Andalucía

Los presupuestos de la Junta crecen un 5,6% en 2009

  • El ahorro, la austeridad y el impulso de las políticas de empleo caracterizan, según Griñán, las cuentas andaluzas para el año próximo, que ascienden a 33.764 millones de euros.

Comentarios 7

Los presupuestos de Andalucía para 2009 ascenderán a 33.764 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,6 por ciento respecto a los de 2008, y en la actual coyuntura económica, se caracterizarán por el ahorro, austeridad, impulso de las políticas de empleo y mantenimiento del esfuerzo inversor.

El vicepresidente segundo del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán, ha presentado hoy al Consejo de Gobierno el conjunto de ingresos que financiarán las políticas de la Junta de Andalucía el próximo ejercicio y del escenario macroeconómico en el que se está elaborando el anteproyecto de ley de presupuestos, que va a ser presentado de forma definitiva el próximo 28 de octubre.

En rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno, Griñán ha reconocido que la actual coyuntura hace necesario modificar la previsión de crecimiento para 2008 (del 2,4 por ciento inicial al 1,4 por ciento) y situar en un 1 por ciento la de 2009, igual que la que ha previsto el conjunto de España.

Según el consejero, los presupuestos andaluces para 2009 prevén un escenario marcado por una "importante" reducción de los ingresos tributarios (-7,4 por ciento) y en un aumento del 276,8 por ciento de los ingresos derivados de operaciones financieras, que permitirán compensar dicha pérdida, según Griñán, quien ha destacado que todo esto manteniendo el compromiso de estabilidad presupuestaria.

De los 33.764 millones de euros presupuestados, 30.705,1 millones corresponderán a ingresos no financieros, que bajan un 1,4 por ciento respecto al actual ejercicio, y de los que 12.754,1 millones serán ingresos tributarios, que decrecen un 7,4 por ciento.

La reducción de ingresos tributarios se deben fundamentalmente a la fuerte caída del impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (más del 30 por ciento) y en el IVA (con una bajada del 21 por ciento, según la previsión del Gobierno central.

La cantidad del Fondo de Suficiencia, 10.052,4 millones, supone un descenso del 1,9 por ciento respecto a 2008, y la del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI) será de 478,1 millones, un 0,7 por ciento menos, una pérdida de peso en este último caso que Griñán ha achacado a su mejora en el aumento de renta, aunque Andalucía participa en el 35,3 por ciento de este fondo nacional.

Los ingresos derivados de los recursos procedentes de la UE crecen un 2 por ciento, aunque, según el vicepresidente, la comparación no es homogénea con 2008 ya que en el ejercicio pasado se produjo una reprogramación de fondos que no se dará en 2009 y que benefició a Andalucía en unos 140 millones de euros. "Descontando la reprogramación, los ingresos de fondos europeos se incrementarían en un 7,4 por ciento", ha subrayado Griñán.

Las transferencias finalistas (para proyectos específicos y ya definidos) y otros ingresos no financieros procedentes del Estado subirán más del 18,9 por ciento, debido principalmente a la aplicación de la Ley de la Dependencia, y se han incorporado también 300 millones de euros a cuenta de la liquidación de la Disposición Adicional Segunda del Estatuto de Autonomía -deuda histórica-.

Griñán ha señalado que la principal novedad del presupuesto que actualmente debate el Gobierno andaluz es el aumento de los ingresos procedentes de operaciones financieras en casi un 276,8 por ciento, que va a ser posible en buena parte gracias al ahorro que la Junta de Andalucía ha realizado durante los últimos ejercicios.

Estos ingresos alcanzarán la cantidad total de 3.058,9 millones de euros, de los que 1.616 corresponden al déficit en que incurrirá el presupuesto; 800,2 a la incorporación de la cuantía de la deuda amortizada en 2009; 548,7 a remanente de tesorería, y 94 a otros ingresos financieros.

Las previsiones macroeconómicas realizadas por la Junta son que la economía andaluza registrará el mismo crecimiento que la española -con una subida del 3,5 por ciento del PIB nominal-, lo que supondrá un 1 por ciento en términos reales y una cifra absoluta de algo más de 159.183 millones de euros.

Este menor crecimiento tendrá una incidencia negativa en el mercado de trabajo, donde se prevé la pérdida de 50.000 empleos, aunque con un incremento de la tasa de actividad (del 57 por ciento al 57,6 por ciento) y de la productividad aparente (del 1,8 por ciento al 1,9 por ciento).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios