2012 Elecciones Andaluzas

La sociedad cordobesa reclama a los partidos que eviten la confrontación

  • Representantes de la economía, la política, la cultura, los colegios profesionales o los sindicatos muestran su sorpresa por el fracaso de los sondeos y piden que haya un escenario estable y sin duras fricciones.

La sociedad cordobesa recibió con cierta sorpresa, pero con serenidad, los resultados electorales del 25-M, pues pocos esperaban este desenlace favorable a PSOE e IU después de haber conocido la anteriores encuestas, todas las cuales apuntaban a una mayoría absoluta para el PP o, cuando menos, a una mayoría más holgada de la que finalmente fue. Este periódico contactó ayer con representantes tanto del mundo de la economía, la política, la sanidad o la cultura para conocer su primer análisis tras estas elecciones y casi todos coincidieron en pedir "responsabilidad" al nuevo gobierno que dirigirá la comunidad autónoma y que todo apunta a que será una coalición entre PSOE e IU. Responsabilidad y prudencia y una gestión "para todos los andaluces" pensando en la salida de la crisis que afecta de manera más cruel a Andalucía. Los encuestados, además, no creen que el cambio de signo político que habrá en la Junta con respecto al gobierno municipal y central sea un problema para sacar los proyectos necesarios adelante, puesto que confían en una clase política "madura".  

El exalcalde Andrés Ocaña, de IU, fue sincero al reconocer la "sorpresa" por los datos que arrojaron las urnas el pasado domingo. Ocaña apuntó que "ha habido un trasvase de votos" desde el PSOE a su formación porque "hay un electorado que está desencantado y quiere una verdadera política de izquierdas". El antiguo regidor dijo que en Andalucía "no se quiere que gobierne el PP y lo han demostrado las urnas".

 El líder de Unión Cordobesa, Rafael Gómez, no mostró sin embargo ninguna sorpresa ante los resultados, ya que aseguró saber desde hace meses que el PP no conseguiría una mayoría absoluta en Andalucía. "No creo que el PP haya fallado, tan sólo que los andaluces han votado lo que consideraban conveniente". El exparlamentario popular Juan Ojeda, por el contrario, sí que reconoció que los resultados no han cuadrado con su pronóstico, sobre todo por el incremento de representación de IU en el Parlamento. "Si PSOE e IU pactan se va a dificultar la acción política en Andalucía, incluso puede que se convierta en un territorio de confrontación", explicó el veterano dirigente popular.

El director de ETEA, Gabriel Pérez Alcalá, aseguró por su parte que lo único que no le llamó la atención de los resultados fue la subida de IU. Sobre la dirección del voto apuntó que "en las generales los andaluces diagnosticaron que hacía falta un cambio de gobierno, pero la Junta tiene un mecanismo diferente y la motivación del voto es distinta".  Si finalmente hay un gobierno de coalición, Pérez Alcalá auguró que "va a ser complicado, no va a ser cómodo de gestionar".

En la misma línea se pronunció el presidente de la Asociación de Fabricantes (Asfaco), Miguel Ángel Tamarit, que pidió que "se corrijan los errores del pasado y se gobierne con austeridad". El presidente de la Cámara de Comercio, Ignacio Fernández de Mesa, se mostró por su parte confiado en que el cambio de signo político entre las administraciones "no será un impedimento" para la capital. Además dijo que el futuro gobierno debe poner en marcha medidas "para las empresas, los emprendedores y la economía" que es de la única manera que se sale de la crisis. El presidente de Comercio Córdoba, Rafael Bados, también pidió al próximo Gobierno de la Junta que facilite la llegada de crédito a la ciudad que ayude a la liquidez de la economía más cercana; es decir, "aquella que cada mañana levanta sus persianas para sobrevivir".

En el ámbito académico, el rector, José Manuel Roldán Nogueras, apuntó que el ascenso de IU, con los resultados del PSOE, "configura un nuevo mapa en la izquierda andaluza que va a ser determinante tanto a la hora de configurar el nuevo gobierno como a la de gobernar". La presidenta del Consejo Social de la Universidad, Anabel Carrillo, dijo que "el pueblo andaluz es sabio" y esperó que los partidos "hagan un ejercicio de responsabilidad y autocrítica". El decano de la Facultado de Derecho, Miguel Agudo, señaló a su vez que los logros de se han conseguido en Andalucía para lograr un estado social han pesado más que "el lógico desgaste de 30 años de gobierno socialista". Asimismo, estimó que la campaña del PP no ha sido capaz de movilizar el voto de centro como  en noviembre.

Los sindicatos también ofrecieron su punto de vista sobre el resultado que depararon las elecciones. CCOO y UGT fueron los primeros en hacerlo. El secretario provincial de CCOO, Rafael Rodríguez, declaró que "en Andalucía se ha frenado en seco el paseo del PP después de diez meses arrasando, primero en las municipales y más tarde en las generales". Agregó que "los trabajadores se han dado cuenta de que les han engañado, porque no es cierto que se vaya a generar empleo mediante la reforma laboral". El líder de UGT, Antonio Fernández, fue tajante al apuntar que "se ha demostrado que al final el PP la ha pagado por las medidas drásticas que han aprobado". Apuntó asimismo que "han sido las elecciones de la felicidad, el PP porque ha ganado, IU por su representación, el PSOE por mantener la Junta y nosotros porque han ganado los partidos de progreso".

Otros colectivos sindicales, el Simec -de médicos- y el Satse -de enfermeros- fueron más cautos en sus declaraciones. El representante de Simec, Manuel Molina,  analizó los resultados como una "tendencia al continuismo, pues creo que con la entrada de IU deben volcarse más con los servicios sociales". Molina añadió que "entiendo que no habrá recortes, porque así se comprometieron, y se fortalece la política social". El delegado provincial del Satse, Manuel Cascos, defendió que el "partido que más le interesa a los ciudadanos empieza ahora, que es cuando se empieza a mover ficha en el Gobierno y a actuar". Sobre el resultado, señaló que "obliga a los pactos y a esto ya nos tienen acostumbrados".

Los colegios profesionales pidieron "responsabilidad" al nuevo Gobierno que se forme en la Junta. Así, el decano del Colegio de Abogados, José Luis Garrido, apuntó que "hay que confiar en la responsabilidad de los políticos para sacarnos del grave problema que sufrimos". Su homólogo en el Colegio de Médicos, Cesáreo García, reivindicó que "nos escuchen a los médicos, que somos los que sabemos a la hora de organizar la gestión en materia sanitaria". Declaró que "tenemos propuesta en este capítulo". Evitó realizar una valoración sobre el resultado de los comicios al afirmar que el colectivo médico "está dividido, hay gente que le habrá gustado más y otra que menos, así que prefiero mantenerme al margen este sentido y no dar mi opinión personal".

En el terreno de la educación, los colectivos también se sumaron al análisis. El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA Ágora), Antonio Alcudia, pidió que la Junta "siga manteniendo las ayudas en Educación e incluso avance en la materia". Exigió que "no haya ningún tipo de recortes" y abundó en el objetivo de que "lo que pretendemos es una sociedad culta y educada". El presidente de Escuelas Católicas en Córdoba, Antonio Guerra, declaró que "espero que sepan gestionar las mayorías con calidad y futuro para Andalucía".

La cultura tampoco fue ajena al resultado de los comicios. El poeta y profesor José Luis Rey, ganador de premios tan prestigiosos como el Loewe, dio por casi seguro el acuerdo PSOE-IU y dudó de que el PP fuese lo mejor para Andalucía en un momento como el actual, aunque reconoció que en Córdoba capital "lo está haciendo bien". El autor de La familia nórdica o Barroco piensa "que habrá estabilidad política con ese pacto si los comunistas son demócratas,  como al parecer lo son".

Otra afamada escritora cordobesa, la poeta natural de Los Pedroches Juana Castro, también aportó sus impresiones sobre los comicios. "Me gustaría que se cambiara la ley electoral para que no se pierdan los votos de los partidos pequeños y que la llegada de IU sirva para que haya más consenso y más pluralidad". Por último, el bailaor Javier Latorre  se mostró al mismo tiempo contento y cauteloso. "Estoy medio satisfecho por el frenazo que se le ha dado a la derecha y pendiente de que la izquierda en Andalucía se dé cuenta de una vez de la oportunidad que le está dando el pueblo una vez más y actúe como actuaría una izquierda verdadera; por eso estoy ilusionado por un lado y con la mosca detrás de la oreja por otro", explicó. Opiniones, pues, para todos los gustos, aunque marcadas por la lógica templanza del momento. Por tanto, ni grandes entusiasmos ni tampoco grandes miedos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios