Estreno

Jon Kortajarena lucha contra la intolerancia en 'Lo nunca visto'

Jon Kortajarena lucha contra la intolerancia en 'Lo nunca visto'. Jon Kortajarena lucha contra la intolerancia en 'Lo nunca visto'.

Jon Kortajarena lucha contra la intolerancia en 'Lo nunca visto'.

"¿Qué pasaría si en vez de cerrarnos, nos abrimos? ¿Y qué pasaría si rompemos barreras y pasamos por encima del miedo y somos capaces de experimentar cosas nuevas posiblemente desconocidas hasta ese momento?". Son preguntas que se hace Jon Kortajarena a raíz de rodar Lo nunca visto, su último filme, que se estrena hoy en los cines de toda España.

El que fuera modelo top mundial se ha centrado de verdad en su carrera como actor y en esta película encarna a El Guiri, un hippy que tiene que enfrentarse a sus propias neuras para seguir adelante y aportar algo positivo a un pueblo en crisis existencial y de valores.

"La conclusión es que las dos partes ganan y, en esta esta película, se habla de temas como integración, racismo... de muchos temas muy serios y se hace desde la comedia. La intención era esa, hablar desde la comedia para que la gente pudiera identificarse o que vea desde un punto de vista en el que te puedas reír de ti mismo, porque al final te identificas con los personajes y, a la vez, ves desde fuera lo ridículos que podemos llegar a ser y cuántas cosas nos podemos perder interesantes y maravillosas si no estamos abiertos a lo desconocido", comenta Kortajarena.

Los habitantes de Fuentejuela de Arriba. Los habitantes de Fuentejuela de Arriba.

Los habitantes de Fuentejuela de Arriba.

En Lo nunca visto, Carmen Machi lleva el peso de la trama junto a Pepón Nieto, que son los que descubren a los cuatro negros que llegan al pueblo y cambiarán la vida de sus habitantes. El actor vasco solo tiene palabras de agradecimiento para ellos, Paco Tous, Kiti Manver y el resto del elenco: "Son una maravilla. Además de ser actores maravillosos, son unos compañeros súper generosos. Hemos hecho entre todos una piña para contar esta historia y que se entienda y llegue este mensaje que queremos transmitir. Ha sido un acto de generosidad constante. Siento que he estado muy bien arropado. Para mí, ha sido un honor trabajar con ellos y espero, ahora que ha terminado la película, tenerles cerca de mi vida, porque como personas me aportan muchísimo".

Kortajarena recuerda la dureza del rodaje de Lo nunca visto: "Rodamos en julio y agosto una película de invierno. Además, en Fuentejuela de Arriba, está de moda llevar jerséis de lana y punto y peluca y todo el pack… En una de las escenas, además de todo esto, teníamos una chimenea sin ventilación y Pepón Nieto se quedó un poco seco. Son cosas duras, pero al final todos estábamos ahí porque sabíamos lo importante que era contar esta historia y contarla bien. Hablar de temas tan serios desde el humor era muy importante y a la vez muy difícil. Y gracias al respeto, al conocimiento y a la sensibilidad que tiene Marina, se ha podido hacer una comedia de algo que es tan serio y tan de actualidad".

Abierto a las sorpresas... y al cambio

El intérprete bilbaíno encuentra puntos en común entre su personalidad y la de El Guiri: "Creo que esa manera de luchar y remontar cuando parece que está acabado, el seguir aguantando y resistiendo hasta ver dónde puedes encontrar el límite. Y creo que mi personaje también es un tío que está abierto a las sorpresas que le pueda dar la vida y también muy dispuesto a enfrentarse a sus miedos, aunque a veces acojona. Muchas veces es mucho más fácil agarrarte a tus miedos para no afrontar ciertas situaciones que saltar al vacío y a ver qué pasa cuando me abra a esto. Creo que en eso somos bastantes parecidos".

Con respeto, humor e inteligencia, se puede hablar de todo"

Lo nunca visto recuerda a Berlanga y a Cuerda. Tiene retazos de Amanece que no es poco, debido a alguna que otra situación surrealista de la trama. Es el retrato de la España cateta, que todavía existe. "Es una forma de representar lo que hay en todos los sitios, sea un pueblo o el centro de Madrid. Se suelen poner entornos para no tener que cuestionarse, pero la gente de este pueblo ve la oportunidad de enriquecerse de la gente que viene de fuera y la aprovecha. Eso pasa mucha veces en la sociedad", agrega Kortajarena.

"Con respeto, humor e inteligencia, las cosas pueden funcionar y se puede hablar de todo. Y eso es una de las cosas más bonitas del arte. Si encuentras el medio y el modo de hacerlo, se puede contar cualquier historia y que cualquier persona del mundo se sienta identificada", apostilló. Así, este filme abre un poco más el camino que inició en su día Ocho apellidos vascos, el de hablar de asuntos sensibles desde el humor inteligente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios