Málaga

Una persecución acaba con siete policías heridos y disparos al aire

  •  El conductor detenido, de 31 años, es el mismo que el pasado enero empotró su automóvil contra la fachada de la Comisaría

Estado de uno de los vehículos policiales Estado de uno de los vehículos policiales

Estado de uno de los vehículos policiales

Una espectacular persecución policial por varios municipios de la Costa del Sol acabó durante la madrugada del miércoles al jueves con siete policías heridos, disparos al aire, seis coches patrulla dañados y con el conductor detenido, el mismo que supuestamente se empotró contra una de las puertas principales de la Comisaría Provincial de Málaga el pasado 31 de enero. 

Todo empezó en Benalmádena, cuando, según confirmaron fuentes policiales, agentes locales dieron el alto al individuo en un control rutinario en dicha localidad malagueña. Al ver a los policías, el conductor se dio a la fuga y comenzó una persecución que finalizó sobre la 1:00 en Fuengirola. Antes, el individuo trató de estrellarse contra el cuartel de la Guardia Civil en Mijas y embistió a varios vehículos en su huida. También se estrelló contra una farola en la avenida de Mijas. Durante la persecución, y tras subirse a la acera en diversos puntos para sortear vehículos policiales, tumbó un árbol.   

El conductor se saltó todos los semáforos en rojo a su paso y provocó un caos circulatorio. Finalmente, los agentes se vieron en la  obligación de efectuar varios disparos al aire hasta que lograron inmovilizar al supuesto autor de los hechos y arrestarlo. En el momento de la detención opuso gran resistencia.  

Fue en febrero cuando  agentes de la Policía Nacional  lo detuvieron en las inmediaciones de la avenida de Blas Infante como presunto responsable de los delitos de atentado a agente de la autoridad, contra la seguridad vial y daños después de que hubiera empotrado su vehículo contra la puerta de entrada a la Comisaría Provincial de Málaga. El hombre huyó, siendo interceptado momentos después por dos dotaciones de la Policía Nacional.

El individuo, sorteando los jardines que hay frente a la comisaría así como los bordillos y bolardos que protegen las instalaciones policiales, estampó su coche contra la puerta de acceso para seguidamente fugarse a gran velocidad a bordo del turismo. Después, varias dotaciones de la Policía Nacional interceptaban al coche en las inmediaciones de la avenida de Blas Infante.

El conductor, un vecino de Fuengirola de 30 años, se resistió a ser detenido causando lesiones a uno de los policías que le detuvieron como presunto responsable de los delitos de atentado, contra la seguridad vial y daños. El arrestado, que cuenta con antecedentes por distintos hechos, había llamado momentos antes al servicio del 112 manifestando, entre otras cosas, su intención de suicidarse, aunque no facilitó su ubicación lo que hubiera permitido su localización y auxilio. Se investigaba si el detenido, que entonces fue trasladado hasta un centro hospitalario, pudiera estar bajo los efectos de alguna sustancia en el momento en que se produjeron los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios