Qyuién es quién... por Pepe Monforte

Petri Benítez, la dama del atún

  • Ha ganado en varias ocasiones el premio al mejor plato de la prestigiosa ruta del atún de Conil.

Petri Benítez. Petri Benítez.

Petri Benítez.

Es capaz de dominar los clásicos y adentrarse en el complicado mundo de la cocina creativa… pero ella es “tirá palante”. Lo tuvo que ser desde joven cuando junto a su marido, el ventero Juan Carlos Almazo, se hicieron cargo de la Venta Melchor, un restaurante de carretera de esos que triunfaban con los guisos de conejo.

El ventero buscaba cocinero para el negocio y Petri le puso un día para comer, recién vueltos de la luna de miel, unos chocos en salsa tan magníficos que Juan Carlos comprendió que había encontrado quien se encargara de los fogones del establecimiento.

Benítez es hija de almadrabero, de Juan Benítez, y aprendió a cocinar de su madre, que la responsabilizó además de las comidas de la familia cuando tenía 14 años.

Luego aprendió también de la familia de Juan Carlos, de la que “heredó” la cocina ventera que aún se sigue practicando en la casa donde se puede encontrar, si es temporada, un buen conejo de campo en salsa o con arroz, que son las dos modalidades de escuela con este producto.

Han pasado muchos años desde que en 1987 el matrimonio se hiciera cargo del negocio. 30 años después han convertido su establecimiento en un restaurante de referencia en la zona de La Janda donde combinan desde la cocina “salvaje” de la zona, la que investigan entre las conversaciones de los abuelos del lugar, con los toques innovadores arañados en los viajes que gusta hacer a la pareja para conocer otras cocinas.

Berza de judias verdes con calabazas y chicharos. Berza de judias verdes con calabazas y chicharos.

Berza de judias verdes con calabazas y chicharos.

El establecimiento, tras su última remodelación, se ha vuelto aún más original. Aunque tienen carta, lo bueno es escuchar a la propia Petri Benítez que se acerca hasta las mesas para contar lo que hay. Varían cada día, en función de lo que haya encontrado Juan Carlos en las plazas de abastos de Conil y de Chiclana, a las que acude a diario, o lo que haya dado la huerta conileña.

En su último paso buscando la excelencia hacen ya hasta su propio pan, un “instrumento” que es imprescindible en una cocina de mojar pan como la que practican en esta casa. Benítez borda los “en tomate”, los ”en amarillo”, los “en colorao” y es capaz de darle vueltas hasta un san jacobo, al que convierte en estrella de la casa envolviendo el queso y el jamón con carne de cerdo ibérico.

Su quinta sinfonía del atún, una preparación “en crudo” del túnido, se ha convertido en un clásico. Ahora le dan vueltas a poner en marcha también huerto propio para adentrarse más en la cocina de la verdura, un campo en el que Conil tiene mucho que decir.

más noticias de BOCABIERTA Ir a la sección bocabierta »