplicaciones y webs informan fundamentalmente del estado del aforo, pero se han añadido interesantes funciones como las alertas por la presencia de medusas en las playas de nuestra preferencia. También informan sobre las algas, por ejemplo, o las temidas natas en el caso de la Costa del Sol: la temperatura máxima y mínima en la arena, la velocidad y la dirección del viento o la existencia de olas con su respectiva altura y dirección son algunas de las informaciones que se vienen ofreciendo, sin olvidar, obviamente, el número de personas que hay en playa en cuestión y su aforo máximo.

Las picaduras de medusas y de insectos, las quemaduras y las otitis son las razones de consulta más habituales de las visitas al médico, según los datos del Hospital Vithas Xanit Internacional difundidos por la agencia Europa Press. Si sufrimos una picadura de medusa es importante no rascar ni frotar la zona afectada, lavar con agua del mar (prohibida el agua dulce), quitar los restos del animal en la piel y aplicar frío durante unos 15 minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios