negociación poselectoral

Gobierno en Andalucía: un día más, un día menos

  • PP y Cs pactan los detalles para formar el Ejecutivo que cambie el color de San Telmo, empezando por los pormenores de la "agenda del cambio"

  • El PSOE sigue presionando por la llave aritmética de Vox, los populares contestan de nuevo con la advertencia del "bloqueo" y Abascal no deja de ofrecerse 

La reunión de los dirigentes del PP y Ciudadanos, el martes en el Parlamento. La reunión de los dirigentes del PP y Ciudadanos, el martes en el Parlamento.

La reunión de los dirigentes del PP y Ciudadanos, el martes en el Parlamento. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

No faltarán incertidumbres hasta el día de la sesión de investidura, que se producirá en enero, pero el relevo está ya en marcha. Andalucía tendrá un presidente en San Telmo de diferente color después de casi cuatro décadas y será un presidente que conformará un equipo ejecutivo bicolor, azul del PP y naranja de Ciudadanos. Hasta aquí, lo conocido.

Para ello, a falta del resultado que den de sí las conversaciones entre los partidos antes de la constitución del Parlamento, el día 27 de este mes, el nuevo dirigente andaluz necesitará para su investidura el voto favorable de una tercera formación. Los 47 asientos que suman PP y Cs en la Cámara no bastan para alcanzar la mayoría absoluta (55 escaños). Hasta aquí lo sabido.

El más que probable pacto de Gobierno entre populares y Ciudadanos necesitará indefectiblemente de ocho votos síes ajenos en la primera sesión de investidura o una aritmética del que resulten menos noes que síes en la segunda. La participación de Vox y PSOE en este proceso, como es conocido, es imprescindible. Y aquí está la madre del cordero.

La negociación entre el PP y Cs, en marcha

El martes por la tarde, PP y Cs escenificaron en el Parlamento el comienzo negociador de la "agenda del cambio". Fue el término usado por Juanma Moreno, presidente andaluz del PP, para dar a entender que el pacto del nuevo Ejecutivo se encuentra en plena ebullición. Como ha publicado hoy este periódico, las claves de esta agenda programática serán "la regeneración democrática, la mejora de los servicios sociales y el crecimiento económico".

La asunción por parte de los partidos de centroderecha de que Vox está comprometido con el cambio resta inquietud entre los futuros socios en San Telmo, aunque no son pocas las aristas de ese posible pacto entre las derechas.

De entrada, la conformación de la Mesa del Parlamento, el órgano que organiza, ordena y decide el funcionamiento de la Cámara legislativa, requerirá el primer acuerdo entre los partidos, precedente de los próximos consensos de cara a la investidura y de los pactos para le legislatura por venir.

El PSOE sigue presionando

Frente a eso, el PSOE ha tomado la decisión de presionar. Lo ha dicho Pedro Sánchez esta mañana en el Congreso y ha insistido el coordinador del Consejo Territorial del PSOE-A, Miguel Ángel Heredia. Pactar con Vox, la ultraderecha, debería ser una línea roja. En el punto de mira se sitúa Ciudadanos, que, a su vez, le pide al PSOE la abstención en la investidura para no tener que contar con los votos favorables del partido de Francisco Serrano y Santiago Abascal.

Los mensajes se repiten. Mientras los grupos negociadores del PP y Cs encajan sus puzles técnicos abrigado en una discreta mesa camilla, pensando en la próxima reunión pública el 17 de diciembre, las formaciones toman sus posiciones, pensando en posibles acuerdos futuros y asentando un discurso de cara a las militancias y el cuerpo electoral. No debe olvidarse que se acerca un mayo florido de elecciones: municipales, autonómicas y europeas.

La novedad del día, que no es en absoluto novedoso, es que Sánchez ha acusado en el Congreso a PP y Cs y por su disposición a pactar con los "nostálgicos" del franquismo; que la secretaria general del PP-A, Loles López, ha afeado al PSOE querer "bloquear" el relevo y que el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado que no serán un "obstáculo para el cambio político en Andalucía".

Es un día más (de conversaciones), un día menos (para la investidura).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios