Bares que hay que visitar

La Punta del Sur está en Pericón de Cádiz

  • La pequeña tapería situada en La Viña consigue llenar cada día gracias a una carta que revisa los platos tradicionales y al trato cercano de su personal.

Isaac Domínguez en La Punta del Sur Isaac Domínguez en La Punta del Sur

Isaac Domínguez en La Punta del Sur / Cosasdecome

Isaac se emociona cuando repasa los dos últimos años, que le llevaron de Londres a La Viña, de regentar un local desierto y al borde del traspaso a tener cola desde media hora antes de la apertura. Dos años de una auténtica montaña rusa.

Isaac Domínguez es el gerente de La Punta del Sur, un pequeño establecimiento situado en el barrio de La Viña que ha conseguido situarse como el más valorado en internet durante diez meses consecutivos. Un martes de verano cualquiera, pasadas las tres de la tarde, las seis mesas están llenas, pero acaba de quedar un hueco en barra. Tras el mostrador, Marta hace los honores, pregunta qué queremos de beber y nos da la carta. Poco después llega Isaac, que recomienda la recién hecha carrillada. Es atento, simpático. Está pendiente de todos y habla con todos, con la ventaja de que lo puede hacer en tres idiomas: en español, en inglés y en italiano. Las tapas están buenas, son baratas, y la gente se va encantada. La carrillada, efectivamente, está especialmente buena. También destaca la ensaladilla trufada, bastante original, aunque no lleva exactamente trufa sino tartufata, como es lógico costando 2,80 euros. Íbamos dos; además de estas dos tapas, probamos el tataki, el picadillo de caballa, un botellín de agua, una caña y un vino. En total, 23,40 euros.

La ensaladilla

Días después, Isaac explica que si te gastas en su bar 15 euros es que te has puesto hasta arriba. Pero no es la comida, ni los precios, de lo que más habla este joven empresario, sino de la gente: los que le animan, los que comentan, cómo le gusta tratar a los clientes… lo suyo son las relaciones públicas, la sala.

Ensaladilla Ensaladilla

Ensaladilla / Cosasdecome

Hagamos historia: hace un par de años, este gaditano, que trabajaba como jefe de sala en Londres, vino a Cádiz a operarse de la garganta y vio este local vacío. Anteriormente era La Isleta, que sigue existiendo, aunque en una nueva ubicación en Corralón de los Carros. En esta esquina de San Félix (la calle de El Faro) con Pericón de Cádiz (la que da a la puerta de La Caleta) vio la oportunidad de volver a Cádiz y estar con su familia. Llamó a Londres para anunciar que no volvería, y recurrió a un par de amigos cocineros, los autores de la carta: Jesús Rueda, con años de experiencia en la pizzería Carusso y que aún sigue con él, y Mario Tristán, que estuvo tres meses apoyando la puesta en marcha y actualmente está en Miss Kafeína.

El tataki

La carta que se fraguó entonces es prácticamente la misma que hay ahora, aunque se han sumado varios platos más. Aún así no es muy larga, y de vez en cuando la incrementan con sugerencias fuera de carta. Hay tres ensaladas (italiana, mexicana y de la casa), en fríos la ensaladilla, el picadilo y papas aliñás, tres tostas (de Queso brie, anchoa y cebolla caramelizada; Chocos con ali olio negro, y Hamburguesa, parmesano, canónigos, mermelada de piquillos y cebolla frita), pescado (Lomo de bacalao, Suprema de atún, Marrajo y el Tataki de atún), algo de pasta (Ravioli de setas o tagliatelle), huevos rotos (clásicos, camperos y marineros), cartuchos de pescaíto frito (chocos, puntillitas, cazón en adobo, tortillita de camarones y un surtido), fritos (croquetas, papas picantinas, lagrimitas de pollo, escalope y boniatos bravos), carnes (largartito, medallones de solomillo, pechuga de pollo y carrillada) y varios postres (coulant, “casi” tarta de queso o brownie casero).

La carrillada

Nada hace sospechar, por ejemplo, que un clásico como las patatas aliñás vaya a sorprender con un tono verde perejil; intentan aportar algo a las recetas de toda la vida. Otra singularidad es que en esta tapería no hay patatas fritas, porque están hartos de verlas en todos lados como guarnición todoterreno.

Con estos mimbres y el mismo mobiliario de la antigua La Isleta comenzó a funcionar La Punta del Sur el 10 de agosto de 2017. Los dos primeros meses todo fue bien: era verano, y además ellos son de la zona y muchos vecinos y conocidos se acercaron a apoyarlos. Pero después llegó el otoño y el invierno, y aunque había algún incondicional, la cosa pintaba mal. Hasta que un día, un cliente le dijo a Isaac que iba a dejar un comentario en internet. Isaac no tenía muy claro de que su establecimiento estuviera en ninguna web, pero así era. Y, poco a poco, los comentarios empezaron a elevarlo entre los bares de Cádiz, hasta que llegaron al número uno y comenzaron las colas para entrar, los llenos y, también, las falsas expectativas… porque, según explica, hay gente que llega de punta en blanco creyendo que se va a encontrar un restaurante de postín. De repente, el propietario de La Punta del Sur se vio recibiendo invitaciones a catas y degustaciones a las que nunca ha ido.

En otoño de 2018 se animaron a reformar el local para hacerlo más cómodo, pero pese a que el futuro era ya más prometedor, problemas personales hicieron que el establecimiento estuviera varias semanas cerrado el pasado mes de febrero y hasta en traspaso. Pero la llegada de un nuevo socio, Juan Carlos Marente, logró convencer a Isaac para seguir adelante. Ahora, en pleno verano viñero y con internet soplando a su favor, prefiere hablar “desde la humildad”: “lo importante -explica- es echar un buen ratito con la gente”.

Horarios, teléfono y más datos de La Punta del Sur, aquí.

¿Quieres saber donde comer una buena ensaladilla en Cádiz? pincha aquí.

Etiquetas

más noticias de BOCABIERTA Ir a la sección bocabierta »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios