Estrenos

Rowan Atkinson: "Me gusta ser Johnny English, pero no disfruto del rodaje"

  • El actor británico vuelve a encarnar al singular espía en la tercera entrega de la saga

De izquierda a derecha, Emma Thompson,Rowan Atkinson y Ben Miller. De izquierda a derecha, Emma Thompson,Rowan Atkinson y Ben Miller.

De izquierda a derecha, Emma Thompson,Rowan Atkinson y Ben Miller.

Rowan Atkinson, conocido mundialmente por su papel de Mr. Bean, vuelve a la gran pantalla con su inconfundible versión de James Bond en la cinta Johnny English: De nuevo en acción, la tercera y "probablemente la última de la saga", según señala el actor británico.

"Me gusta hacer de Johnny English porque es un necio con una ambición mucho mayor que sus habilidades, algo que, curiosamente, le ocurre a bastantes personas en la vida real", explica Atkinson, actor y productor de la película.

En esta tercera entrega el peculiar espía inglés deberá salvar el mundo de nuevo después de que un ciberataque provocara que se revelaran las identidades de todos los agentes secretos del Reino Unido en activo.

Johnny English, junto con su fiel compañero Angus Bough (interpretado por Ben Miller, quien ya participó en la primera película), tendrá que ponerse al frente del servicio secreto y desafiar las nuevas tecnologías con sus técnicas de la vieja escuela.

"Soy muy exigente con mi trabajo, pero realmente creo que esta película es bastante buena, hay muchas escenas divertidas. De hecho, seguramente sea mejor que las dos anteriores, tiene más consistencia", afirma sobre la cinta el actor, tras lo cual aclara que "es poco probable" que haya una cuarta.

En este sentido, Atkinson confesó que cada vez le gusta menos el proceso de rodaje. "Me preocupo muchísimo por el resultado, así que aunque me gusta el papel, no disfruto del rodaje. Siempre tengo presente la creencia de que, haga lo que haga, no será tan bueno como podría serlo", dice el británico, quien, a pesar de su éxito como cómico, se considera un hombre "serio y perfeccionista".

"Lo siento mucho por las personas que me tienen que soportar durante un rodaje. No creo que resulte desagradable o maleducado, simplemente creo que soy aburrido", apunta entre risas.

Como novedad, en esta nueva cinta dirigida por David Kerr, la parodia del agente 007 contó con el fichaje de una chica Bond, Olga Kurylenko. "A veces hemos intentado tener en la película a antiguos James Bond y nos ha resultado imposible, aunque es cierto que en esta ocasión sí que hemos tenido la suerte de poder contar con Olga, una gran actriz", subraya el cómico.

Kurylenko, por su parte, asegura sentirse "muy feliz" por formar parte de una comedia como ésta, un género en el que no había realizado grandes incursiones. "Me encanta. La verdad es que era algo que siempre había querido hacer. Quién sabe, quizá he descubierto mi verdadera vocación", apostilla la actriz francesa de origen ucraniano.

La cinta se estrena en el Reino Unido en un momento de incertidumbre y tensión política por la salida del país de la Unión Europea, un contexto que ha sido tomado por el reparto como una oportunidad.

De hecho, la existencia en la película de una primera ministra británica interpretada por Emma Thompson "puede dar lugar a comparaciones", según admite el director. "Realmente no queríamos que Emma fuera una imitación obvia de nadie. Lo que buscábamos era simplemente mostrar a una líder en una circunstancia de crisis y presión extremas tratando de lidiar con un caos que, aunque intenta ocultarlo, no tiene del todo controlado", explica Kerr.

Atkinson, por su parte, también defiende el papel de películas como Johnny English: De nuevo en acción en momentos como el actual. "La comedia es una gran manera de lidiar con la tragedia, aunque no debemos olvidar que toda broma tiene su contexto", sentenció el reconocido actor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios