Andalucía

Los socialistas hacen frente común ante las presiones de Cataluña

  • Galicia y Andalucía piden igualdad ante la amenaza catalana de vincular el apoyo a los presupuestos con la financiación

Galicia y Andalucía, comunidades dirigidas por el PSOE, coincidieron ayer en reivindicar del Estado que respete "la igualdad de todos los españoles". Los dirigentes autonómicos reaccionaron así a la amenaza con la que concluyó el sábado la reunión entre los partidos catalanes del tripartito -PSC, ERC e ICV- y CiU: su apoyo a los presupuestos de 2009 podría estar condicionado a cómo se comporte el Gobierno con Cataluña en el reparto de dinero que supone la reforma de la financiación autonómica.

El presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, invitó a su homólogo de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, a "no cuestionar y tensar las posturas del estado plural". "Cuando hay dificultades es bueno volver a la Constitución" aconsejó, porque representa "la mejor guía de montaje de las piezas del escalextric de la España plural y garantía de igualdad de oportunidades".

Touriño, acompañado del vicepresidente primero de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, en la celebración de la Fiesta del Pulpo en Carballiño (Orense) anotó que "Galicia y Andalucía aportan cerebros, brazos y trabajo para la España de las autonomías junto con los demás pueblos de España".

En el acto homenaje a Blas Infante celebrado en el Parlamento andaluz, el vicepresidente segundo y consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, subrayó que la primera obligación del Estado es garantizar la igualdad de todos los españoles, independientemente del territorio en que vivan. Según Griñán, "el Gobierno ha movido pieza y lo ha hecho en una buena dirección, en función de lo que dice el Estatuto de Andalucía y el de Cataluña". "Lo que no podemos hacer bajo ningún concepto es avanzar por una senda que rompa la igualdad de todos los españoles", enfatizó.

El portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento andaluz, Manuel Gracia, descartó que la negociación se convierta en una "lucha" entre Andalucía y Cataluña, aunque calificó de "lógico" que cada comunidad defienda sus posiciones y los criterios que entiende que deben marcar el sistema de financiación.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (Partido Regionalista Cántabro), rechazó sin embargo que el criterio de población sea el fundamental y destacó que la negociación debe tener presente la dispersión o el envejecimiento, entre otros.

Un día después de que venciera el plazo aprobado en el Estatuto de Cataluña sin que se haya acordado un nuevo modelo de financiación autonómica, el vicesecretario de Política Territorial del PP, Javier Arenas, consideró un "esperpento" que el Gobierno, "tras imponer el Estatuto de Cataluña, que no es constitucional, se dedique ahora a incumplirlo" y añadió que "quien siembra vientos, recoge tempestades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios