Rodaje | 'Una vez más' Esos viejos sitios donde se amó la vida

  • El productor Guillermo Rojas termina de rodar en Sevilla su ópera prima como director, 'Una vez más'

El Paseo Colón es una de las localizaciones de la película. El Paseo Colón es una de las localizaciones de la película.

El Paseo Colón es una de las localizaciones de la película. / Curro Medina

Tras filmar cortometrajes como La patrulla perdida (2009), Guillermo Rojas se volcó en la producción, una faceta en la que trabajó en documentales como Tierras solares de Laura Hojman, sensible recreación del periplo de Rubén Darío por Andalucía, y Mujeres de Coque Malla, una obra en la que el músico madrileño revisaba su repertorio junto a intérpretes tan dispares como Ángela Molina, Leonor Watling o Jeanette. Pese a lo estimulante de aquellos proyectos, Rojas seguía pensando en su regreso a la dirección y en su cabeza maduraba la idea de su primer largometraje. El realizador, también guionista, quería debutar en el largometraje con una película personal, sencilla, "sin grandes tramas ni grandes peripecias", consciente de que una historia pequeña "puede esconder, a su modo, tanta emoción como una aventura en los mares del Sur".

Rojas ha terminado de rodar esta semana en Sevilla -aunque todavía tiene que grabar unas escenas en Londres- su ópera prima, Una vez más, ese trabajo con el que quiere conmover a los espectadores sin necesidad de escenarios exóticos ni giros de guión extraordinarios. La cinta propone "un reencuentro con el pasado y los sueños de juventud" a través de dos personajes, Abril (Silvia Acosta) y Daniel (Jacinto Bobo).

Abril, una joven "vitalista, valiente y decidida", en palabras de Acosta, regresa de Londres, donde encontró la oportunidad laboral que se le resistía en España, por la muerte de un familiar. En su visita experimentará "una transformación personal", motivada en gran parte por coincidir de nuevo con Daniel. "Ella se ve de repente en una encrucijada", resume la actriz sobre su personaje, que vacila entre quedarse en Sevilla, en un paisaje donde en otro tiempo fue feliz, o volverse allí donde tiene un trabajo. "Una duda que se plantea todo el que ha tenido que irse fuera: si tal vez no ha llegado la hora de regresar", comenta Acosta. Daniel, por su parte, también ve sacudidos los cimientos del mundo que habita. "Él ha aprendido a ser feliz con lo que tiene. Tal vez no ha conseguido lo que se había propuesto, pero a pesar de ello su vida le satisface", explica Bobo sobre su personaje, un tipo que ve como "entrañable" e "idealista".

Silvia Acosta y Jacinto Bobo protagonizan esta cinta. Silvia Acosta y Jacinto Bobo protagonizan esta cinta.

Silvia Acosta y Jacinto Bobo protagonizan esta cinta. / Curro Medina

Rojas, que ha escrito una historia "con detalles de mi biografía, pero no autobiográfica", ve el reencuentro de los dos protagonistas como "una vuelta a la felicidad". Mercedes Sosa o Chavela Vargas cantaban aquello de que uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida, y eso hacen los dos personajes. "Se descolocan, pero viven algo bonito, irreal, como si recuperaran una época en la que fueron dichosos", asegura el director, que sitúa la acción en una Sevilla "alegre y luminosa, la Sevilla de coger la bici y dar paseítos, de librerías y cafeterías, de estar en la calle".

Una vez más es, así, un homenaje a la ciudad de adopción de Rojas (nacido en Córdoba en 1981), donde estudió Comunicación Audiovisual y fundó su productora Summer Films. El Parque de María Luisa, las Setas o la orilla del Guadalquivir aparecen en un tributo que el cineasta prolongará en la banda sonora, en la que sonarán canciones de "bandas amigas" como Yorch, Maga, Lõbison o un tema que compone Pablo Cervantes y al que pone letra el propio Rojas.

Acosta, como le ocurre a Abril, ha regresado a sus raíces gracias al rodaje. "Donde los actores tenemos ofertas es en Madrid, inevitablemente", dice esta actriz que últimamente ha participado en producciones teatrales de Nao d’Amores o Teatro de La Abadía. "Grabar en Sevilla, con la luz y la primavera, está siendo precioso", afirma. "Y Guillermo confía en la gente de la que se rodea, escucha las propuestas, lo hace todo más fácil", apunta. "Tiene claro lo que quiere, pero te da tu hueco", agrega Bobo, embarcado en un proyecto del que Rojas le habló hace ya "cuatro o cinco años. Siempre pensó en mí y aquí estamos". A veces, a pesar de todos los obstáculos, hay sueños que se cumplen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios